Google PlusFacebookTwitter

Reto: 5 líneas – Enero 2016

By on 1 Ene 2016 in reto 5 líneas | 65 comments

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter
(Este reto
consiste en escribir, cada mes, un relato de 5
líneas que incluya las tres palabras propuestas. Pincha aquí para saber más.)
  
Enero:
Tono, sacudida y nuevo.
Una sacudida en la
boca del estómago y la piel de gallina. Noto la vibración bajo mis pies. Veo a
mis padres a lo lejos. Apenas distingo sus caras, no sé si sonríen o están
llorando. Compruebo otra vez que estoy en el tono correcto. Me gustaría dedicar
esta pieza a mi primer maestro, el que me enseñó que el arte es trabajo, no inspiración.
Empieza el concierto de Año Nuevo en la Musikverein. ¡2016 va a ser un gran año!
Por Adella Brac.
Ese nuevo tono de
tu cabello me produce una sacudida dentro,
quizás sea el
brillo, puede que el colorido trasluz,
no sé, pero cada
vez que lo recuerdo mi mente echa a volar.
Ese negro: unas
veces azulado, otras azabache es sin duda
todo un regalo
para mis sentidos.
“Hoy será un día distinto, esta vez será diferente”, se
repitió a sí mismo frente al espejo, esta vez con un tono más serio, se había cansado de esperar el momento
perfecto y estaba decidido a hacer que las cosas sucedieran. Sacó su abrigo
favorito del armario, le dio una sacudida, tomo
las llaves y caminó con rumbo a la puerta principal. Tenía una mirada distinta,
tan llena de confianza. Después de tanto, al fin tenía un nuevo comienzo, una oportunidad de acercarse al
futuro que tanto deseaba.
Por Luis Alex
Corona, del blog Alex creativo.
Hoy todo es nuevo,
reviso a mi alrededor y no hay nada fuera de tono, todo parece normal, solo que
refulge más. Tiene ese olor a carro nuevo, que tanto nos afanamos por
conservar. Doy un par de pasos y no puedo evitar la sacudida. El terreno no es
firme, pero me sobrepongo. Un pie delante del otro, sin vacilar. Veinte pasos
frente a mí, delante de 400 invitados… él me espera. Su sonrisa me da el valor
que me falta y decidida doy esos últimos pasos para llegar al altar.
Por José Torma, del blog Cuentos, historias y otras locuras.
Una
fuerte
sacudida hace que mi cuerpo se
convulsione. Mis manos buscan su pelo, que se enreda en mis dedos. Me susurra
al oído un te quiero en un
tono suave, casi inaudible. Creo que
me he inventado que eso es lo que ha dicho, pero siento que es lo
que realmente deseo oír. Aún jadeamos. Mis labios se apartan de los suyos
para poder contemplar su rostro perlado por el sudor. De
nuevo busco su boca y nuestras lenguas
se entrelazan. No puedo describir lo que siento…
Por
Aída, del blog Tormentas de tinta.  
A la sacudida de la
lata siempre le seguía la lectura de los ingredientes en diferentes idiomas.
Por lo visto “tono” significaba atún, y eso maravillaba al niño. Con
tan sólo cinco años ya sabía decir hasta diez ingredientes en siete idiomas distintos.
Pero ese día pasó algo nuevo: ¿dónde estaba la composición en español? Así fue
como se dio cuenta de que ya no estaba en casa.
Por Cris Mandarica,
del blog Detrás de la pistola.
Eran las cinco de la
mañana y no podía dormir. Eso de empezar algo nuevo al día siguiente me tenía
en vela. Me pongo muy nerviosa por si me duermo y llego tarde. No me gustó el
tono en el que me ladró la perra, algo iba mal. De repente, de una sacudida me
caí al suelo. Ella estaba muy nerviosa y no me extraña. Me asomo a la ventana y
me encuentro una brecha enorme en el jardín y salía algo de dentro…
Por Lansy Hairath, del blog Más allá del arco iris gris.
El tono de su voz te
estremeció, su respuesta fue una sacudida para la que no estabas preparada. El
vidente había tenido razón y la profecía comenzaba a cumplirse. No había ningún
error, serías la elegida, el nuevo personaje adorado y venerado. Diluida en tu
propia leyenda, cada acción por mala o buena que fuera se convertiría en parte
de tu mito y no había nada para evitarlo. Debías desaparecer para que la
leyenda pudiera nacer.
Por
Cel Red, del blog Bitácora del viajero que espera.
El submarino dio otra
sacudida, esta vez aún más fuerte que las anteriores. Pedro, el recluta nuevo,
devolvía su desayuno al desagüe del camarote. Javier le palmeaba la espalda
para animarlo.
—No te preocupes —le
dijo en tono tranquilizador—, enseguida pasará. Tú agárrate bien, el kraken
acabará por aburrirse.
Por Dorwinrin.
Llegaba un nuevo día y
tras festejar el cumpleaños de Manuel, el porche estaba hecho un auténtico
desastre. Los retos de comida que quedaban en el mantel volaron por los aires
con la firme sacudida. Había merecido la pena volver a ver a toda la familia unida.
Los chistes subidos de tono habían hecho sonrojar a la abuela que aunque
refunfuñaba continuamente, no dejaba de prestar atención. Ojalá todos los días
fueran iguales…
La llamé como hago cada
uno de enero. Marqué el número de memoria, llevada por la costumbre. Lo cogió
cuando ya sonaba el quinto tono. Yo sabía que se tomaba su tiempo para
responder y, aún así, no pude evitar desesperar. El “clic” del teléfono al
descolgar me provocó una sacudida: fue como recibir un latigazo en la espalda.
—¿Diga?
Colgué. Año nuevo…¿y
qué? Seguía queriéndola como siempre. Pero lo malo no era eso, sino que también
seguía siendo igual de cobarde.
Por Bettie
Jander, del blog Cuaderno de retales.
La nieve y los villancicos le acompañaban en esa tarde nefasta, en un tono bajo pero constante. Por fin en casa. Un resplandor
al final de la escalera, y una voz fantasmal le paralizaron en el vano de la
puerta: — Es Navidad, época de compartir con los más necesitados —.
La rabia y la incredulidad se fueron apoderando de él: — La última vez
que te lo repito, hijo, no te voy a comprar un balón nuevo; a dormir o te daré una sacudida en el culo que no podrás sentarte en una
semana —.
Por No solo leo, del blog No solo leo.
“Te quiero…”, dijo su
nuevo novio el mismo día que Laura cumplió los veinte. “Tienes en el móvil un
regalo”, y adelantó sólo el título, Tono, al besarla antes de salir “porque es
una sorpresa”. Impaciente, ella, pensó encontrar en el vídeo imágenes de su
cuerpo atlético que no la dejaba fotografiar. Y sí, hubo sorpresa: sacudida por
la descarga pereció en el intento, ya que el asesino en serie nunca acabó la
frase “…ver muerta”.
Por Mari Carmen Caballero Álvarez, del blog La buhardilla del encanto.




Quería demostrar que
existían. Aunque cada vez que les hacía fotografías y revelaba el nuevo
carrete, no aparecían en ninguna de ellas. Repitió el proceso incontables
ocasiones hasta que decidió usar otro método: ¡los dibujaría! Los plasmó
fielmente en un papel de tono amarillento y sonrió. Pero enseguida sintió una
fuerte sacudida en su pecho porque, aunque los mostrara, ¿quién creería en la
existencia de unos seres tan aterradores?
Por M. A. Álvarez, del blog El blog de M. A. Álvarez


En contra de la imagen
preconcebida todo era de color negro. Unas luces led de tono cálido delimitaban
el perímetro de la estancia (supongo que hartos de golpearse constantemente). Que
los ángeles no tengan sexo no significa que adquieran el sentido de la
orientación. De nuevo esa sacudida en mi pecho precedía a la pregunta en estéreo:
¿Qué hubieses cambiado en tu vida? Yo, que odio perder el tiempo, le contesté
“¿pero es usted Dios o no?”.
Por El recreo, del blog Mi recreo.
Querido Mario:
No se me ocurre nada
que decirte. Puede que hayamos traspapelado nuestro año anterior y que la gente
se empeñe en poner un número nuevo al final de la fecha, pero seguimos siendo
los mismos. El mismo tono de piel, mustio y macilento, las mismas ojeras;
idéntica la sacudida aleatoria que surca mi espalda por las noches cuando tengo
frío. Y sé que te lo preguntas: Sí, sigo con mi esquizofrenia. De hecho, a
veces me pregunto si existes.
Por Elefante en la Red, del blog Elefante en la Red.

Fui sacudida y levantada por los aires sin piedad. Mi torturador emitía
una risa enloquecida al tiempo que tarareaba una estúpida canción intentando
calmarme. Pero ya no podía más, estaba harta de sus juegos. Cogí fuerzas y,
empleando mi tono más agudo, grité con toda mi rabia. Él y yo no hablábamos el
mismo idioma, pero iba a entender el significado: Déjame en mi cuna de nuevo,
pesado.
Por Atalanta, del blog Un libro junto al fuego.



Este principio de año
se mueve dentro de mí algo nuevo. Una energía diferente fluye y me hace avanzar
como si esta primavera regalada que estamos disfrutando generara en mi interior
una sacudida tan fuerte que los cimientos de mi mundo se han tenido que
reforzar. El sol me guía diferente y estas primeras noches sin luna dan un tono
a los sueños de calma y seguridad. ¿Qué será de mi con la luna llena?
Por Nacho Cuevas, del blog Falsa moneda
Sintió una sacudida
en la espalda que le hizo desplazarse casi un metro hacia delante. Se giró y de
nuevo se encontró frente al abismo de la calle oscura. Sus piernas comenzaron a
temblar, el silencio reinante le envolvía como un manto helado y le calaba
hasta los huesos. Las paredes de los edificios enfrentados estaban a tono con
su piel: pálidas y envejecidas. Se preguntó por qué habrían vuelto a aquel
lugar maldito.
Por
Lluvia Beltrán, del blog Lluvia Beltrán
Paradoja
temporal.
—No,
hija, sos muy chica para ir a bailar.
—¡No
soy chica, tengo quince años, ma! ¡Todas mis amigas van!
—¡No
me hablés con ese tono, que te voy a dar una sacudida, eh!
—Decile
a Pablo que te saque a pasear; mirá que cuando tengan hijos, ya no…
—¿De
nuevo con eso? ¡Te dije que no tengo ganas de salir, mamá!
Por
Denise, del blog Primera naturaleza.
El nuevo tono de
llamada de su teléfono le provocó una sacudida, pues todavía no se acostumbraba
a él. Estiró su brazo para buscar el aparato que sonaba incesante en alguna
parte, pero no logró encontrarlo antes de que la llamada finalizara. Cuando por
fin lo encontró, vio en la pantalla de su móvil un mensaje que le helaría la
sangre “La policía nos ha encontrado, huye”. Pero ya era tarde, afuera pudo
escuchar como gritaban su nombre y le pedían que saliera con las manos en alto.
Por Edith T. Stone,
del blog Lo que Tahis anda escribiendo.
La llegada del nuevo
propietario la había obligado a levantarse temprano para darle una sacudida al
polvo de la casa. Era pasar la escoba y descubrir el color del piso, un
amarillo brillante, en lugar de aquel tono de gris que lo cubría la mayor parte
del tiempo. Al llegar a la sección de los sarcófagos la asaltó una duda:
¿quitaba las telarañas, espantaba a los murciélagos? Los dejó, por las dudas.
Pero quitó las cabezas de las picas, ya era demasiado. 
Por Cyn, del blog El baúl de historias.
El tono de tu voz cálido y suave me tranquiliza, tu seductora
mirada provoca una sacudida en lo más hondo de mis sentimientos, me conmueves y
me transformas. Apareces en la noche y alborotas mis sueños, es el inicio de un
nuevo amor, de una nueva ilusión.
Por Mer, del blog Entre libros y Amigos.  
Con el último tono de
llamada sintió una sacudida emocional que le dejó sin aliento. Tardó en darse
cuenta de que el sonido lo reclamaba a él porque aún no se había acostumbrado
al nuevo móvil. Apareció delante de su puerta con una tarjeta que decía “de tu
amigo invisible”, y uno no estaba para rechazar regalos. Pero el nombre que
aparecía en pantalla era un imposible; el recuerdo de aquel funeral aún
persistía en su memoria.
Por Nah Nnuk.
Bajo el manto de una
noche estrellada y arropado por la luz de la luna se adormiló…su madre lo
observaba encandilada, acariciándole con la ternura de su mirada. Poco a poco
su rostro fue adquiriendo un nuevo tono a medida que el miedo se iba instalando
en su interior y fue entonces cuando sintió una fuerte sacudida que al pequeño
despertó.
Por Litxu.
De nuevo aquel
exasperante pitido en los oídos. Creí que tras su última tentativa fracasada,
ya me había conseguido zafar de él pero, una vez más, acudía puntual a nuestra
cita y reclamaba mi presencia. Pasé el cerrojo a la puerta y cerré los postigos
de las ventanas mientras una sacudida agitaba mi cuerpo. Febril, noté que el
tono de mi piel ya había empezado a mutar y me preparé para aceptar el olvido
que cada luna llena regalaba a mi memoria. 
Por Izaskun Albéniz, del
blog Filias’ home.
Una fuerte sacudida recorrió mi cuerpo
de los pies a la cabeza en el mismo momento en que escuché su voz. Habían
pasado quizás veinte años, treinta, una vida… pero habría reconocido el tono de
su voz en cualquier lugar y en cualquier circunstancia. No me hizo falta
mirarle para saber que era él, porque de nuevo mi cuerpo temblaba como una hoja
a merced del viento, como si no hubiese transcurrido el tiempo. Entonces me
giré y le vi.
Por Esther Bosé, del blog Solo contenidos.
Despierto por la sacudida. Solo veo los pies descalzos
de quienes me arrastran por la jungla. No tengo fuerzas ni para gritar. Me
desmayo otra vez. Cuando abro los ojos de nuevo, ya han descendido de los árboles muchos más. Hablan en tono elevado mientras me
restriegan ungüentos y cubren mis heridas con hojas. Creo que tratan de
curarme, pero vuelvo a perder la consciencia. Despierto al sentir las llamas
quemando mi piel.
Por Esther Magar, del blog Relatos Magar
¡Anímate a participar!
Deja tu relato en los comentarios para que pueda añadirlo.


65 Comments

  1. Atalanta

    1 enero, 2016

    Post a Reply

    Ay! Qué bonito! Nunca se me habría ocurrido algo así!
    En cuanto tenga mi relato me paso, que este año, por supuesto, sigo participando XD
    Besos!
    Feliz año nuevo!

    • adellabrac

      4 enero, 2016

      Post a Reply

      ¡Feliz 2016!
      Sí, eres la primera 🙂
      Últimamente me estoy volviendo maniática con los números, así que el hecho de que los dígitos de este año sumen tu número favorito me parece una muy buena señal 😉
      ¡Gracias a ti por seguir participando! Me voy a leerlo a tu blog 🙂
      Beso grande.

    • adellabrac

      4 enero, 2016

      Post a Reply

      ¡Gracias! 😀
      Me encantaría que te animas con las palabras de enero, ¿te motivan? 🙂
      ¡Feliz Año Nuevo! Un abrazo 😉

  2. Aquí esta mi contribución, es importante para mi, ya que es la primera vez que mi prota es femenino.

    Terreno firme

    Hoy todo es nuevo, reviso a mi alrededor y no hay nada fuera de tono, todo parece normal, solo que refulge más. Tiene ese olor a carro nuevo, que tanto nos afanamos por conservar. Doy un par de pasos y no puedo evitar la sacudida. El terreno no es firme, pero me sobrepongo. Un pie delante del otro, sin vacilar. Veinte pasos frente a mí, delante de 400 invitados… él me espera. Su sonrisa me da el valor que me falta y decidida doy esos últimos pasos para llegar al altar.

    • adellabrac

      4 enero, 2016

      Post a Reply

      ¿La sacudida ha sido por los tacones? xD
      ¡Te ha quedado genial! 😀 Creo que has plasmado muy bien la emoción de ese "paso", poniendo el foco en las sensaciones 🙂 ¡Buen trabajo!
      Y una vez más, gracias por participar en el reto 🙂
      Beso grande.

  3. A lo mejor me riñes por saltarme un poco las normas, pero no he podido contenerme, ha sido ver "tono" y, a pesar de tocar el piano, me han entrado unas ganas enormes de mezclar idiomas 😛 Biquiños!

    "A la sacudida de la lata siempre le seguía la lectura de los ingredientes en diferentes idiomas. Por lo visto "tono" significaba atún, y eso maravillaba al niño. Con tan sólo cinco años ya sabía decir hasta diez ingredientes en siete idiomas distintos. Pero ese día pasó algo nuevo: ¿dónde estaba la composición en español? Así fue como se dio cuenta de que ya no estaba en casa".

    • adellabrac

      7 enero, 2016

      Post a Reply

      ¿Cómo voy a reñir a mi embajadora? En las normas se dice que tiene que aparecer la palabra, no se especifica en qué idioma, así que ¡se admite! 🙂
      Y a lo tonto me acabo de enterar de que tocas el piano 😀
      Fantástico relato, por cierto. Te superas mes a mes 😉
      Gracias por seguir participando en el reto 🙂
      Bicos.

  4. Lansy Hairath

    4 enero, 2016

    Post a Reply

    Me ha gustado mucho el tuyo ♥

    Aquí dejo el mío y voy a preparar una entrada recopilando los 3 relatos con los que he participado hasta ahora y de paso comento sobre el reto y tu blog, claro 😛

    Eran las cinco de la mañana y no podía dormir. Eso de empezar algo nuevo al día siguiente me tenía en vela. Me pongo muy nerviosa por si me duermo y llego tarde. No me gustó el tono en el que me ladró la perra, algo iba mal. De repente, de una sacudida me caí al suelo. Ella estaba muy nerviosa y no me extraña. Me asomo a la ventana y me encuentro una brecha enorme en el jardín y salía algo de dentro…

    Me voy siempre al lado siniestro XDDDD

    • adellabrac

      7 enero, 2016

      Post a Reply

      ¡Muchas gracias! 😀
      ¿El cambio de tiempo verbal en la última frase tiene un significado concreto o es errata?
      Me gusta tu lado siniestro 🙂
      ¡Gracias por participar en el reto!
      Un beso 😉

    • Lansy Hairath

      15 enero, 2016

      Post a Reply

      Si te refieres a lo de ella estaba, me refiero a la perra. Quizás sí que no esté bien dicho pero a mí me sonaba mejor así xDDD
      Si es la siguiente frase no lo veo jaja
      Nunca he sido buena en lengua xD

    • adellabrac

      19 enero, 2016

      Post a Reply

      Me refiero a que casi todo el texto está escrito en pasado salvo: "Me asomo a la ventana y me encuentro…"
      Y por cierto, yo tampoco era buena en lengua. En la asignatura de lengua y literatura sufría mucho porque amaba la literatura pero odiaba la lengua xD

  5. Cel Red

    5 enero, 2016

    Post a Reply

    Primero leí de pasada y vi que decía "torno" en vez de "tono" y pensé: nooo! qué nos ha puesto Adella? Y ya luego leí bien xD

    Un microcuento muy bueno, me gustó para dar la bienvenida al año. Feliz año! Por cierto.

    El tono de su voz te estremeció, su respuesta fue una sacudida para la que no estabas preparada. El vidente había tenido razón y la profecía comenzaba a cumplirse. No había ningún error, serías la elegida, el nuevo personaje adorado y venerado. Diluida en tu propia leyenda, cada acción por mala o buena que fuera se convertiría en parte de tu mito y no había nada para evitarlo. Debías desaparecer para que la leyenda pudiera nacer.

    http://viajeroqueespera.blogspot.mx/2016/01/microcuento-chosen-one.html

    • adellabrac

      7 enero, 2016

      Post a Reply

      ¡Pero si yo no os pongo nada! xD Es el azar que es muy puñetero 🙂
      Me gusta esa idea de que la persona desaparezca dentro del personaje. ¡Buen trabajo! 🙂
      Y gracias por participar en el reto 😉
      Un beso.

  6. Dorwinrin

    5 enero, 2016

    Post a Reply

    ¡Gracias por el reto, como siempre! Ahí va mi intento:

    El submarino dio otra sacudida, esta vez aún más fuerte que las anteriores. Pedro, el recluta nuevo, devolvía su desayuno al desagüe del camarote. Javier le palmeaba la espalda para animarlo.
    —No te preocupes —le dijo en tono tranquilizador—, enseguida pasará. Tú agárrate bien, el kraken acabará por aburrirse.

    • adellabrac

      7 enero, 2016

      Post a Reply

      ¡Gracias a ti por participar! 🙂
      Me encanta tu relato. La escena se ha dibujado al instante en mi cabeza 😀 ¡Buen trabajo! 😉
      Un saludo.

  7. Txema Alvarez

    5 enero, 2016

    Post a Reply

    Enero ya está aquí igual que mi reto:
    Llegaba un nuevo día y tras festejar el cumpleaños de Manuel, el porche estaba hecho un auténtico desastre. Los retos de comida que quedaban en el mantel volaron por los aires con la firme sacudida. Había merecido la pena volver a ver a toda la familia unida. Los chistes subidos de tono habían hecho sonrojar a la abuela que aunque refunfuñaba continuamente, no dejaba de prestar atención. Ójala todos los días fueran iguales…

    • adellabrac

      7 enero, 2016

      Post a Reply

      Un relato genial, muy apropiado para estas fechas. Me gusta que te hayas centrado en el día siguiente; sacudir el mantel pasando página… ¡Buen trabajo! 🙂
      Gracias por participar en el reto 😉
      Un saludo.

  8. Bettie Jander

    6 enero, 2016

    Post a Reply

    Espero que en lugar de "nuevo" sirva "nueva", en femenino 😛

    Allá voy:

    La llamé como hago cada uno de enero. Marqué el número de memoria, llevada por la costumbre. Lo cogió cuando ya sonaba el quinto tono. Yo sabía que se tomaba su tiempo para responder y, aún así, no pude evitar desesperar. El “clic” del teléfono al descolgar me provocó una sacudida: fue como recibir un latigazo en la espalda.
    —¿Diga?
    Colgué. ¿Vida nueva? Seguía queriéndola como siempre. Pero lo malo no era eso, sino que también seguía siendo igual de cobarde.

    ¡¡Un saludo, y gracias por llevar el reto!! 😀

    • adellabrac

      7 enero, 2016

      Post a Reply

      ¡Bienvenida al reto, Bettie! ¡Gracias por participar! 🙂
      Me gusta tu relato pero no puedo aceptar "nueva". Soy bastante permisiva, (con las líneas, con los idiomas), pero las palabras son inamovibles, ni plurales ni cambio de géneros.
      ¿Puedes cambiarlo?
      Un beso.

    • Bettie Jander

      7 enero, 2016

      Post a Reply

      Tomo nota, y sin problema, cambio express:

      La llamé como hago cada uno de enero. Marqué el número de memoria, llevada por la costumbre. Lo cogió cuando ya sonaba el quinto tono. Yo sabía que se tomaba su tiempo para responder y, aún así, no pude evitar desesperar. El “clic” del teléfono al descolgar me provocó una sacudida: fue como recibir un latigazo en la espalda.

      —¿Diga?

      Colgué. Año nuevo…¿y qué? Seguía queriéndola como siempre. Pero lo malo no era eso, sino que también seguía siendo igual de cobarde.

      Espero que ahora sirva 🙂

      Un beso ^^

  9. ¡Hola! Tu relato me gusta, parte, como siempre, de una idea original. Los restantes exponen también buenas temáticas. Felicidades a todos. Un abrazo.

    Aquí mi modesta aportación.

    PUDO SER PERFECTO

    “Te quiero…”, dijo su nuevo novio el mismo día que Laura cumplió los veinte. “Tienes en el móvil un regalo”, y adelantó sólo el título, Tono, al besarla antes de salir “porque es una sorpresa”. Impaciente, ella, pensó encontrar en el vídeo imágenes de su cuerpo atlético que no la dejaba fotografiar. Y sí, hubo sorpresa: sacudida por la descarga pereció en el intento, ya que el asesino en serie nunca acabó la frase “…ver muerta”.
    Mari Carmen Caballero Álvarez

    http://labuhardilladelencanto.blogspot.com.es/

    • adellabrac

      8 enero, 2016

      Post a Reply

      ¡Muchas gracias por seguir participando, Mari Carmen! 🙂
      Tu relato es como un puzle que el lector tiene que armar. Me gusta 🙂 ¡Buen trabajo!
      Un abrazo 😉

  10. M.A. Álvarez

    8 enero, 2016

    Post a Reply

    Un relato genial para comenzar el nuevo año 🙂
    Dejo el mío:

    Quería demostrar que existían. Aunque cada vez que les hacía fotografías y revelaba el nuevo carrete, no aparecían en ninguna de ellas. Repitió el proceso incontables ocasiones hasta que decidió usar otro método: ¡los dibujaría! Los plasmó fielmente en un papel de tono amarillento y sonrió. Pero enseguida sintió una fuerte sacudida en su pecho porque, aunque los mostrara, ¿quién creería en la existencia de unos seres tan aterradores?

    ¡Un saludo!

    • adellabrac

      14 enero, 2016

      Post a Reply

      ¡Gracias!
      A la protagonista no parecen asustarle demasiado esos seres, ¿verdad? 🙂
      Gracias por participar en el reto 😉
      Un beso.

  11. El Recreo

    8 enero, 2016

    Post a Reply

    Ahí va el mío "Atemporal"

    https://elrecreoderafa.wordpress.com/2016/01/08/atemporal/

    En contra de la imagen preconcebida todo era de color negro. Unas luces led de tono cálido delimitaban el perímetro de la estancia (supongo que hartos de golpearse constantemente).Que los ángeles no tengan sexo no significa que adquieran el sentido de la orientación. De nuevo esa sacudida en mi pecho precedía a la pregunta en estéreo: ¿Qué hubieses cambiado en tu vida? Yo, que odio perder el tiempo, le contesté “¿pero es usted Dios o no?”.

  12. Espero que sirva :')

    Querido Mario:
    No se me ocurre nada que decirte. Puede que hayamos traspapelado nuestro año anterior y que la gente se empeñe en poner un número nuevo al final de la fecha, pero seguimos siendo los mismos. El mismo tono de piel, mustio y macilento, las mismas ojeras; idénticas sacudidas aleatorias las que surcan mi espalda por las noches cuando tengo frío. Y sé que te lo preguntas: Sí, sigo con mi esquizofrenia. De hecho, a veces me pregunto si existes.

    • adellabrac

      14 enero, 2016

      Post a Reply

      He visto que has corregido el plural en tu blog. Subo el relato 😉
      ¡Muchas gracias por participar en el reto! Y de nuevo, ¡bienvenida! 😉
      Un beso.

  13. Nacho Cuevas

    11 enero, 2016

    Post a Reply

    Aquí está el mío:

    Este principio de año se mueve dentro de mí algo nuevo. Una energía diferente fluye y me hace avanzar como si esta primavera regalada que estamos disfrutando generara en mi interior una sacudida tan fuerte que los cimientos de mi mundo se han tenido que reforzar. El sol me guía diferente y estas primeras noches sin luna dan un tono a los sueños de calma y seguridad. ¿Qué será de mi con la luna llena?.

    Un abrazo.

    • adellabrac

      14 enero, 2016

      Post a Reply

      Un hermoso relato, muy lírico, de sensaciones… Buen trabajo 🙂
      ¡Gracias por participar en el reto! 😉
      Un abrazo.

  14. Denise

    15 enero, 2016

    Post a Reply

    Hola! Hay algunos micros muy buenos acá! Comparto el mío; espero no haber roto las reglas este mes 😉
    http://primeranaturaleza.blogspot.com.ar/2016/01/paradoja-temporal.html

    Paradoja temporal
    —No, hija, sos muy chica para ir a bailar.
    —¡No soy chica, tengo quince años, ma! ¡Todas mis amigas van!
    —¡No me hablés con ese tono, que te voy a dar una sacudida, eh!

    —Decile a Pablo que te saque a pasear; mirá que cuando tengan hijos, ya no…
    —¿De nuevo con eso? ¡Te dije que no tengo ganas de salir, mamá!

    Saludos!!

    • adellabrac

      19 enero, 2016

      Post a Reply

      Es verdad que hay relatos muy buenos, ¡hay mucho nivel en este reto! 🙂
      Se acepta, y te felicito. Creo que muchos podemos vernos reflejados en esa paradoja 😉
      ¡Gracias por participar! 😉
      Un beso.

  15. Edith T. Stone

    16 enero, 2016

    Post a Reply

    Hola Adella, aquí estoy otro mes más con mi relato, a ver si os gusta:

    El nuevo tono de llamada de su teléfono le provocó una sacudida, pues todavía no se acostumbraba a él. Estiró su brazo para buscar el aparato que sonaba incesante en alguna parte, pero no logró encontrarlo antes de que la llamada finalizara. Cuando por fin lo encontró, vio en la pantalla de su móvil un mensaje que le helaría la sangre “La policía nos ha encontrado, huye”. Pero ya era tarde, afuera pudo escuchar como gritaban su nombre y le pedían que saliera con las manos en alto.

    Saludos 🙂

    • adellabrac

      19 enero, 2016

      Post a Reply

      Me gusta cómo has empezado con un tono tranquilo, guardando la sorpresa que provoca que el lector se haga preguntas para el final.
      Pero, ¿me permites que te haga una observación? Como lectora, me molesta un poco la repetición del verbo encontrar: "encontrarlo", "encontró", "encontrado". En un texto tan breve destaca mucho.
      ¿Soy demasiado puntillosa? xD
      De todas formas, ¡muchas gracias por participar en el reto! 🙂
      Un saludo.

  16. Cyn

    17 enero, 2016

    Post a Reply

    Estoy contenta, este mes sí llegué a tiempo con mi relato:

    La llegada del nuevo propietario la había obligado a levantarse temprano para darle una sacudida al polvo de la casa. Era pasar la escoba y descubrir el color del piso, un amarillo brillante, en lugar de aquel tono de gris que lo cubría la mayor parte del tiempo. Al llegar a la sección de los sarcófagos la asaltó una duda: ¿quitaba las telarañas, espantaba a los murciélagos? Los dejó, por las dudas. Pero quitó las cabezas de las picas, ya era demasiado.

    Link: http://mibauldelashistorias.blogspot.com.ar/2016/01/antiguos-deberes-reto-cinco-lineas-enero.html

    ¡Besos!

    • adellabrac

      19 enero, 2016

      Post a Reply

      Guau, ¿dónde está esa casa? Yo quiero ir 😀
      Me ha gustado mucho como creas ambiente con los detalles 🙂
      ¡Gracias por participar en el reto! 😉
      Un beso.

  17. Mer mer

    24 enero, 2016

    Post a Reply

    Hola! Me encantaría participar en este reto que me parece fantástico y que acabo de conocer de casualidad. Te dejo mi breve relato y espero poder formar parte.

    El tono de tu voz cálido y suave me tranquiliza, tu seductora mirada provoca un sacudida en lo más hondo de mis sentimientos, me conmueves y me transformas. Apareces en la noche y alborotas mis sueños, es el inicio de una nuevo amor, de una nueva ilusión.

    Un abrazo, espero que mes a mes vaya mejorando.

    • adellabrac

      27 enero, 2016

      Post a Reply

      ¡Bienvenida al reto! Me encanta tenerte por aquí 🙂
      Me gusta mucho tu relato, pero la próxima vez puedes alargarlo un poco más porque te has quedado en apenas 3 líneas 😉
      ¡Gracias por participar! 🙂
      Un abrazo.

  18. Nahn Nuk

    28 enero, 2016

    Post a Reply

    Feliz año a tod@s, veo que el 2016 le ha sentado de maravilla al 5 lineas; enhorabuena Adella por seguir retándonos ( y espero que por muchos años más)
    🙂
    Aquí dejo el mío, a última hora, como es habitual. Espero que os guste.

    Con el último tono de llamada sintió una sacudida emocional que le dejó sin aliento. Tardó en darse cuenta de que el sonido lo reclamaba a él porque aún no se había acostumbrado al nuevo móvil. Apareció delante de su puerta con una tarjeta que decía “ de tu amigo invisible ”, y uno no estaba para rechazar regalos. Pero el nombre que aparecía en pantalla era un imposible; el recuerdo de aquel funeral aún persistía en su memoria.

    • adellabrac

      1 febrero, 2016

      Post a Reply

      ¡Gracias a ti por seguir aceptando el reto! 😉
      Un relato genial, el tono se adecua a la perfección al contenido.
      Parece que no se decidió a coger esa llamada desde el más allá… ¿Habrá consecuencias? 😀
      Un beso.

  19. Litxu

    28 enero, 2016

    Post a Reply

    Hola Adela soy Litxu y me encantaría participar en el reto que nos propones…
    Ahí te dejo mi primer relato:

    Bajo el manto de una noche estrellada y arropado por la luz de la luna se adormiló…su madre lo observaba encandilada, acariciándole con la ternura de su mirada.´
    Poco a poco su rostro fue adquiriendo un nuevo tono a medida que el miedo se iba instalando en su interior y fué entonces cuando sintió una fuerte sacudida que al pequeño despertó.

    Es la primera vez en mi vida que escribo un relato…espero Adela que me dés tu opinión sincera.
    Gracias, un fuerte abrazo.
    Litxu.

    • adellabrac

      1 febrero, 2016

      Post a Reply

      ¡Hola Litxu! 😀 Encantada de tenerte por aquí 🙂
      Me gusta el tono lírico que le has dado al relato. Además, creo que este podría ser el arranque de una historia mayor.
      Es un honor que gracias a este reto te hayas animado a escribir por primera vez 🙂 Espero que sigas haciéndolo 🙂
      ¡Un abrazo!

  20. Este mes rozando el límite, Adela, pero no quería dejar pasar la oportunidad. ¡Un fuerte abrazo! Espero que os guste.

    Calendario lunar
    De nuevo aquel exasperante pitido en los oídos. Creí que tras su última tentativa fracasada, ya me había conseguido zafar de él pero, una vez más, acudía puntual a nuestra cita y reclamaba mi presencia. Pasé el cerrojo a la puerta y cerré los postigos de las ventanas mientras una sacudida agitaba mi cuerpo. Febril, noté que el tono de mi piel ya había empezado a mutar y me preparé para aceptar el olvido que cada luna llena regalaba a mi memoria.

    • adellabrac

      1 febrero, 2016

      Post a Reply

      Gracias por haber buscado un hueco para participar en el reto 🙂
      Me ha gustado tu relato, sobre todo esa última frase, pero me quedo con ganas de saber en qué consistió esa "tentativa fracasada" 🙂
      ¡Un abrazo!

¿Quieres comentar algo?

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: