Reseña: Con cuatro rosas, de Juan Carlos Valero.

Sinopsis: Daniel y Cristina son dos jóvenes que, como otros tantos, se conocen y enamoran. Un error de juventud y una tragedia los separará, pero pronto descubrirán que algo sigue uniéndoles. Un nexo inexplicable, un sonido que les acompañará en los siguientes años. Sus vidas pueden tomar caminos distintos, pero… ¿Podrá la magia o el destino unirlos de nuevo?
Acompáñalos en esta historia y descubre que extrañas vueltas les reserva el destino. ¿Terminarán juntos al fin o el futuro los llevará por caminos cada vez más distantes? ¿Es para siempre el amor verdadero?

 

(Este libro cumple el punto 8 del reto 12 meses, 12 libros.)

 

Mi opinión: El autor de esta novela contactó conmigo a través de la iniciativa Blogger Collection y me solicitó amablemente una reseña sincera de su obra. Así que quiero empezar agradeciéndole su confianza y el envío del ejemplar.

Cumpliendo mi parte, aquí está mi totalmente sincera opinión:

Voy a empezar por las malas noticias; considero que este libro necesita ser más trabajado a nivel formal.

He detectado construcciones gramaticales extrañas que entorpecen la experiencia lectora; transiciones forzadas entre escenas que impiden que la narración fluya; y exceso de resumen narrativo, hay muchos párrafos de descripción que podrían convertirse en escenas, muchísimos.

Incluso he visto algunos diálogos en estilo indirecto, ¿por qué? Eso es desperdiciar la ocasión.

Los diálogos hacen que nos sintamos parte de la escena, como si estuviésemos observando a los personajes. Nos enganchan. Sin embargo, los indirectos nos hacen sentir la historia como algo lejano.

¿Soy demasiado repelente? No contestes, era una pregunta retórica.

Respecto a las construcciones gramaticales, creo que hay que tener un gran dominio del lenguaje para recrearse en las palabras sin perder la atención del lector, algo reservado a unos pocos maestros. Ante la duda, mejor optar por una narración precisa y sencilla.

Además, para recrearse en las palabras ya está la poesía. En la prosa, la forma nunca debe ocultar el mensaje. Puedes rebatirme en los comentarios.

Respecto al resumen narrativo, hay una parte en la que los protagonistas se cartean y todo está explicado por el narrador. Creo que hubiese quedado genial si se hubiese contado de manera epistolar.

Para ver un buen ejemplo de esto recomiendo encarecidamente Contra el viento del norte.

Por otro lado, he encontrado que a veces se dan demasiadas explicaciones. Hay que dejar que el lector ate cabos, no dárselo todo mascado. Uno puede pensar que lo están tomando por tonto y eso cabrea mucho.

Las descripciones son la mayoría visuales y algunas sonoras, y se echan en falta otros sentidos. Los olores y sensaciones táctiles ayudan al lector a visualizar mejor la escena.

La trama resulta bastante obvia, pero no me molesta. Cuando leo un libro no espero fuegos artificiales, solo una historia bien contada.

A veces, los personajes no parecen del todo coherentes. Al menos en dos ocasiones, he visto la mano del escritor forzando a los personajes a hacer lo que a él le convenía. Eso no mola nada…

Pero dejando de lado lo mejorable, vamos con las buenas noticias; la autoridad de la voz narrativa está bien conseguida. En el libro aparecen equipos de radioaficionado, aviones y veleros, y parece que el autor domina esos temas.

Y lo mejor para mí; la inocencia y dulzura que trasmite la historia. Se nota que está escrita con mucho cariño.

Espero que el autor pueda evolucionar sin perder eso.

No te quedes solo con mi opinión, puedes formarte la tuya propia dándole una oportunidad al libro. Está disponible en Amazon.

 

Recomendable para aquellos que buscan historias de amor sencillas. No apto para lectores exigentes con la forma.

Nota: Regular.

«Descubrir que no solo habían perdido la pasión, sino casi también el respeto mutuo les hizo interrumpir los gritos y mirarse por encima de la mesa que les separaba».

 

¿Crees que soy demasiado exigente?

Puede que sí, pero, por qué conformarse con un “está bien” si puedes aspirar a un “guau”.

¿No es ese guau lo que todos los escritores buscamos?

¿No es eso lo que tú buscas como lector?

 

10 comments

  1. José Martín Bartolomé says:

    Tampoco yo soy muy aficionado al género romántico, pero no quiero dejar de aplaudir tu sinceridad, y creo que los autores jamás debemos ofendernos por una crítica sincera, es algo de agradecer y de lo que podemos aprender cuáles son nuestros puntos flacos, así que aplaudo esta reseña.
    Un saludo.

    • adellabrac says:

      ¡Gracias!
      En mis reseñas siempre soy sincera (no podría no serlo), pero respetuosa (o al menos es lo que intento). Creo que los autores siempre aceptamos (y agradecemos) las críticas constructivas 🙂
      Gracias por la visita 😉
      Saludos.

  2. Esther says:

    Hola!

    Desde luego sincera ha sonado y me ha encantado y es verdad que muchas veces las construcciones gramaticales o dependiendo del lenguaje se dificulta la lectura, de momento lo dejaré pasar, pero ya veré que hago más adelante.
    Besos!

    • adellabrac says:

      Gracias por tus palabras, Esther 🙂
      Reconozco que soy bastante exigente con la forma en literatura, pero ya lo avisé cuando me apunté a la iniciativa de Blogger Collection, así que "el que avisa…" 😀
      Gracias por la visita 😉
      ¡Un beso!

  3. Cyn says:

    Muy buena crítica, seguro va a serle de gran ayuda al autor. Yo estoy corrigiendo una historia que escribí el año pasado y justamente los resúmenes narrativos son lo que más me cuesta eliminar. Me he propuesto convertir en escenas cada explicación dada, el resultado hasta se ve más entretenido.
    ¡Besos!

    • adellabrac says:

      ¡Gracias, Cyn! Eso espero 🙂
      Se ve más entretenido y es una buena manera de aumentar palabras. Yo siempre me quedo corta de eso xD
      Pienso que el resumen narrativo es el resumen de una idea, hay que desarrollarlo en escenas para que se convierta en una historia 🙂
      Gracias por la visita 😉
      Un beso.

¿Quieres comentar algo?