BookTag: 5 libros de mi adolescencia.

Hoy
iba a reseñar el último libro de la saga Valeria,
pero Atalanta, del blog Un libro junto al fuego, me nominó a este booktag y los recuerdos empezaron a dar vueltas por
mi cabeza, así que, ¡vamos a ello!
1.     Robinson
Crusoe
,
de Daniel Defoe.
Aunque
tenía solo once años cuando lo leí, fue el primer libro con el que pensé: «yo quiero hacer esto».
De
hecho, lo hice. Justo cuando lo terminé de leer, me senté frente a la vieja
máquina de escribir de mi padre y empecé mi primera novela.
Era
una copia descarada de la historia de Defoe que se quedó inacabada y se perdió en
alguna de las mudanzas por las que he pasado. Sí, es una pena haber privado al mundo de semejante obra de arte. En
fin…
2.     Pepinillos
con chocolate
,
de Stephanie.
Este libro llegó a mi
vida en el momento apropiado. La protagonista tenía trece años y estaba en esa
crisis del paso de la niñez a la época adulta. Recuerdo que llegué a identificarme
mucho con ella. ¿A quién no le marca
verse reflejado en un libro?
Además, la protagonista se pasaba el día
haciendo listas y eso es algo que, ejem… ya
sabes que no me gusta nada.
3.     El
tapón de cristal
,
de Maurice Leblanc.
Arsenio
Lupin, un ladrón de guante blanco astuto, elegante y seductor, me hizo conocer
y amar el arquetipo del antihéroe. Esos personajes que vive de acuerdo a su
propia moral y que realizan actos heroicos siguiendo métodos, digamos, poco éticos. Personajes como Robin
Hood, El santo, o el equipo de la serie Leverage.
4.     Cumbres
borrascosas
,
de Emily Brontë.   
¿Una lectura poco apropiada para una adolescente de
quince años?
Es posible. Lo que está claro es que este libro es
el culpable de mi afición a las historias de amor torturado.
5.     Rebeldes, de Susan E. Hinton.  
Cuando este libro llegó
a mi vida llevaba un par de años fantaseando con ser escritora. Sin embargo,
eran sueños de niña, un tanto indefinidos. Este fue el primer libro con el que
empecé a pensar en ello como una profesión. A leer entrevistas a escritores,
reflexionar sobre el oficio y pensar que era posible.
Estos
son algunos de los libros que marcaron mis inicios como lectora y escritora. Apuesto
a que no has leído ninguno, ¿me equivoco?


12 comments

  1. Atalanta says:

    Gracias, Adella! 🙂
    Cumbre Borrascosas lo leí pero el año pasado, y me marcó mucho, es un libro increíble. Robinson Crusoe lo empecé a leer un par de veces y nunca conseguí llegar muy lejos, tengo que darle otra oportunidad… en algún momento 🙂 Y de Lupin leí un libro, pero fue hace mucho y no sé cual fue ni si me gustó mucho, es que no me acuerdo casi nada de él. Pero sí, los antihéroes molan 🙂
    Así que ya escribías desde pequeñita? 🙂
    Un besazo!

    • adellabrac says:

      ¡Gracias a ti! 🙂
      Vaya, me sorprende lo de Cumbres borrascosas, no lo imaginaría de ti…
      Empecé a escribir de pequeña, lo dejé cuando estaba en la universidad y después volví a escribir. Vueltas que da la vida 🙂
      Gracias por la visita 😉
      Beso grande.

  2. Mer mer says:

    Hola Guapa, de los que dices sólo he leído Cumbres borrascosas, maravilloso.
    Por otro lado que pena que perdamos nuestras primeras historias escritas verdad? Me encanta cuando lees algo que has escrito hace años y no deja de sorprenderte lo que eras capaz de imaginar.
    Un abrazo

    • adellabrac says:

      ¡Hola!
      Bueno, en mi caso, creo que es mejor que se haya perdido xD
      No, en serio, es verdad eso que dices, hace poco encontré unos cuentos que escribí con quince años y no me parecieron tan malos como los recordaba 😀
      ¡Gracias por la visita! 😉
      Un beso.

  3. Ray says:

    No te equivocas, jajaja, no leí ninguno… Todavía. Moniki sí leyó Rebeldes, que de hecho reseñó hace poco. Creo que me encantaría leer el de Robinson Crusoe y Cumbres borrascosas.

    Un beso guapa, feliz finde 😉

    • adellabrac says:

      A mí me encantaría releer Cumbres borrascosas, pero no me atrevo. Tengo un recuerdo muy bonito de él y no estoy segura de que hoy por hoy lo disfrutase tanto… Con Daniel Defoe me pasa un poco de lo mismo.
      En fin, ya me contarás 😉
      Besos.

¿Quieres comentar algo?