BookTag: Derechos del lector.

Este BookTag lo vi en el blog de las chicas de Librería Lunática hace un par de meses y me encantó. Desde entonces tenía pendiente hacerlo y creo que ha llegado el momento. ¡Allá vamos!

Actualizado: comenta Ali, del blog El baúl de Sherezade, que estos derechos aparecen en la obra Como una novela, de Daniel Pennac.
      1.    Derecho a leer en cualquier parte: el lugar más extraño o peligroso donde hayas leído.
Caminando por la calle. Igual
no parece muy peligroso, pero ¡prueba a cruzar en rojo porque no has visto
cambiar el semáforo! No, mejor no
pruebes.
El problema es que con algún libro no puedes parar de leer, me ha
pasado con todos mis imprescindibles, por ejemplo, con Bajo la misma estrella, de John Green.
 
 
2.   Derecho a leer en voz alta: libro que le vayas a leer a tus hijos en el futuro.
Les leería los cuentos que me
leían de pequeña mis padres.
 
 
 
      3.  Derecho a hojear: libro que hojees constantemente.
Me encanta la mitología clásica
y de vez en cuando cojo el Diccionario de
mitología griega y romana
, de Pierre Grimal y leo algunas páginas al azar.
 
 
 
 
4. Derecho a saltarse páginas: libro leído solo buscando lo interesante.
Creo que no he leído ningún libro saltándome páginas, si
siento esa necesidad, simplemente lo abandono.
Pero a veces, cuando la historia no me engancha, puedo
leer párrafos enteros en automático sin darme cuenta, lo que se llama lectura
diagonal. Me pasó con Encuéntrame en el Cupcake Café, de Jenny Colgan.
 
      5.   Derecho a no terminar un libro: libro dejado a medias.
Si eres seguidora del blog, sabrás que siempre me ha
costado mucho abandonar un libro. Sin embargo, cuando mi lista de pendientes
comenzó a tender a infinito cambié de opinión. Ahora, aunque no me gusta
hacerlo, si un libro es insufrible puedo dejarlo a medias sin sentirme
culpable. El último ha sido Las ranas
también se enamoran
, de Megan Maxwell.
 
 
6.   Derecho a releer: libro que hayas leído varias veces.
Tengo algunos imprescindibles que necesito releer de vez en cuando. Si no me equivoco, el récord lo
tiene El tributo, de Holly Black.
 
 
 
       7.   Derecho a leer cualquier cosa: libro con mala reputación que hayas leído y te haya gustado.
Diría que la saga Crepúsculo, de Stephenie Meyer, no tiene muy buena reputación, pero yo me la leí entera y me gustó. De hecho, fue lo que me impulsó a volver a escribir después de varios años de inactividad.
 
 
 
8.  Derecho a fangirlear: libro que con el que te emocionaste demasiado en tu juventud.
En la adolescencia estaba bastante colgada con Cumbres borrascosas, de Emily Brontë.
Creo que hasta soñaba con Heathcliff.
       9.   Derecho a no dar explicaciones: ese libro que te gusta sin justificación.
Hay algunos libros, que aunque no son ninguna maravilla, te gustan y punto.
A mí me pasa con Dos velas para el diablo, de Laura Gallego.
 
 
 
10.  Derecho a no leer: libro no leído, pero cuya adaptación te encanta.
Tengo que reconocer que fui incapaz de leer El señor de los anillos, de J. R. R.
Tolkien. Sin embargo, las películas de Peter Jackson me encantan.

 

 
¿Te ha gustado el BookTag? ¿Te animas a hacerlo?
 
 
 

25 comments

  1. Claudia Green says:

    Ay, yo sigo sintiéndome culpable cada vez que abandono un libro. Al final siempre acabo por terminar de leerlo, aunque sea ya por pura cabezonería (y para saber el final). Tengo muchas ganas de leer algo de Holly Black, por cierto, igual me animo con El tributo *-* Y con ESDLA te entiendo, a mí por ejemplo El hobbit me pareció una lectura muy sencillita, pero la trilogía, en especial el segundo, a veces se me hacía súper densa. Sin embargo las pelis las he visto un millón de veces.

    ¡Un besote! <3

    • adellabrac says:

      A mí tampoco me gusta dejar colgado un libro, pero ¡hay tanto por leer y tan poco tiempo! 😀
      Holly Black me encanta, no puedo decir nada malo de ella. Tiene un punto oscuro, como Gaiman. Si te gusta él, te la recomiendo sin dudar 😉
      Lo que comentas de El hobbit ya me lo han dicho más veces, quizás le de prioridad a ese. Yo escribo fantasía y la verdad, me parece un pecado no haber leído a Tolkien 🙁
      ¡Gracias por la visita, Claudia! 😉
      Besos.

  2. Atalanta says:

    En breve voy a empezar Cumbres borrascosas, qué casualidad verlo aparecer aquí 🙂
    Crepúsculo no lo leí, pero no me llama en absoluto.
    No suelo saltarme nada de ningún libro, pero confieso que alguna página de Guerra y paz sí que me salté… :-p
    Un beso!

    • adellabrac says:

      Estaré pendiente de tu opinión sobre Cumbres borrascosas 😀
      Crepúsculo… creo que no te gustaría 😉
      Y lo de saltarse páginas, tratándose de Guerra y paz creo que está justificado xD
      ¡Gracias por la visita, Atalanta! 😉
      Un beso.

    • adellabrac says:

      ¡Gracias! 🙂
      Sé lo de Saramago y me da mucha pena. Para mí era un auténtico maestro, tenía un dominio del lenguaje increíble. De todas formas, no me gusta todo de él; en Todos los nombres me enamoró, en Ensayo sobre la ceguera me impresionó, pero Las intermitencias de la muerte me pareció una obra irregular.
      En fín, ¡que gran autora esa chica! Sara Mago xD
      ¡Gracias por la visita! 😉
      Bicos.

  3. Ali says:

    Me encanta el book tag 🙂 la verdad que me parece genial y son los derechos del lector que salían en el libro Como una novela de Daniel Pennac. Me lo apunto para hacer 🙂

    Un besiño

  4. Atenea says:

    Conozco mis derechos, pero no sabía que había un tag *^* Me lo apunto ^^ ¿El lugar más peligroso? La calle es buena xDD Supongo que yo tendré que decir la playa, pero si se estropeaba el libro ^^ Reconozco que a mí también me gusta hojear de vez en cuando la mitología clásica xDD Estoy bastante de acuerdo contigo en Cumbres borrascosas y en Crepúsculo, demasiados haters >.< ¡A mí también me encanta Dos velas para el diablo! ^^ ¿Has leído Alas negras, de la autora? :3

    Un beso! ^^

    • adellabrac says:

      Yo a la playa voy poco, tirando a poquísimo, soy más de montaña 😀
      ¿Cuál es tu personaje mitológico favorito?
      A mí me encantan Hades y Dioniso, porque se mantuvieron fieles a sus parejas (algo muuuy inusual). También Hermes, por su papel de mediador en los conflictos 🙂
      ¡Vale! ¡Acabo de darme cuenta! Por tu nick, tu favorita será Atenea xD
      He leído Alas de fuego y Alas negras, me gustó más el primero 🙂
      Besos.

  5. Laia says:

    Crepúsculo tiene mala reputación AHORA, pero antes todo el mundo lo amaba. A mi me encantó en su día y ahora me sigue gustando, aunque hace tiempo que no lo releo y no será igual pero aun así <3
    Yo ando y leo y si… Es peligroso jajaja
    ¡Besos! <3

    • adellabrac says:

      ¡Tienes razón en lo de Crepúsculo! Hasta ahora no lo había pensado…
      A mí no me da vergüenza decir que lo leí y me gustó. No hace falta que un libro sea una obra de arte para poder disfrutar de él 🙂
      Leer por la calle, nada recomendable, pero a veces inevitable 😀
      ¡Gracias por la visita! 😉
      Besos.

  6. Marya says:

    Jo pues tenía muchas ganas de leer el de Megan Maxwell porque me encanta todo lo que escribe jaja Yo lo de leer por la calle no lo he probado nunca pero a lo mejor debería. Un besote 🙂

  7. Yvaine y Freyja says:

    ¡Hola guapa!
    Que alegría que te hayas animado a hacer el tag.
    Nosotras como tu teníamos ese dolor en el corazón cuando no podíamos acabar un libro, pero últimamente los dejamos a medias con menos lamentaciones, ¿para que perder el tiempo en una lectura que consideramos mala si ponemos pasárnoslo bien con otra?
    Y Freyja confiesa que en su momento también le gustó Crepuculo y que le encanta "dos velas para el diablo".
    Besos♥
    -Librería Lunática

  8. Eduardo Jiménez Caballero , Mari Carmen Caballero Àlvarez says:

    Hola, entro en escena yo.
    Apuntar que a mí Cumbres Borrascosas me pilló en plena adolescencia, vivía en una zona
    rural a la que llegaban por entonces muy pocos libros, no era fácil acceder a la lectura; por
    no haber no había ni minibiblioteca ni librería o quiosco donde comprar algo, nada de nada.
    Ya te puedes imaginar con qué ganas lo leí -dos veces- . Luego, no sé si te acordarás, fue
    llevado a la radio, era increible, toda la pandilla alborotada a la hora de su emisión.
    Crepúsculo me recuerda a esos dulces que pruebas con deleite y que abandonas a las tres
    cucharadas. Un besazo y gracias por la oportunidad de poder opinar.
    Mari Carmen Caballero Álvarez

    • adellabrac says:

      Un adolescencia sin fácil acceso a los libros… ¡debió ser duro!
      Yo también lo leí más o menos con esa edad. Las radionovelas no es algo de mi época, es más antiguo 🙂
      Buena analogía la de Crepúsculo 😀
      ¡Gracias a ti por comentar! 😉
      Besos.

¿Quieres comentar algo?