Reto: 5 líneas – Diciembre 2014 (especial Navidad)

(Este reto consiste
en escribir, cada mes, un relato de 5 líneas que incluya las tres palabras propuestas.
Pincha aquí para saber
más.)
Diciembre:
Vestido, papá y compartir.
Como reto adicional, este mes os
propongo que vuestros relatos estén relacionados con la Navidad. De cualquier
forma que se os ocurra.
Queridos amigos cincolinieros, poned
vuestra imaginación a trabajar 😉
¡Feliz Navidad!
  
Dicen que los que
tenemos hermanos aprendemos antes a compartir. Papá y mamá se esforzaron mucho
en inculcarme buenos valores, pero lo de prestar mis cosas siempre lo he
llevado muy mal. Silencio, todos duermen. En el salón hace frío. Tengo las
manos pegajosas. He empujado el cadáver de mi hermana bajo el árbol, me rio al
pensar que mañana lo encontrarán como un regalo más. Nunca debió haberse puesto
mi vestido. 
Por Adella Brac.
Desde niña me hacían esperar hasta las doce de la mañana del
día seis para abrir los regalos, pero como mamá está de guardia en el hospital
y no puede regañarme, yo, que ya soy mayorcita, he decidido abrirlos ahora por
la noche. La caja que viene a su nombre tiene dentro un vestido de esos para
ponerse en la cama. Ahora mismo voy a enseñárselo a papá. Bueno, en realidad él
no es mi padre, es el novio de mi madre, y ella siempre me dice que hay que
saber compartir.
Por Cris Mandarica,
del blog Detrás de la pistola
Sabes
cuánto me ilusiona compartir contigo mis versos. Me he puesto el vestido que me
regalaste por mi cumpleaños y he llorado frente al espejo sin poder evitarlo.
Ahora estoy a tu lado, junto a lo que queda de ti: Un retrato grabado en un
azulejo con un marco de bronce, tu nombre, una fecha esculpida en mármol y un
jarroncito con flores de tela. Leerte, papá, pues sé lo mucho que te gusta,
trae lágrimas a mis ojos aunque también paz a mi corazón. Es Navidad y como es
ya costumbre, vengo a recitarte mis nuevos poemas.
Por
Aída, del blog Tormentas de tinta.
Hola, soy Alejandrito y hay algo que quiero compartir,
platicarles que por desobediente, no me quede en la cocina como me había
advertido mi madre; sospechaba yo de tanto secreto y hablarse quedito de mis
padres, por eso la seguí, solo para descubrir que ¡Santa no existe!, toda la
vida me engañaron. No hay trineo ni polo norte ni duendes ni nada. Santa no es
otro que mi papá vestido de rojo. No podía esperar a decírselos aquí en la
escuela… ¡Mueran de envidia, mi papá es el mejor de todos!
Por José Torma, del blog Cuentos, historias y otras locuras.
Él
le había roto el alma porque ella era incapaz de compartir aquellas ganas de ser papá que se le habían despertado justo antes de la boda.
Ella nunca imaginó que aquella iba a ser la peor Navidad de su vida. Aquel vestido sigue guardado en la funda de la tintorería, en el
fondo del armario donde no se pueda ver, es incapaz de abrir esa puerta para
cogerlo y tirarlo a la basura con el resto de su vida después de que él la
abandonara.

Por E
AG, del blog El rincón literario de Thor y Kira

¿Vendrá papá? pregunté, aun sabiendo la respuesta. Marvi, tan
hermana mayor ella, una vez más resumió toda explicación en un hondo suspiro.
Yo ya me había vestido. Mamá puso la foto nupcial en el belén delante del
tríptico de la Sagrada Familia, leímos al calor de la lumbre aquel poema suyo.
Por Nochebuena era siempre lo mismo, como si nos dispusiéramos a compartir tan
solo el olvido de nuestra conspiración asesina.
Por Mari Carmen Caballero Álvarez, del blog La buhardilla del encanto.
La única razón por la que Esperanza ansiaba la Navidad, era
para poder estrenar. En Diciembre, por fin el vestido de sus sueños, se hacía
realidad. Su papá era un humilde campesino; y había lujos que no se podían dar.
En Nochebuena, se reunían algunos familiares en su humilde casa, para compartir
una sencilla cena. Para ella, la navidad significaba eso…esperanza, aunque al
día siguiente despertara para darse cuenta de nuevo, que al niño Dios se le
había olvidado llegar.
Por Kelly J.
Hernández, del blog Kelly J. Hernández

Se miró en el espejo y sintió vergüenza y pena. De repente se
veía ridícula con el vestido rojo y todo aquel maquillaje. Se sacudió los
zapatos de tacón de una patada y volvió al salón con el teléfono aún en la
mano. Vio las dos copas y la botella de champán que iban a compartir junto al
árbol de Navidad. Se dejó caer en el sofá y lloró mientras seguía oyendo la voz
de él susurrando a toda prisa que no iba a poder ir, que no podía hablar ahora
y cómo colgaba mientras un niño gritaba ¡papá, ven!
Por Ana de Santiago,
del blog Un libro y un cappuccino.
“La Navidad es una
época mágica para encontrarse con la familia, para compartir…” se decía una y
otra vez, vestido de Papá Noel con 34º C a la medianoche, asediado por una
horda de sobrinos desesperados por sus regalos, sudando lo indecible bajo el
traje, mientras todos los demás brindaban, cuando su único deseo, en ese
momento, era tomarse una copa de sidra bien fría.
Por Denise, del blog Primera naturaleza.
Mira el reloj y piensa que a esta hora debería estar ya
vestido para la ocasión. Las luces iluminando las calles y papá acostando a los
peques en casa. Esta es la noche. Suspira, se acerca a la mesa y repasa la
lista de nuevo; cada año se le antoja más larga. Desolado juguetea con un árbol
de fieltro buscando el ánimo que no encuentra. Este año, más que compartir, les
dejará el trabajo a los Reyes. Este año Santa cuelga el traje.

Por Nahn Nuk.

¡Anímate a participar! Deja tu relato
en los comentarios para que pueda añadirlo.



34 comments

  1. Cris Mandarica says:

    Aunque no me gusta la Navidad, no puedo resistirme a este reto, así que ahí va mi aportación. Biquiños!

    "Desde niña me hacían esperar hasta las doce de la mañana del día seis para abrir los regalos, pero como mamá está de guardia en el hospital y no puede regañarme, yo, que ya soy mayorcita, he decidido abrirlos ahora por la noche. La caja que viene a su nombre tiene dentro un vestido de esos para ponerse en la cama. Ahora mismo voy a enseñárselo a papá. Bueno, en realidad él no es mi padre, es el novio de mi madre, y ella siempre me dice que hay que saber compartir."

  2. cuentoshistoriasyotraslocuras says:

    Que fuerte tu micro Adella, el mio salio muy ñoño jaja pero aqui va:

    Hola, soy Alejandrito y quiero platicarles que por desobediente, no me quede en la cocina como me había advertido mi madre; sospechaba yo de tanto secreto y hablarse quedito de mis padres, por eso la seguí, solo para descubrir que ¡Santa no existe!, toda la vida me engañaron. No hay trineo ni polo norte ni duendes ni nada. Santa no es otro que mi papá vestido de rojo. No podía esperar a decírselos aquí en la escuela… ¡Mueran de envidia, mi papá es el mejor de todos!

  3. cuentoshistoriasyotraslocuras says:

    Que oso la verdad. Pero aqui esta la correccion. No se que paso que al estar afinando borre la palabra compartir!!! Demonios!

    Hola, soy Alejandrito y hay algo que quiero compartir, platicarles que por desobediente, no me quede en la cocina como me había advertido mi madre; sospechaba yo de tanto secreto y hablarse quedito de mis padres, por eso la seguí, solo para descubrir que ¡Santa no existe!, toda la vida me engañaron. No hay trineo ni polo norte ni duendes ni nada. Santa no es otro que mi papá vestido de rojo. No podía esperar a decírselos aquí en la escuela… ¡Mueran de envidia, mi papá es el mejor de todos!

  4. kellyjhernandez says:

    José, que malo eres. jajaja buenos micros. A ver que me sale, porque debo confesar que no me he sentido con muchas de escribir. Baja de bateria. Creo que tampoco participaré en la escena de Literautas este mes.

    • adellabrac says:

      ¡Te comprendo! Yo todavía no me he incorporado a Literautas después del parón de verano xD
      Las obligaciones del día a día no dejan mucho espacio a la creatividad… Supongo que cada uno tiene que encontrar la manera 😉
      Me ha gustado verte por aquí 🙂 ¡Gracias por la visita!
      Un beso.

  5. kellyjhernandez says:

    Hoy están cayendo unos copitos de nieve; y eso me inspiró para hacer este micro medio triste.

    Esperanza en Navidad

    La única razón por la que Esperanza ansiaba la Navidad, era para poder estrenar. En Diciembre, por fin el vestido de sus sueños, se hacía realidad. Su papá era un humilde campesino; y habían lujos que no se podían dar. En Nochebuena, se reunían algunos familiares en su humilde casa, para compartir una sencilla cena. Para ella, la navidad significaba eso…esperanza, aunque al día siguiente despertara para darse cuenta de nuevo, que al niño Dios se le había olvidado llegar.

  6. Ana de Santiago says:

    Hola Adella,

    Aquí va mi primera aportación al reto Cinco Líneas. No es nada novedoso, pero espero que al menos resulte agradable de leer. Si me lo permites, publicaré el micro en mi blog y por supuesto, haré referencia al tuyo. Mi blog es http://unlibroyuncappuccino.wordpress.com/

    Vamos a ello:

    Se miró en el espejo y sintió vergüenza y pena. De repente se veía ridícula con el vestido rojo y todo aquel maquillaje. Se sacudió los zapatos de tacón de una patada y volvió al salón con el teléfono aún en la mano. Vio las dos copas y la botella de champán que iban a compartir junto al árbol de Navidad. Se dejó caer en el sofá y lloró mientras seguía oyendo la voz de él susurrando a toda prisa que no iba a poder ir, que no podía hablar ahora y cómo colgaba mientras un niño gritaba ¡papá, ven!

    • adellabrac says:

      ¡Hola Ana! Bienvenida al reto 😉 Te ha quedado casi un 6 líneas ;D
      Me encantan estos relatos de Navidades amargas 🙂
      Por supuesto que puedes publicarlo en tu blog, ¡faltaría más!
      Espero seguir viéndote por aquí 😉
      Un beso.

  7. Denise says:

    Muy bueno tu cuento, Adella! El resto me gustó también, pero los voy a ir comentando de a uno XD Dejo el mío:

    Espíritu navideño

    “La Navidad es una época mágica para encontrarse con la familia, para compartir…” se decía una y otra vez, vestido de Papá Noel con 34º C a la medianoche, asediado por una horda de sobrinos desesperados por sus regalos, sudando lo indecible bajo el traje, mientras todos los demás brindaban, cuando su único deseo, en ese momento, era tomarse una copa de sidra bien fría.

    http://primeranaturaleza.blogspot.com.ar/2014/12/espiritu-navideno.html

    • Nahn Nuk says:

      Grandes relatos, como siempre. Felices fiestas a tod@s !
      Esta es mi aportación:

      Mira el reloj y piensa que a esta hora debería estar ya vestido para la ocasión. Las luces iluminando las calles y papá acostando a los peques en casa. Esta es la noche. Suspira, se acerca a la mesa y repasa la lista de nuevo; cada año se le antoja más larga. Desolado juguetea con un árbol de fieltro buscando el ánimo que no encuentra. Este año, más que compartir, les dejará el trabajo a los Reyes. Este año Santa cuelga el traje.

¿Quieres comentar algo?