Google PlusFacebookTwitter

Reto: 5 líneas – Febrero 2016

By on 1 Feb 2016 in reto 5 líneas | 66 comments

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter
(Este reto consiste
en escribir, cada mes, un relato de 5 líneas que incluya las tres palabras
propuestas. Pincha aquí para saber más.)
Febrero:
Ven, persona y vaporosos.
Ven, acércate más
a la pantalla. Sí, te estoy hablando a ti, persona anónima que visitas mi blog
sin comentar nunca. Sé que te gusta leer los microcuentos del reto 5 líneas.
Normal, hay mucha calidad por aquí. Tú también puedes. ¿Quieres? Coge el
teclado y empieza, es fácil. Pero no intentes atrapar esos vaporosos
pensamientos, a las musas no les gusta que las retengan. Tan solo, escribe.
Ven, estoy aquí, esperando tus palabras.
Por Adella Brac.
Los aires vaporosos de tu tutú que cada noche mis ojos ven en el teatro de la vida
son los que hacen que mi imagen
de ti sea la de una persona
volátil.
Ese comportamiento etéreo,
incorpóreo, flotante, cuasigaseoso
es demasiado para los sentidos de
alguien con los pies en la tierra.
La almohada
amarillenta a causa de la fiebre y la nicotina es testigo muda de las imágenes
que rondan en mi cabeza. Recuerdos vaporosos se suceden uno detrás de otro,
cosas de otro tiempo en el que la alegría nos desbordaba el tiempo era infinito
y los miedos no existían. Ya el rostro de esa persona se va desdibujando cada
vez más en mi imaginación tengo miedo a perderla para siempre. Me despierto de
repente y grito ven, vuelve acá, tengo miedo del futuro…
Por Walter Voboril, del blog Cortes y retazos.
No soy la misma
persona, ni tú. Desde que nos conocimos somos más, somos completos. Como el mar
y la arena, como el ave y su nido. Ven. No pronunciaré en tus oídos esos
vaporosos sonidos gastados ya por mil bocas, no diré te quiero. Tenemos
nuestro propio lenguaje, solo nuestro. Es un baile de dos movimientos. Sístole.
Diástole. Dame la mano. Sigamos bailando mientras nos queden latidos.
Por Atalanta, del blog Un libro junto al fuego.
Vaporosos los recuerdos, construidos de voluntariosa ficción
y briznas de realidad edulcorada. Fina tela que separa y difumina lo uno de lo
otro. Recuerdos inolvidables que con indiferencia queremos casar. Y el tiempo
ayuda, teje y trama, y urdiendo una nueva piel más tupida nos abriga hasta
disfrazarnos de alguien, otra persona, uno mismo irreconocible ante el espejo.
Perpleja la pupila sin velo, reconoce el brillo de su igual. Ven y saluda, que
no pasa nada, que yo también quiero olvidar.
Por El recreo, del blog Mi recreo
El fantasma de mi hija seguía
mirándome desde detrás de la ventana, una persona hecha de niebla y sombras.
Sus brazos vaporosos acariciaban el vidrio en silencio. La voz infantil
resonaba con nitidez dentro de mi cabeza, la misma pequeña palabra dicha una y
otra vez:
—Ven.
Por Dorwinrin.
Sus
recuerdos eran cada vez más efímeros y vaporosos, pero esas palabras desesperadas, que
deseaban atarla a él de por vida, quedarían grabadas para siempre en su
atormentado corazón –ven, ven,
no me dejes. – Ahora era su hijo quien suplicaba – mami no lo soporto, dile que deje de llorar.- Y
ella con calma, de nuevo respondía – Cariño esa persona es tu padre, te quiere y no puedo pedirle
nada porque él está vivo, debemos esperar.-
Por No solo leo, del blog No solo leo.
Era uno de esos días grises, fríos y vaporosos,
típicos del invierno en el Norte. Me acercaba al instituto cuando vi al chico
nuevo; después de lo sucedido el viernes se le consideraba persona non grata pero yo me resistía a ello, había
algo en él que me atraía. Yo deseaba decirle: “ven, te entiendo, comprendo por lo que estás pasando”, sin darme
cuenta mis pasos me aproximaban a él.
“Los cinco chicos que
estaban fumando a escondidas en aquel parque ven acercarse a una persona de
andares vaporosos y gestos delicados. Empuña algo, y sienten miedo. Empiezan a
retroceder, pero ella se acerca. Próximos al borde de las escaleras que dan a
la plaza, ven con claridad lo que porta en sus manos manchadas: “No
temáis”-les dice-“Soy una narradora miope y he venido a veros bien
para describiros”.
Por Cris
Mandarica, del blog Detrás de la pistola.
Se aproximaba el momento y no
estaba preparada. Ni siquiera cuando todavía era una persona humana tenía
claras mis convicciones. Ahora que esa faceta estaba perdida en el abismo, me
sentía vacía. Normal, era casi igual de transparente que estos ropajes
vaporosos que llevaba el día de mi muerte. Una voz en la lejanía me estaba
llamando y me resultaba extrañamente familiar. -Ven conmigo, cariño mío. Te
estamos esperando.
Por Lansy Hairath, del blog Más allá del arco iris gris.
Le pareció como si aquellos gases vaporosos que emanaban de
las alcantarillas dibujaran extrañas figuras en suspensión. Esas figuras poseían
caras desencajadas y monstruosas, sin duda eran lo más alejado a una persona.
Se sintió aterrorizado y en un acto impulsivo se tapó la cara con las manos,
por aquello de que ojos que no ven, corazón que no siente.
Por Lluvia Beltrán,
del blog Lluvia Beltrán
Luciendo tu elegante vestido
blanco con escote corazón, unos vaporosos rizos que caían sobre tus delicados y
firmes hombros. En la mano un bonito ramo en cascada de orquídeas y jazmines,
parecías sacada de un cuento. Esplendorosa es la palabra que cada persona allí
presente tenía en sus pensamientos. Él te miró y sólo pudo decir: ven y lléname
mis días…
Por Mer, del blog Entre libros y Amigos.  
No eres la persona que
conocí, que me enamoró, que me envolvió con sueños vaporosos, sutiles, suaves.
Los convertiste en alérgicos, deshojados, pálidos. No son tus ojos los que me
ven, es tu esencia quien te impugna e incrusta lo poco que queda de tu dolor.
Luz, esa luz que necesita tocarte, adormecerte y viajar con ella, allí donde no
puedo llegar, donde no quiero estar.
—Ven —dice
Mario mientras intento que no se me suba ese vestido creado con telas y retales
vaporosos que a él le gusta tanto, pero que yo odio. Con él me siento una princesa
de cuento, no la mala persona que realmente soy.
Me abraza y yo
me acurruco contra su pecho, oliendo su ser, para mí perfecto. El tabaco que
sale de su cigarrillo recién encendido inunda mis fosas nasales, pero no me
importa: también es parte de él.
Cualquiera
diría que estamos locos, abrazándonos como si fuese la última vez, pero en
medio del balcón de nuestra casa.
Me encanta
cuando salimos al balcón a fumar juntos; él su cigarro, y yo de su esencia.
Por Elefante en la
Red, del blog Elefante en la Red.
Se oculta entre vestidos
vaporosos. No lo ven. Es una persona invisible, un guionista nominado en los
Goya. Casi nada es para él. Bueno sí, las palabras, los guiones, los silencios
y también las bandas sonoras que le acompañan cuando escribe. Pero hoy está nominado
y eso es bueno, aunque la subcultura Gran Hermano degradó esta maravillosa
palabra. Hoy está nominado y también es ganador. Ahora es tiempo de vestidos
vaporosos y personas que le ven.
Por Voz en off, del blog Voz en off.
Su melancólica mirada junto
con sus vaporosos y frágiles ademanes llamó mi atención despertando en mi
interior una cascada de confusas emociones que ni yo mismo podía controlar. ¿Sería
ella esa clase de persona que te hipnotiza con tan sólo mirarla? Por un momento
sentí su voz que me susurraba: acércate, ven conmigo, estarás a salvo y no te
sucederá nada…
Por Litxu.
Ven, le dice el escolta con
voz de androide. ¿Será una persona? Su indiferencia le conmueve. De pronto
surge el anhelo de apresar en la retina los quebradizos tejidos vaporosos del
alba. A punto de ser alcanzado por la nada contempla en su vacío una tierna
mirada infantil y se deja abrazar por su inocencia. No muy lejos del distrito
un niño echa a volar una cometa. Y al final del corredor… la reutilizable
cámara de gas.
Por Mari Carmen Caballero Álvarez, del blog La buhardilla del encanto.
“Ven a mis brazos,
querida. Descubre que no soy la persona que tú conociste. Quita los vaporosos
velos que un día nos separaron y vuelve a mí. La cárcel me ha cambiado. No soy
el mismo que era. Ya no pienso en matarte. Tan sólo pienso en amarte. Sé que no
crees en la bondad de mis palabras. Todo el mundo te dice que no me creas. Pero
sé que en el fondo de tu corazón todavía me amas. Volverás a mí, tarde o
temprano. Ya verás como sí.”
Por Alma Rural, del
blog Alma Rural.

“¿Lo ven? ¡Está allí!
Tiene en sus manos la llave, la de la última puerta que abrió antes de… ¡Está
bien! Lo confieso, fui yo quien se la dio en persona, antes de… ¡No puedo
creer que no lo vean! Se acerca. Con esa cojera que debió dejarle la última
caída por esas escaleras en las que lo empujé. No lo soporto. Esa mirada, como
flecha, se hunde en mi espalda. ¡Señor juez, haga algo! ¡Sus brazos vaporosos,
atrapan mis hombros! ¡Llévenme lejos de aquí!”
Por Cyn, del blog El fantasma en mi tintero.
“¡Ven!” Exclamé hacia esa
fantasmagórica persona que aparece cada noche en mi habitación, de pie,
inmóvil, de espaldas, mirando siempre hacia un rincón. Cuando se giró pude ver
su sobrecogedor rostro de ojos oscuros y vaporosos. Su mandíbula, desencajada,
mostraba un terrible vacío en el interior de su boca. De haberlo sabido, jamás
la habría llamado pues desde entonces, cuando aparece, me observa durante toda
la noche.
Por M. A. Álvarez, del blog El blog de M. A. Álvarez
La temperatura era tan baja
que me divertía viendo los alientos vaporosos de cada persona que pasaba a mi
alrededor, era como si exhalaran humo de un cigarrillo, solo que no estaban
fumando. Yo seguía paseando por las calles de Nueva York cuando alguien tiró de
mi bolso. «¡Ey tú, ven aquí!» grité desesperada, pero el ladrón se perdió entre
la multitud. Afortunadamente me acababa de comprar el bolso por 2 dólares y
dentro solo había plástico y papel de periódico como relleno.
Por Edith T. Stone, del blog Lo que Tahis anda escribiendo.
—Diego, ven a jugar con
nosotras… —parecían decir las mellizas. Los oscuros cabellos flotaban en la
brisa, vaporosos, hipnóticos. Diego no resistió más; ya avanzaba hacia ellas,
cuando un pelotazo en la cabeza lo desmayó cerca del arco improvisado.
Se armó el alboroto alrededor del herido y las
mellizas se desvanecieron, frustradas. Era la tercera persona que perdían esa
semana. Y ellas tenían hambre.
Por Denise, del blog Primera naturaleza
—Ven, quiero verte en
persona, no como uno de esos sueños vaporosos en los que te imagino cuando
cierro los ojos. Necesito hablarte cara a cara, tomarme un café contigo, verte
sonreír, acariciar tus manos… Después de tanto tiempo, ya no me basta con
tenerte sólo a través de mi pantalla. ¡Atrévete, pulsa el botón verde! —Por un
instante dudó, pero venciendo sus miedos, rozó temblando el pequeño botón de su
ordenador y se teletransportó.
Por Esther Bosé, del blog Solo contenidos.
No lo ven. No lo quieren ver
y no se quieren dar cuenta. Los tienen delante y son incapaces de sentir su
sufrimiento, su dolor. Cada persona que muere intentando salvarse debería
quedárseles clavada en sus retinas para siempre. Son tantos y tantos. Es estremecedor
pensar en todas esas familias que cada día naufragan y sus cuerpos vaporosos se
hunden sin entender porqué nadie les ayuda.
Por Nacho Cuevas, del
blog Falsa moneda.  
Ven a probar los vaporosos
placeres que te ofrecemos. No tengas miedo de conocernos, la noche te
descubrirá un mundo distinto. Cualquier persona es bienvenida. Siéntete libre
para explorar tus límites; sé salvaje e irrespetuoso; todo está permitido. Sin
complejos, sin ataduras, sin restricciones. Somos la siguiente generación; los
supervivientes a la especie humana. Sé uno de los nuestros; vive eternamente.
Conviértete en vampiro.
Por Nahn Nuk.
En la última ventana del
almacén, sobre la pequeña isleta del lago surgía su figura delicada como una
sirena varada tras los cortinajes vaporosos. Y nosotros, alrededor de la lumbre
alimentábamos su leyenda cada noche de verano. «Ven, acércate», parecía decir.
Acudí solícito cuando el cuello de la botella me apuntó en persona. Y ya nada
fue igual. Todo cambió después, al descubrir que la dueña de nuestras fantasías
era una estatua de piel plastificada.
Por Izaskun Albéniz, del blog Filias’ home.
—Ven conmigo —susurró.
Y yo me dejé
llevar por aquella mirada desdibujada por los efluvios vaporosos. Fue sencillo, solo tuve que hundir la navaja
donde ella me indicaba: el abdomen de una persona dormida, un simple bulto en la oscuridad. Ella ya
no tendría que huir de mi lado. Ahora huiríamos juntos.
Por Esther Magar, del blog Relatos Magar
¡Anímate a participar! Deja
tu relato en los comentarios para que pueda añadirlo.

66 Comments

  1. E AG

    1 febrero, 2016

    Post a Reply

    Me gusta cómo has enfocado el reto este mes, es una buena manera de animar a la gente a participar.
    Enhorabuena, en breve tendrás el mío.
    Un besote.

  2. Atalanta

    1 febrero, 2016

    Post a Reply

    Pues no se me ocurre un relato mejor 🙂 Es que no puede estar mejor traído 🙂
    Volveré con el mío 🙂
    Besos!

  3. Walter Voboril

    2 febrero, 2016

    Post a Reply

    jajaja Impecable relato Adella, me encantó, desborda originalidad!!
    Trataré de estar a la altura, aunque ciertamente lo dudo mucho!!
    Besos

  4. nosolo leo

    2 febrero, 2016

    Post a Reply

    muy bueno enhorabuena, perfecto para que mas gente se anime, yo por supuesto participo como siempre. Intentaré darle un toque romántico que estamos en el mes apropiado jeje chao

  5. Mer mer

    2 febrero, 2016

    Post a Reply

    Me encanta tu relato! bonita y original manera de invitarnos a escribir. Me pongo a ello ya…
    Un abrazo.

  6. Ray

    4 febrero, 2016

    Post a Reply

    Muy acertado, esta vez te quedó que ni pintado.
    El de Atalanta lo leí hace un rato, también con muy buen gusto.

    Un beso 😉

    • adellabrac

      5 febrero, 2016

      Post a Reply

      ¡Gracias! 🙂
      A mí, que soy romanticona, el de Atalanta me ha parecido una preciosidad 😀
      Hay mucho nivel por aquí 😉
      Besos.

  7. El Recreo

    7 febrero, 2016

    Post a Reply

    Vaporosos los recuerdos, construidos de voluntariosa ficción y briznas de realidad edulcorada. Fina tela que separa y difumina lo uno de lo otro. Recuerdos inolvidables que con indiferencia queremos casar. Y el tiempo ayuda, teje y trama,
    y urdiendo una nueva piel más tupida nos abriga hasta disfrazarnos de alguien, otra persona, uno mismo irreconocible ante el espejo. Perpleja la pupila sin velo, reconoce el brillo de su igual. Ven y saluda, que no pasa nada, que yo también quiero olvidar.

    • adellabrac

      10 febrero, 2016

      Post a Reply

      ¿Como era aquello? Los recuerdos son la manera en la que nos contamos a nosotros mismos las cosas que nos pasan…
      Un relato muy hermoso. ¡Buen trabajo!
      Gracias por participar en el reto 😉
      Un beso.

  8. Dorwinrin

    7 febrero, 2016

    Post a Reply

    El fantasma de mi hija seguía mirándome desde detrás de la ventana, una persona hecha de niebla y sombras. Sus brazos vaporosos acariciaban el vidrio en silencio. La voz infantil resonaba con nitidez dentro de mi cabeza, la misma pequeña palabra dicha una y otra vez:
    —Ven.

    Con lo sugestionable que soy yo, y me pongo a escribir estas cosas a las doce de la noche. Intentaré no mirar mucho por la ventana 🙂

    • adellabrac

      10 febrero, 2016

      Post a Reply

      Bufff, es que los niños fantasma dan mucho yuyu 🙁
      Has creado una imagen muy vívida. ¡Enhorabuena! 🙂
      Gracias por participar en el reto 😉
      Un beso.

  9. Cris Mandarica

    9 febrero, 2016

    Post a Reply

    Ainsss, tanto acortar y recortar para que sean 5 líneas han hecho que te deje antes el comentario que no es. Como te decía, este mes me ha salido gracioso. El jueves lo publicaré en el blog pero ya te lo adelanto por aquí. Biquiños!

    "Los cinco chicos que estaban fumando a escondidas en aquel parque ven acercarse a una persona de andares vaporosos y gestos delicados. Empuña algo, y sienten miedo. Empiezan a retroceder, pero ella se acerca. Próximos al borde de las escaleras que dan a la plaza, ven con claridad lo que porta en sus manos manchadas: "No temáis"-les dice-"Soy una narradora miope y he venido a veros bien para describiros".

  10. Lansy Hairath

    9 febrero, 2016

    Post a Reply

    Allá va el mío 😀 Como siempre del mismo rollo jajaja

    Se aproximaba el momento y no estaba preparada. Ni siquiera cuando todavía era una persona humana tenía claras mis convicciones. Ahora que esa faceta estaba perdida en el abismo, me sentía vacía. Normal, era casi igual de transparente que estos ropajes vaporosos que llevaba el día de mi muerte. Una voz en la lejanía me estaba llamando y me resultaba extrañamente familiar. -Ven conmigo, cariño mío. Te estamos esperando.

    • adellabrac

      10 febrero, 2016

      Post a Reply

      La verdad es que vaporosos se prestaba a algo así 😀
      Me gusta mucho tu rollo, ¡que lo sepas! 😉
      Gracias por participar en el reto 🙂
      Un beso.

  11. Mer mer

    10 febrero, 2016

    Post a Reply

    Hola guapa! te dejo mi retrato para este mes. Un abrazo y espero te guste.

    Luciendo tu elegante vestido blanco con escote corazón, unos vaporosos rizos que caían sobre tus delicados y firmes hombros. En la mano un bonito ramo en cascada de orquídeas y jazmines, parecías sacada de un cuento. Esplendorosa es la palabra que cada persona allí presente tenía en sus pensamientos. Él te miró y sólo pudo decir: ven y lléname mis días…

    • adellabrac

      10 febrero, 2016

      Post a Reply

      "lléname mis días…" Precioso. Muy adecuado para el mes del amor 😀
      Me gusta el narrador que has escogido. ¡Buen trabajo!
      Y gracias por participar en el reto 🙂
      ¡Un abrazo!

  12. Lluvia Beltrán

    11 febrero, 2016

    Post a Reply

    Muy chulos los microrrelatos de este mes. Yo he de reconocer que me ha costado escribir el mío, no sé si por falta de inspiración o porque no lograba enlazar las palabras seleccionadas. Me ha encantado el tuyo, por cierto, un gran reclamo para que la gente se anime a participar 😀
    Besos

    • adellabrac

      12 febrero, 2016

      Post a Reply

      Chulos, chulos. Ya te digo que hay mucho nivel 🙂
      A mí, "vaporosos" me costó un mundo xD
      ¡Gracias por tus palabras, Lluvia! Y muchas gracias por participar 🙂
      Un beso.

  13. Txema Alvarez

    11 febrero, 2016

    Post a Reply

    No eres la persona que conocí, que me enamoró, que me envolvió con sueños vaporosos, sutiles, suaves. Los convertiste en alérgicos, deshojados, pálidos. No son tus ojos los que me ven, es tu esencia quien te impugna e incrusta lo poco que queda de tu dolor. Luz, esa luz que necesita tocarte, adormecerte y viajar con ella, allí donde no puedo llegar, donde no quiero estar.

  14. Litxu

    14 febrero, 2016

    Post a Reply

    Hola Adella qué original y directo tu relato de Febrero!!!Después de leerlo no dejas otra alternativa más que la de volver a escribir mi segundo relato el de Febrero…
    Por cierto gracias por tu comentario a mi primer relato de enero!!! Besitossss.
    Aquí te dejo el de Febrero:

    Su melancólica mirada junto con sus vaporosos y frágiles ademanes llamó mi atención despertando en mi interior una cascada de confusas emociones que ni yo mismo podía controlar.Sería ella esa clase de persona que te hipnotiza con tan sólo mirarla? Por un momento sentí su voz que me susurraba: acercate, ven conmigo, estarás a salvo y no te sucederá nada…

    • adellabrac

      16 febrero, 2016

      Post a Reply

      ¡Muchas gracias, Litxu! 🙂
      Umm… Eso de que "acércate, no te pasará nada" me parece muy sospechoso xD
      Has creado un texto que cuenta más de lo que dice, ¡buen trabajo! 😉
      Besos.

  15. ¡Hola! Leo buenos cuentos por aquí, todos de muy buena calidad. El tuyo es admirable, Adella, motiva. Un abrazo.
    Dejo el mío

    CALEIDOSCOPIO

    Ven, le dice el escolta con voz de androide. ¿Será una persona? Su indiferencia le conmueve. De pronto surge el anhelo de apresar en la retina los quebradizos tejidos vaporosos del alba. A punto de ser alcanzado por la nada contempla en su vacío una tierna mirada infantil y se deja abrazar por su inocencia. No muy lejos del distrito un niño echa a volar una cometa. Y al final del corredor… la reutilizable cámara de gas.

    Mari Carmen C.

    • adellabrac

      21 febrero, 2016

      Post a Reply

      Como siempre, gracias por tus palabras y gracias por participar 😉
      Un texto muy bello, me gusta mucho la imagen de la cometa. ¡Buen trabajo!
      Besos.

  16. Alma Rural

    18 febrero, 2016

    Post a Reply

    La verdad es que me lo han puesto muy difícil este mes nuestros compañeros de escritura. Hay textos de mucha calidad. De todos modos, lo voy a intentar.

    Es la primera vez que participo en tu reto, Adella. Aquí va mi contribución al reto de este mes, con 434 caracteres justos y las tres palabras propuestas. Confío en haber seguido bien las normas del juego. También lo he publicado en mi propio blog: http://alma-rural.blogspot.com.es/2016/02/la-bondad-de-mis-palabras.html .

    Aquí va mi texto:

    "Ven a mis brazos, querida. Descubre que no soy la persona que tú conociste. Quita los vaporosos velos que un día nos separaron y vuelve a mí. La cárcel me ha cambiado. No soy el mismo que era. Ya no pienso en matarte. Tan sólo pienso en amarte. Sé que no crees en la bondad de mis palabras. Todo el mundo te dice que no me creas. Pero sé que en el fondo de tu corazón todavía me amas. Volverás a mí, tarde o temprano. Ya verás como sí."

    Un saludo

    • adellabrac

      21 febrero, 2016

      Post a Reply

      ¡Bienvenida al reto! 😉
      Estoy totalmente de acuerdo, hay mucha calidad 🙂
      Es un lujazo contar con tanta gente entusiasta 😀
      Has seguido las normas a la perfección y has escrito un relato fantástico que deja una interesante pregunta en el aire, ¡buen trabajo!
      Un saludo.

  17. Cyn

    18 febrero, 2016

    Post a Reply

    Lo logré. Pude escribir mis cinco líneas, wiii. Acá están:

    "¿Lo ven? ¡Está allí! Tiene en sus manos la llave, la de la última puerta que abrió antes de… ¡Está bien! Lo confieso, fui yo quien se la dio en persona, antes de… ¡No puedo creer que no lo vean! Se acerca. Con esa cojera que debió dejarle la última caída por esas escaleras en las que lo empujé. No lo soporto. Esa mirada, como flecha, se hunde en mi espalda. ¡Señor juez, haga algo! ¡Sus brazos vaporosos, atrapan mis hombros! ¡Llévenme lejos de aquí!"

    No me termina de convencer el uso que le di a vaporosos, pero quería probar igual a ver qué salía.
    ¡Saludos!

    • adellabrac

      23 febrero, 2016

      Post a Reply

      ¡Está muy bien! Vaporosos también me dio mucha guerra a mí 😀
      Me gusta ese tono que le has dado, de diálogo entrecortado, refleja muy bien el estado de ánimo del protagonista 🙂
      Gracias por participar en el reto 😉
      Un beso.

  18. M.A. Álvarez

    19 febrero, 2016

    Post a Reply

    ¡Hola! Muy original tu texto de cinco líneas refiriéndose al propio reto. Dejo por aquí el mío:

    “¡Ven!” Exclamé hacia esa fantasmagórica persona que aparece cada noche en mi habitación, de pie, inmóvil, de espaldas, mirando siempre hacia un rincón. Cuando se giró pude ver su sobrecogedor rostro de ojos oscuros y vaporosos. Su mandíbula, desencajada, mostraba un terrible vacío en el interior de su boca. De haberlo sabido, jamás la habría llamado pues desde entonces, cuando aparece, me observa durante toda la noche.

    Un saludo 🙂

    • adellabrac

      23 febrero, 2016

      Post a Reply

      ¡Qué miedito!
      Me gusta mucho la idea, aunque se me hace un poco extraño el uso de los tiempos verbales, no sabría decirte exactamente por qué… Creo que son esos "aparece".
      De todas formas, ya te digo que me gusta mucho la historia. ¡Buen trabajo! 🙂
      Gracias por participar en el reto 😉
      Un beso.

  19. Edith T. Stone

    20 febrero, 2016

    Post a Reply

    ¡Hola! Pues ya está aquí mi microrrelato 😀

    La temperatura era tan baja que me divertía viendo los alientos vaporosos de cada persona que pasaba a mi alrededor, era como si exhalaran humo de un cigarrillo, solo que no estaban fumando. Yo seguía paseando por las calles de Nueva York cuando alguien tiró de mi bolso. «¡Ey tú, ven aquí!» grité desesperada, pero el ladrón se perdió entre la multitud. Afortunadamente me acababa de comprar el bolso por 2 dólares y dentro solo había plástico y papel de periódico como relleno.

    • adellabrac

      23 febrero, 2016

      Post a Reply

      Muy bueno ese giro final. Me encanta la imagen que has creado con los alientos vaporosos y esa frase tan desenfadada "solo que no estaban fumando". ¡Buen trabajo!
      Y gracias por participar en el reto 🙂
      Un beso.

  20. Denise

    21 febrero, 2016

    Post a Reply

    Lo publiqué ayer, pero me olvidé de compartirlo acá. Qué cabeza la mía.

    Sirenas
    —Diego, ven a jugar con nosotras… −parecían decir las mellizas. Los oscuros cabellos flotaban en la brisa, vaporosos, hipnóticos. Diego no resistió más; ya avanzaba hacia ellas, cuando un pelotazo en la cabeza lo desmayó cerca del arco improvisado.
    Se armó el alboroto alrededor del herido y las mellizas se desvanecieron, frustradas. Era la tercera persona que perdían esa semana. Y ellas tenían hambre.

    http://primeranaturaleza.blogspot.com.ar/2016/02/sirenas.html

    • adellabrac

      23 febrero, 2016

      Post a Reply

      Te agradezco que me avises aquí, nunca tengo tiempo de pasarme por todos los blogs que me gustaría y si no me lo decís, se me puede despistar 🙂
      Como siempre, muy bueno tu relato. Me han gustado tus sirenas de secano 😀
      ¡Gracias por participar en el reto! 😉
      Besos.

    • adellabrac

      26 febrero, 2016

      Post a Reply

      Hay mucho nivel, sí 🙂 Está claro que la práctica lleva a la excelencia 😀
      Ahora mismo me voy a tu blog a comentarlo 😉
      ¡Gracias por participar en el reto!
      Un beso.

  21. Nacho Cuevas

    24 febrero, 2016

    Post a Reply

    Hola, aquí mi aportación al reto:

    No lo ven. No lo quieren ver y no se quieren dar cuenta. Los tienen delante y son incapaces de sentir su sufrimiento, su dolor. Cada persona que muere intentando salvarse debería quedárseles clavada en sus retinas para siempre. Son tantos y tantos. Es estremecedor pensar en todas esas familias que cada día naufragan y sus cuerpos vaporosos se hunden sin entender porqué nadie les ayuda.

    Un saludo!.

    • adellabrac

      26 febrero, 2016

      Post a Reply

      La ceguera de los que lo tienen todo… ¡Buen trabajo, Nacho! 😉
      ¡Y gracias por participar en el reto!
      Un beso.

  22. Nahn Nuk

    25 febrero, 2016

    Post a Reply

    Hola a tod@s, muy buenos relatos ( siempre consigues superarte, Adella, ¿ cómo lo haces ? ). Aquí os dejo el mío, hacia finales de mes, como es costumbre. Reconozco que he usado un significado poco ortodoxo para vaporosos ( como sinónimo de sutil o ligero ) pero cuando una frase se te mete en la cabeza, es difícil no hacerle caso.

    Ven a probar los vaporosos placeres que te ofrecemos. No tengas miedo de conocernos, la noche te descubrirá un mundo distinto. Cualquier persona es bienvenida. Siéntete libre para explorar tus límites; sé salvaje e irrespetuoso; todo está permitido. Sin complejos, sin ataduras, sin restricciones. Somos la siguiente generación; los supervivientes a la especie humana. Sé uno de los nuestros; vive eternamente. Conviértete en vampiro.

    • adellabrac

      26 febrero, 2016

      Post a Reply

      xD ¡No te creas! Esta vez, "vaporosos" me hizo sudar 😀
      Hablando de tu relato, se admite el uso de vaporosos en ese contexto, es más, "vaporosos placeres" tiene una connotación sensual que me gusta mucho 🙂
      Me hace gracia que los vampiros tengan que recurrir a la publicidad para captar nuevos miembros, ¿hay mucha competencia en ese escenario de posthumanidad? ¿En qué otra cosa me podría convertir? 😀
      ¡Buen trabajo! Y, una vez más, gracias por participar en el reto 🙂
      Beso grande.

  23. Izaskun Albéniz

    29 febrero, 2016

    Post a Reply

    Ya llego, ya…Un besote Adella.

    Campamento de Leyendas.

    En la última ventana del almacén, sobre la pequeña isleta del lago surgía su figura delicada como una sirena varada tras los cortinajes vaporosos. Y nosotros, alrededor de la lumbre alimentábamos su leyenda cada noche de verano. «Ven, acércate», parecía decir. Acudí solícito cuando el cuello de la botella me apuntó en persona. Y ya nada fue igual. Todo cambió después, al descubrir que la dueña de nuestras fantasías era una estatua de piel plastificada.

    • adellabrac

      1 marzo, 2016

      Post a Reply

      ¡Ha entrado! 😀
      Evocadora imagen la de la sirena varada en un almacén, ¡qué pena que fuese de plástico! 🙂
      Gracias por participar en el reto 😉
      Un beso.

¿Quieres comentar algo?

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: