Reseña: Alguien como tú, de Elísabet Benavent. Segundo libro de la trilogía Mi elección.

Sinopsis: Alba se siente culpable. No sabe cómo actuar. Hugo y Nicolás se han volatizado y no puede imaginar su vida sin ellos. Alba se refugia en su estudio, no quiere ver a nadie. Alba empieza a beber para desconectar hasta que Hugo la libera de su culpa. Falta Nico para cerrar el círculo y que todo vuelva a ser como antes. Pero Nico es tozudo, Hugo duda y Alba no quiere tirar la toalla.

 

(Este libro cumple el punto 6 del reto Un objeto, un libro.)

 

Mi opinión: Esta novela continúa la historia de Alguien que no soy.

La verdad, no tenía demasiadas ganas de hacerlo, pero leí Persiguiendo a Silvia y devoré Encontrando a Silvia y me enamoré.

Después de la resaca literaria necesitaba seguir leyendo las historias de Elísabet, por eso me decidí a continuar con la trilogía.

Sin embargo, ¡triste de mí!, en este libro no hay un Gabriel distrayendo mi atención del estilo de la autora, y vuelvo a ver cosas que me molestan.

Por un lado, las aclaraciones innecesarias. Un guiño es solo eso. El que lo haya pillado, perfecto, cumplida su función. Y el que no, ni siquiera se habrá dado cuenta. Nunca debes explicarlo, ¡si lo explicas queda fatal! Me refiero a cosas como esto: “ponerme el cuerpo a 451 grados Fahrenheit, como la novela de Ray Bradbury.” ¡Mal! Elísabet. ¡Maaal!

Como ya he dicho en otras ocasiones, su estilo me parece excesivamente coloquial. A veces reconozco que funciona, resulta divertido, pero otras, parece que estás leyendo un blog en lugar de una novela.

Respecto a los personajes, que son siempre su punto fuerte, me llama mucho la atención el cambio que sufren. En la primera novela Hugo se define como alguien que no sabe expresarse ni comunicar, es Nico el que tiene el don de la palabra. Sin embargo, aquí, Hugo se marca unas reflexiones de antología. No me parece coherente. Que alguien me corrija si me equivoco.

Por otro lado, a Nico, mi favorito de los tres, la autora lo traiciona totalmente, decantando la balanza muchísimo hacia el lado de Hugo en este libro. Está claro quién es el favorito de ella.

Algunas situaciones me parecen muy forzadas, poco naturales y creíbles. El viaje a Nueva York es una sucesión de descripciones de restaurantes y escenas de sexo. Tengo la sensación de que no pasa nada, de que toda esa parte está de relleno. En algún momento me ha parecido estar leyendo una guía de viajes.

Aunque creo que la historia está perdiendo fuelle, leeré la última parte, por supuesto. Me hace falta una trilogía para uno de los retos de lectura que estoy haciendo y he llegado demasiado lejos como para abandonar aquí.

 

Recomendado para quienes hayan leído y disfrutado la primera parte. No apto para los que no.

Nota: Bueno.

«En silencio se dicen las mejores cosas de este mundo».

 

¿Has leído algo de Elísabet Benavent? ¿Nos vemos en Alguien como yo?

 

5 comments

¿Quieres comentar algo?