Reseña: El silbido de la serpiente, de Aída del Pozo.

Sinopsis: Llevo años sintiendo que soy un caparazón vacío. Me levanto cada mañana con la necesidad de hacerme con lo que los demás poseen y de lo que yo carezco: ese halo invisible que dota a las personas de sentimientos y distingue a los seres humanos de las bestias. Hace mucho tiempo que llegué a la conclusión de que no tengo alma. ¿Nací sin ella? Quizás la tuve pero me la robaron cuando mi padrastro se metió en mi cama con el tácito consentimiento de mi madre. Sin embargo, Candy, la mujer con la que convivo, se empeña en convencerme de que la poseo. Insiste en que la mía es un alma atormentada y llena de recovecos oscuros y profundos secretos, pero que está atrapada en este cuerpo que ella venera, clamando para que yo deje de creer que tan solo soy una carcasa. Quiso mostrármela a través del retrato que me hizo hace unas semanas. Entonces creí verla por un instante… Sin embargo, en mis amaneceres aún no existen días de primavera. Más allá de mis cuatro paredes todo me parece una cloaca y la gente me importa poco pues de los zombis que pululan a mi alrededor, solo necesito una cosa: sus almas. Y ahora debo salir a cazar. Tengo tanta hambre…

 

(Este libro contiene mi tercer Literigato.)

 

Mi opinión: Cuando empiezas a escribir, tu percepción como lector cambia irrevocablemente: al leer un libro, no puedes evitar pensar en cómo lo hubieras escrito tú, de qué manera hubieses resuelto una determinada situación, o por dónde habrías llevado a los personajes.

A mí me pasa continuamente.

Con esta historia, desde las primeras páginas me di cuenta de que tenía entre las manos un libro que yo nunca podría haber escrito. A mí me gustan los finales felices, las historias amables. Esta es una historia perversa. Hay violencia y escenas de sexo perturbadoras.

Hay demasiado resumen narrativo para mi gusto. A veces es innecesariamente explicativo y escabrosamente detallista.

Sin embargo, también es intenso y absorbente. Hay algunas ideas muy buenas. Me gusta, por ejemplo, que el nombre del protagonista no se desvele hasta el final, eso ayuda a reforzar su inhumanidad.

Y si vamos a hablar de personajes, me gusta mucho Candy. Está lo suficientemente cerca para influir positivamente en el personaje protagonista, y al mismo tiempo, verse irremediablemente arrastrada por él.

Es indudable que la autora tiene un don para narrar. Este es su primer libro y ya apunta buenas maneras, habrá que seguirla de cerca, porque estoy segura de que tiene mucho por contar.

En resumen, en este libro encontrarás mentes torturadas, una prosa sin complejos y mucha oscuridad.

 

Recomendable para los que buscan historias diferentes. No apto para espíritus sensibles.

Nota: Bueno.

“El miedo asesina muchos comienzos.”

 

¿Te gustan las historias oscuras?

 

7 comments

¿Quieres comentar algo?