Google PlusFacebookTwitter

Reto 5 líneas – 2014

Estos son los micros que escribí para el reto durante ese año:

 
 
Abril.
Hecho, poemas y parecer.

¡Nueva oferta en cursos presenciales! Cómo parecer culto en 40 días. Impartido por profesores expertos en aparentar. Temario; inventar poemas indescifrables, gestualidad avanzada, llevar gafas con estilo. Prácticas en bibliotecas. ¡Lee lo que dicen los alumnos que ya lo han hecho! “Increíblemente útil.” “Encontré mi primer trabajo gracias a él.” Importe curso completo; 999€ (25% de descuento si te matriculas antes de fin de mes.)

 
Mayo.
Sábanas, destino y paraguas.

El maldito paraguas se retorcía como una culebra a cada golpe de aire. Sintiendo como la humedad le calaba hasta los huesos rememoró la calidez de las sábanas que acababa de abandonar. Imaginó un comienzo de día muy distinto: abrir los ojos sin la insolencia del despertador, desayunar con calma y disfrutar de horas sin obligaciones por delante. Estaba claro que su destino era nacer millonario. La cigüeña se equivocó de casa.

 
Junio.
Aunque, alto y fuente.

Cuando Martín necesitaba estar solo bajaba a la fuente que había detrás de su casa. Aunque siempre la habían llamado así, no recordaba que hubiese manado agua de ella nunca. Se encaramó a lo alto del muro y se sentó cruzando las piernas. Metió la mano en el bolsillo izquierdo de su chaqueta y sacó la pequeña nota con el número de teléfono. Comenzó a darle vueltas entre los dedos mientras reunía el valor para llamarla.

 
Julio.
Bueno, pulso y siempre.

Toda la clase nos observa, incluida ella. Me siento frente a mi adversario. Los músculos de sus brazos son una muestra de su fuerza. Apoyo el codo sobre la mesa dispuesto para echarle un pulso. El corazón me martillea dentro del pecho. Alardear no ha resultado ser una buena táctica para ligar, van a humillarme frente a la chica que me gusta. Mi madre siempre me dice que soy un bocazas. Y bueno, creo que tiene razón.

 
Agosto.
Primer, hasta y nuestra.

“Aunque nuestra historia haya sido breve te recordaré hasta el día en que me muera. En ese primer acercamiento dubitativo noté enseguida que te habías fijado en mí. Diste una vuelta alrededor, se te veía tenso. Otra vuelta lenta. Una vuelta más. Y cuando pensé que te faltaría valor, te decidiste a saltar sobre mí. Me has servido bien. Casi logré frenar el impulso de arrancarte la cabeza. Casi.” Le dijo la Mantis religiosa a su macho.

 
Septiembre.
Hacer, piedras y mesas.

Escala; 1:65. Medidas; 31,5×16,5×18. Un hobby es mejor terapia que una caja de pastillas. Eso dicen. Cola blanca. Doscientas piedras blancas y cien negras. No pienso contarlas. Un pedazo de fieltro verde. Mobiliario variado. ¡Qué monas estas mesas! ¡Emergencia! ¡Pegamento en las manos! Y faltan piezas. ¡Esta maqueta es imposible de armar! ¡No hay nada que hacer! Mejor me tomo un par de pastillas…

 
Octubre.
Alma, empezó y chico.

Empezó como un leve escalofrío en la nuca que fue descendiendo con rapidez por la columna vertebral. Soltó el amuleto al instante, aunque el daño ya estaba hecho. La sensación se expandió hasta convertirse en un dolor apenas soportable. Quiso gritar pero su garganta se había cerrado. Sintió que le arrebataban su alma de un tirón, convirtiéndolo en una marioneta. El chico tenía razón, la magia existe. Y nunca debió jugar con ella.

 
Noviembre.
Vivencia, silencio y cuando.

Erase una vez un zapato que quería ser sombrero. Era un zapato de pie derecho, número 42, de cuero marrón. Cada día imaginaba esa vivencia, ser de suave terciopelo y coronar ilustres cabezas. Una tarde, cuando pisó algo de olor desagradable, deseó con más fervor que nunca no tener que volver a ir a ras de suelo. No muy lejos de él, abandonado en un colgador, rodeado de silencio, había un sombrero que soñaba con ser zapato.

 
Diciembre.
Vestido, papá y compartir.
Reto adicional, los relatos deben estar relacionados con la Navidad de alguna forma.

Dicen que los que tenemos hermanos aprendemos antes a compartir. Papá y mamá se esforzaron mucho en inculcarme buenos valores, pero lo de prestar mis cosas siempre lo he llevado muy mal. Silencio, todos duermen. En el salón hace frío. Tengo las manos pegajosas. He empujado el cadáver de mi hermana bajo el árbol, me rio al pensar que mañana lo encontrarán como un regalo más. Nunca debió haberse puesto mi vestido.

 
 

Estuvieron participando conmigo en el reto:

 
Nahnnuk.
Denise, del blog Primera naturaleza.
Rafa, del blog El recreo.
Nysna, del blog La luna en vela.
Jose Torma, del blog Cuentos, historias y otras locuras.
Francisco José.
Kelly J. Hernández.
Cel Red, del blog Bitácora del viajero que espera.
Cris Mandarica, del blog Detrás de la pistola.
Juan Carlos.
Walter Voboril, del blog Cortes y retazos.
David Orell, del blog David Orell.
E AG, del blog El rincón literario de Thor y Kira.
Mari Carmen Caballero Álvarez, del blog La buhardilla del encanto.
Luciano Sivori, del blog Viajar leyendo.
Cloe, del blog wwwentrelineas.
Aída, del blog Tormentas de tinta.
Ana de Santiago, del blog Un libro y un cappuccino.

Pin It on Pinterest