Reseña: 39 cafés y un desayuno, de Lidia Herbada.

39-cafes-desayuno-herbada Sinopsis: Martina es una chica treintañera sin suerte en la búsqueda del amor perfecto hasta que su hermana decide tomar cartas en el asunto. Pero estamos en el siglo XXI y el amor ya no está en el aire, está en la red. Para encontrarlo, sólo hay que armarse de una buena dosis de paciencia, unas gotas de chispa y un ordenador con los megas suficientes para que no se quede colgado en el momento cumbre. Sus citas son como los cafés: unas veces cargados, otras espesos, cortados o descafeinados. ¿Encontrará el café perfecto, el que se sirve con un delicioso croissant y zumo de naranja?

 

 

Mi opinión: La cosa empieza bien, me siento atraída de forma natural hacia la historia. La portada me parece preciosa, aunque no entiendo por qué en el título han puesto el número de cafés en número y el de desayuno en letras. Hubiese preferido; “39 cafés y 1 desayuno” o incluso “Treinta y nueve cafés y un desayuno”.

¡Vale! Estoy siendo una petarda. ¡Perdón!

Vuelvo al lío; me estaba gustando el estilo de narración, desenfadado pero cuidado, con un punto divertido. Da una serie de consejos de uso, como si fuese un manual de citas. Es prácticamente narración, sin diálogo, y eso pronto empieza a pesar. La cosa se complica cuando se pierde en divagaciones.

La narradora es la hermana de la protagonista, así que no vives la historia en primera persona. No parece que estés leyendo un libro, parece que alguien te lo está contando.

Hubiese funcionado mejor que fuera la propia Martina la que se hiciese cargo del relato. Mucho más típico, pero efectivo.

Las citas se empiezan a suceder y yo estoy alucinando con el tipo de pirados con los que queda. ¿Por qué? ¿Para qué? Menos mal que la hermana iba a hacerle de filtro. Con hermanas así, ¡quién necesita enemigos!

La narración continúa siendo desapasionada. Cada vez me siento más alejada de Martina y no sé nada de cómo es ella en realidad. Hay escenas que deberían ser graciosas pero no lo son. ¿Soy yo que no entiendo los chistes, o es que no tienen ni pizca de gracia?(1) La narración se atasca, no fluye. El estilo de la autora no me convence.

Esperaba encontrarme con una historia del estilo de Pim, Pam, Pum… Amor y me he dado un batacazo.

En resumen, una lectura decepcionante.

 

Recomendable para los muy aficionados al género. No apto para todos los demás.

Nota: Regular.

«Hay personas que a veces te gustan a retales, eso también es negativo, hay que buscar la tela completa».

 

(1)“Iba a venir a Madrid en el AVE <<ave de rapiña>>.” ¿Lo pillas? Porque yo no.

 

14 comments

  1. Nysna says:

    Este libro lleva un tiempo en mi lista de pendientes, y lo leeré porque me atrae demasiado, ahora solo espero que las cosas que no te han gustado a ti a mi si, xD.
    Gracias por la reseña ^-^.
    Un saludo!

  2. Mona Lisa says:

    Me apunté en un sorteo antes de empezar a leer todas esas reseñas y de casualidad me tocó y justo ayer llegó a casa. Ahora que lo tengo sé que acabaré leyéndolo pero he leído un montón de reseñas y la mayoría opinan como tú así que muy convencida que digamos no voy.
    En fin, intentaré cogerlo con el mejor humor posible y sino lo regalaré. Aix!
    Un beso y gracias por la reseña 🙂

  3. Eduardo Jiménez Caballero , Mari Carmen Caballero Àlvarez says:

    Intoxica cantidad tanto café y un solo desayuno. Establece poca cercanía, o eso transmite visto así. Lo del Ave –y de rapiña- ¿no será que la atrapa y se hace adictiva o algo por el estilo? A ver si le coge con inseguridad y miedo por alguna circunstancia que, desde luego, la trama debería recuperar. Es que no lo he leído y, por lo poco atrayente que resulta al parecer, según sugerencia, no creo que lo haga.
    Buena reseña, como todas las que haces sitúa bien. Gracias, siempre aprendo contigo.

    Mari Carmen Caballero Álvarez

¿Quieres comentar algo?