Google PlusFacebookTwitter

Reto: 5 líneas – Agosto 2017

By on 1 Ago 2017 in reto 5 líneas | 13 comments

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

logo-reto-5-líneas#reto5líneas

(Este reto consiste en escribir, cada mes, un relato de 5 líneas que incluya las tres palabras propuestas. Pincha aquí para saber más.)

 

Medallero

 

MEDALLA DE BRONCE; Denise, Enrique y M. A. Álvarez.

¡Enhorabuena a los tres!

 

Agosto:

Fuerte, máscaras y uñas.

 

Uñas de fantasía, maquillaje elaborado. Un peinado imposible, el encuadre cuidadosamente elegido. Te ríes fuerte delante de la cámara. Corazones anónimos flotan en la pantalla. Pero acaba el direct y caen las máscaras. Esos millones de seguidores no son tus amigos. Sola frente al espejo, el silencio de la soledad te abruma. ¡Corre, refúgiate en Instagram antes de que la tristeza te alcance! Sigue vaciando tu alma.
Por Adella Brac.

 

Era como un baile de máscaras en el Carnaval de Venecia, pero sin viajar a Venecia. Y es que estar en la cola del estreno de Star Wars, versión ni te cuento, con el careto peludo de Cheubakka, afilando las uñas y con un pie por aquí y otro por allá, para que nadie se colase, era un poco eso, un baile de disfraces. Había que mantenerse fuerte fuera como fuera, porque mi princesa Leia me esperaba con las palomitas en la fila trece.
Por Lorenzo.

 

Se defendían mostrando sus largas uñas a todo aquel que se acercaba. Cada uno de ellos se transformaba en grande, fuerte e invencible, cuando llegaba ese martes especial del calendario. Hasta ese día, todo era miseria y maltrato en sus jóvenes vidas. Eran invisibles para el resto del mundo. Pero aquellas viejas máscaras, encontradas en un contenedor, tenían un poder mágico… hasta que el Miércoles de Ceniza todo volvía a ser igual.
Por María José Viz.

 

Estaba tan asustada que sin darme cuenta encaje las uñas en la caja, me detuve ahí, respire tan profundo como pude para sentirme fuerte, el delicioso olor a la madera me dio valor, introduje la llave y levante lentamente la tapa, y de pronto estaban frente a mí, las máscaras mágicas de las que tanto hablaba mi abuelo, y la abuela siempre lo hacía callar, hechas de plata y tan llenas de un aire antiguo, pero, ¿cuál era su magia?
Por M. Guerrero, del blog Hadas descalzas.

 

Levantó un fuerte ante ella. Estaba decidida a no dejarse pisotear ni avasallar. Las máscaras que había probado no eran suficientes, necesitaba algo más para protegerse de aquel medio hostil. Envidiaba a los felinos, su independencia y la manera en que defendían su espacio, pero ella era incapaz de defenderse con uñas y dientes, ¡tan débil, pusilánime y poca cosa! Así fue como construyó aquella fortaleza inexpugnable. Así fue como pereció sola, ahogada en sus emociones.
Por Zoraida Azahara, del blog El nido de Zoraida.

 

—¡Abran la puerta del fuerte!
Bill no venía solo. A su lado, engarzado en una manta de bellos colores sobre un pardo cimarrón, Toro Sentado. Pasaron por mi lado, a trote. Clavé la mirada en sus aguerridas manos. Las uñas, consumidas, denotaban la edad avanzada del indio. Sus rostros parecían máscaras de dioses paganos. El viaje había sido largo y parece que hubo más que palabras. En el Viejo Oeste, si no hay sangre, no hay acuerdo.
Por Txema Alvarez.

 

El fuerte velo de indiferencia que desde hacía años la cubría aplacó la energía con la que le clavó las uñas. Sin embargo el lienzo del que estaba hecho no era lo bastante liviano como para dejarle ver las máscaras que iban cayendo de la cara de su agresor. Por eso se demoró tanto en alcanzar la manumisión. Ahora era libre, por fin, pero la huella terrible del matón perduraría como necesario recordatorio para siempre.
Por Patricia Babío.

 

Hace girar el grifo de la ducha, mientras sopla las uñas de la otra mano. Ya le han comentado que la reunión de vecinos de esa misma tarde será muy intensa. Un fuerte dolor de cabeza le recuerda el último baile de máscaras. Piensa: «Esta vez iré preparada». Mientras el agua se enfría, sube al trastero y comprueba que todavía sigue allí la pantalla de hierro que Rodolfo utiliza para soldar.
Por Smokey pisó la raya.

 

El destino quiso que estuvieran allí en aquel preciso momento, en un avión a la deriva. Tan sólo unos segundos antes, afilaban sus uñas arrojándose reproches hirientes, en una discusión interminable. Ahora, dos máscaras de oxígeno, colgaban frente a ellos como consecuencia de la fuerte explosión del motor. Se miraron, primero asustados, después con ternura, en aquellos, los que fueron los últimos segundos de sus vidas…
Por Elvis, del blog Graceland.

 

Desde pequeño tuvo que aprender a convivir con el rechazo de sus hermanos y los malos tratos de sus padres por ser «diferente», más tarde llegó el bullying escolar y laboral. Intentaba ser fuerte pero finalmente había encontrado el lugar donde poder ser libre, donde nadie le podría hacer daño, donde no lo juzgarían por sus uñas o su forma de vestir y poder quitarse las máscaras que no le permitían ser feliz. Se equivocó… D.E.P.
Por Arekkusu.

 

Ante él, se esconde tras las infinitas máscaras del más fuerte. Alentado por él, grita y responde a todo aquel que le lleva la contraria. Eso quería él, un heredero que reflejara y perpetuara su imagen de triunfador y al que nadie hace sombra. Y nada de jugar con muñequitos ni mariconadas de esas, le gritaba, él, todos los días. En su habitación, Juan se pinta las uñas de los pies con el esmalte de su abuela. Mientras, llora viendo a Heidi en la tele.
Por Jesús Garabato.

 

Detrás de las cajas, Javier se entierra fuerte las uñas en el brazo, intentando no hacer ruido y delatar su posición. Suda frío al ver las máscaras con las que los asesinos cubren sus rostros. Uno de ellos se detiene y olfatea el ambiente.
—Aquí huele a zorrillo—, dice y ríe.
En su escondite, Javier espera a que el hombre baje el arma para lanzarse sobre de él y clavarle el cuchillo en el estómago. «Uno menos», piensa mientras limpia la navaja en la camisa del enmascarado.
Por José Torma, del blog Cuentos, historias y otras locuras.

 

Corría lo más rápido que podía, el corazón me latía fuerte y por mis venas dilatadas circulaba rauda la sangre. Mi perseguidor había conseguido clavarme las uñas antes de iniciar la carrera, pero ya veía el refugio a solo unos metros de mí. Respiré aliviado en cuanto pude colarme por ese agujero de la caja de cartón, donde los humanos guardaban disfraces y máscaras. Era un ratón con suerte; el gato tendría que esperar otra ocasión para cazarme.
Por Lìdia Castro, del blog Mis historias y otros devaneos.

 

El camino desaparecía bajo el avance del bus. Así también pasaba el rollo con las imágenes de su pasado. Cerró los ojos en esa atmósfera caliente. Podía sentir el polvo suspendido en cada espacio, lo mismo que la presión de sus uñas en los puños apretados, los ruidos del motor y los baches del camino. ¿Tozuda? ¿Fuerte? ¿Débil? ¿Mala? La decisión estaba tomada. Ya no más máscaras; ahora viajaba en pos de su libertad.
Por Saricarmen, del blog Desde El Cielo.

 

Viven cara a la galería. Su mayor inquietud es el postureo. Peinados, maquillajes y uñas al último grito. Modelitos por aquí, modelitos por allá. Un sinfín de selfies invaden sus días. Les ha dado fuerte con Instagram!!! Y no hablemos del whatsapp… ¿Pero quiénes se esconden tras estas máscaras? Es obvio: adolescentes que creen comerse el mundo.
Por Litxu.

 

Lucía despertó con la boca seca, un fuerte sabor a óxido y el olvido en sus ojos. Se esforzó por recordar. A su memoria acudieron las imágenes de aquella extravagante fiesta de máscaras a la que había asistido. Después, el vacío. Las punzadas de dolor y sus uñas clavadas, en el interior de sus manos, le recordarán las luces del coche y aquel muro acercándose a toda velocidad. Entonces descubrirá por qué ya no siente sus piernas.
Por Pilar Alejos, del blog Versos a flor de piel.

 

¡Anímate a participar!

Envía tu relato a través de este formulario para que pueda añadirlo:

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

13 Comments

  1. María José Viz Blanco

    1 Agosto, 2017

    Post a Reply

    ¡Ha llegado agosto! Te he dejado mi contribución para este mes, con la ilusión de siempre. Un abrazo muy fuerte, Adella.

    • Adella Brac

      4 Agosto, 2017

      Post a Reply

      ¡Y casi eres la primera! 🙂
      Me gusta tu relato, con esas máscaras que los hacen visibles 🙂 ¡Buen trabajo!
      Un abrazo 😉

  2. Atalanta

    3 Agosto, 2017

    Post a Reply

    Tu relato me ha gustado mucho; yo de redes ya sabes que no demasiado y eso de instagram ni sé cómo funciona… XD XD XD
    Estoy a punto de cerrar por vacaciones; a ver si se me ocurre algo antes del lunes.
    Besos.

    • Adella Brac

      4 Agosto, 2017

      Post a Reply

      ¡Gracias, Atalanta! 🙂
      Las redes pueden llegar a ser peligrosas, cuantas menos manejes, menos posibilidad de enredarte en ellas 😉
      Seguro que se te ocurre algo genial, como siempre 😉
      ¡Besazo!

  3. mallorcamola

    3 Agosto, 2017

    Post a Reply

    Con estos calores y estas palabras, se me ha venido a la mente otro sitio donde también sufrían las altas temperaturas.
    Feliz Agosto!!!

    • Adella Brac

      4 Agosto, 2017

      Post a Reply

      Buen relato y buena colocación de la palabra “fuerte”. Siempre buscando la manera 😀 ¡Buen trabajo!
      Y feliz agosto 😉

  4. Cyn

    5 Agosto, 2017

    Post a Reply

    No puedo creer que escribí mis cinco líneas el mes pasado y no las traje D: Igual, anduve un poco oxidada, no salió la gran cosa. Debió ser la timidez de mostrar eso xD
    Vengo a llevarme las palabras de agosto, ya volveré con el micro correspondiente en estos días ♥

  5. José Torma

    7 Agosto, 2017

    Post a Reply

    Yo, para variar, me he peleado con el mundo y con tu pagina jaja no me permite ponerte el relato, pero ya te he mandado el enlace por mensaje en Tweeter.

    • Adella Brac

      10 Agosto, 2017

      Post a Reply

      Me había llegado a través del blog. Sé que no te daba confirmación, pero sí me llegó 🙂
      En cuanto pueda voy a comentarlo a tu blog. (Como ves, tengo esto patas arriba xD
      Una vez más, ¡gracias por participar en el reto! 🙂

  6. litxu

    10 Agosto, 2017

    Post a Reply

    Viven cara a la galeria. Su mayor inquietud es el postureo. Peinados, maquillajes y uñas al último grito. Modelitos por aquí, modelitos por allá. Un sinfín de selfies invaden sus días. Les ha dado fuerte con Instagram!!! Y no hablemos del whatsapp… ¿ Pero quiénes se esconden trás estas máscaras? Es obvio: adolescentes que creen comerse el mundo.

  7. Lucía despertó con la boca seca, un fuerte sabor a óxido y el olvido en sus ojos. Se esforzó por recordar. A su memoria acudieron las imágenes de aquella extravagante fiesta de máscaras a la que había asistido. Después, el vacío.
    Las punzadas de dolor y sus uñas clavadas, en el interior de sus manos, le recordarán las luces del coche y aquel muro acercándose a toda velocidad. Entonces descubrirá por qué ya no siente sus piernas.

  8. ¡Hola! En tu micro reflejas con maestría la ficción sensacionalista de ese mundo frío de portada que se presta, en muchos casos, de manera engañosa a la envidia envuelto en papel couché, famoseo e interpretación. Me gusta porque muestras toda la crudeza de la otra cara de la moneda. A veces, sin maquillaje la realidad se arruga. De veras, muy bueno.

    Envié mi aportación. Un abrazo.

¿Quieres comentar algo?

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: