Reseña: Marketingdencias. Curiosidades y anécdotas sobre el marketing y la publicidad de tu día a día, de Sara Villegas Saurí.

Sinopsis: ¿Por qué todos los relojes de los anuncios marcan las 10:10? ¿La Iglesia es una marca como Dios manda? ¿A qué trampas estás expuesto en los supermercados para que compres más? ¿Pueden las marcas colarse en tu cerebro? ¿Es verdad que el sexo vende? ¿Por qué algunas tiendas parecen discotecas?
Descubre los grandes y pequeños secretos del marketing y la publicidad a través de un recorrido por las curiosidades más sorprendentes de tu día a día, que no son más que el resultado preciso de las estrategias que marcan tendencias.

 

Mi opinión: Ya sabes que soy muy curiosa, así que cuando vi todas esas preguntas en la sinopsis supe que tenía que leerlo.

Según la autora este libro surgió a partir de una sección en un programa de radio. Se nota. El tono de la narración se hace un poco extraño, pero el contenido me parece taaan interesante que lo he dejado pasar.

Te digo ¡desde ya! que si eres curiosa y no eres un gato, ya se sabe que ese comportamiento es mortal para ellos, este libro es para ti.

Si le das una oportunidad descubrirás lo que significa la nomofobia, posiblemente la padezcas. Y verás que el marketing se puede aplicar en cualquier sector.

¿En el negocio funerario también? Sí, con tus cenizas en fuegos artificiales, la moda de ataúdes o la opción de seguir activo en Twitter después de muerto.

El marketing tiene mucho de truco psicológico (el famoso 49,99€ en lugar de 50€ o la advertencia de últimas unidades), y apela a todos los sentidos.

El marketing sensorial juega con los colores y sus significados, con los espacios, con la música y el tacto.

El verde se asocia a naturaleza y productos saludables, el negro es elegante y se utiliza en los productos gourmet.

En los Casinos no hay ventanas para que pierdas la noción del tiempo. En las tiendas de comestibles exponen los distintos productos teniendo en cuenta las zonas frías y calientes que se crean con el recorrido de los clientes.

Algunas tiendas de ropa utilizan el marketing musical para atraer al tipo de público que les interesa y alejar al resto.

El marketing táctil se aplica en el packaging (envoltorios), porque sabe que el tacto influye en tus decisiones.

El capítulo 20 me ha parecido especialmente interesante, está dedicado a los jingles y funciona como un test de edad. Si tienes más de treinta años te reto a que los leas sin cantarlos. 

La mayoría son auténticos earworms (gusanos auditivos). Si has visto Inside Out ya sabes lo que significa esa palabra. Tripe dental, nananá, naná…

Las marcas buscan en los famosos las buenas compañías y huyen de las malas. Así que al igual que existe el patrocinio, existe el antipatrocinio. Algunas marcas han pagado para que ciertas personas no usen sus productos.

Y utilizan el neuromarketing, porque una cosa es lo que decimos y otra lo que pensamos. Juegan con nosotros y su objetivo siempre es conseguir que nos enamoremos de ellas.

Por cierto, ¿te molesta que hoy por hoy se utilice el sexo en publicidad hasta para vender un yogur? Malas noticias, el sexo vende y venderá, porque “el erotismo incrementa la atención y el recuerdo.”

Si eres ateo, te encantará ver lo sospechosamente parecido que es el funcionamiento de la Iglesia Católica a una gran campaña de marketing.

Y pensando en “que hablen de ti aunque sea mal” algunas marcas, como Desigual, recurren a crear polémicas. Estoy pensando en aquel anuncio en el que una chica pinchaba preservativos…

En fin, esta reseña me ha quedado larguísima, pero creo que ya he resuelto todas las preguntas de la sinopsis.

¡Ah, no! Me falta explicarte por qué los relojes en los anuncios siempre marcan las 10:10.

Pero casi mejor que para eso leas el libro, no es cuestión de chafarte todas las sorpresas. ¿No te parece?

 

Recomendable para espíritus curiosos. No apto para los que solo leen libros de ficción.

Nota: Excelente.

«En los tiempos que corren no vale estar a por uvas, porque mientras el optimista y el pesimista discuten sobre si el vaso está medio lleno o medio vacío, el oportunista va y se lo bebe».

 

¿Cuál es tu resistencia a la curiosidad? ¿Te interesa el marketing? ¿Leerías este libro?

 

16 comments

  1. David Rubio says:

    Pues es interesante… ¡Por Dios, cómo se consigue eso de que te paguen para que no uses un producto! Algunas cosas las he leído, pero eso del reloj marcando las 10:10 no me había fijado Casi parece una señal apocalíptica, je, je, je. La Iglesia es maestra en ese aspecto. Solo ver la cantidad de vírgenes que hay, un ejemplo de acercamiento de una figura, fue una sola mujer, a cada pueblo y tradición para acercarla a la gente. Pero el ideal de cualquier marca es el fútbol. La fidelidad de un seguidor a su equipo es algo por lo que mataría cualquier empresa. Interesante propuesta. Saludos!!!

    • adellabrac says:

      Me temo que tú y yo no somos candidatos apropiados para el antipatrocinio… Es un halago, no te creas 😀
      Lo de las 10:10, a partir de ahora lo vas a ver en todos los anuncios xD
      La Iglesia aunque en nuestros tiempos está difuminada, en su día fue TT 😀
      Y tienes razón, lo del fútbol es todo pasión, pero veo sentimientos parecidos en las discusiones sony VS nintendo o android VS ios 🙂
      Gracias por la visita 😉
      Un saludo.

  2. Cyn says:

    Me encantaría leerlo. Qué bueno que no soy un gato 😛 O qué malo. Me gustaría ser un felino. Pero me estoy yendo de tema, porque este tipo de lecturas son perfectas para tener tema de conversación en reuniones, o para entretenerse en el baño xD Adoro este tipo de libros. Me lo apunto, seguro.
    ¡Besos!

    • adellabrac says:

      xD ¡Que comentario tan loco y tan genial, Cyn! 😀
      Algunos gatos viven mejor que muchos humanos, así que no me importaría ser "cierto" felino 😀
      Anímate con el libro, seguro que lo disfrutas 😉
      Beso grande.

  3. Shirenji says:

    Jajá, ese "guiño" al tema al final de la entrada xD Me parece bastante interesante el libro, aunque ya sabía un par de cosas (por lo menos de las que mencionaste acá).
    Puede que lo busqué algún día…

    Saludos! ^^

  4. Atalanta says:

    ¡Hola de nuevo! 🙂
    Pues soy curiosa así que no me importaría echarle un vistazo al libro, pero no me interesa tanto como ir corriendo a por él. Si me lo topo en la biblio me lo traigo. De momento me quedaré con la curiosidad de las diez y diez… 🙂
    Besos.

    • adellabrac says:

      Para saciar tu curiosidad, y ahora que no escucha nadie, es porque la posición de las agujas marcando esa hora simula una sonrisa 🙂
      Si al final te topas con él y lo lees, espero que lo disfrutes tanto como yo 😉
      ¡Gracias por la visita, guapa!
      Besos.

¿Quieres comentar algo?