Google PlusFacebookTwitter

Reto: 5 líneas – Junio 2017

By on 1 Jun 2017 in reto 5 líneas | 50 comments

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

logo-reto-5-líneas#reto5líneas

(Este reto consiste en escribir, cada mes, un relato de 5 líneas que incluya las tres palabras propuestas. Pincha aquí para saber más.)

 

¡Atención, cincolinieros!

El reto se renueva. A partir de este año tenemos medallas para los más constantes. Entérate de qué va esto aquí.

 

Medallero

MEDALLA DE BRONCE; Atalanta, Carmen Cano, Claudia, Cris Mandarica, Cyn, David Orell, Elvis, Estefanía, Izaskun, Javier Puchades, José Torma, Lídia Castro, Litxu, Lluvia Beltrán, M. Guerrero, Mari Carmen Caballero, María O. D., María José Viz, Mer, Misthy, Nahnnuk, Nysna, Pilar Alejos, Rafael y Txema Álvarez.

¡Enhorabuena a todos!

 

Junio:
Tumbó, malestar y señaló.

 

Su hermana señaló hacia el fondo de la cueva y se agazapó en las sombras. No había vuelto a hablar desde que el virus se llevara la vida de sus padres. Ella se tumbó a su lado sintiendo el constante malestar del hambre royendo sus entrañas. Escuchó a los depredadores merodear afuera. Sabía que la supervivencia dependía de que encontrasen su lugar en el nuevo mundo. Los humanos ya no volverían a ser la raza predominante.
Por Adella Brac.

 

Oto ya ha dejado de causarnos malestar. Durante horas correteó por el salón, señaló con sus huellas características el sofá, rasgó las pocas cortinas que quedaban enteras y, finalmente, agotado, se tumbó a descansar. Su madre, resignada, recoge ahora todo lo que ha tirado a su paso y se pregunta: ¿por qué no habré hecho caso a Mario con su propuesta de comprar un perro?
Por María José Viz.

 

Jan tumbó el costal. Con malestar, señaló el letrero a Juu. “Prohibido el paso”. De seguir así, pronto les sería imposible entregar la leña. Pasó el saco por la cerca, luego se deslizó por debajo del alambre de púas. Su camisa se rasgó y el metal cortó su piel. La sangre le resbalaba por la espalda. Recogieron su carga y reanudaron el paso, sin darse cuenta que Vlad, el vampiro, ya había percibido su aroma. Caro pagarían el error de haber ignorado el letrero.
Por José Torma, del blog Cuentos, historias y otras locuras.

 

Anoche se tumbó en la cama, de espaldas al armario, con el libro en las manos. Sentía cierto malestar cuando en él, por descuido, se quedaba mal cerrada alguna puerta. No sabía por qué, pero se ponía muy nerviosa. Debido al cansancio, poco a poco, cerró sus ojos. Algo la despertó. Sobresaltada señaló con el marcapáginas dónde se había quedado. Se estremeció al descubrir unas letras escritas en rojo y que lo sostenía cabeza abajo…
Por Pilar Alejos, del blog Versos a flor de piel.

 

Se tumbó en el sofá con un malestar que comenzaba a hacerse visible. Todos querían ayudarla. Recordó los años junto a él. Era bueno, pero un cargante, chica y qué demonios, ella lo había tratado bien hasta el final. Así que resumió en un solo gesto eso que su abuela repetía, que el infierno estaba alicatado hasta el techo de buenas intenciones y señaló la puerta trasera saliendo redimida en dirección contraria al cortejo.
Por Patricia Babío.

 

Yo estaba segura de que en la casa pasaban cosas extrañas, primero un gato apareció en la biblioteca y con él, mi malestar por la alergia, intenté ahuyentarlo, pero el muy perezoso se tumbó sobre el escritorio bostezando, intenté ahuyentarlo con la escoba, pero nada, no se movía, de pronto, levantó una patita y señaló una llave que estaba sobre el escritorio.
—¡Un momento! ¿El gato me señalaba la llave? ¿De dónde había salido esa llave?
Por M. Guerrero, del blog Hadas descalzas.

 

Volvía a casa cuando vio aquel cartel amenazador. El Tío Sam le señaló con el dedo, le necesitaba. ¿Qué debía hacer?, ¿defender a su país o huir con su familia a Canadá? Esta duda le hacía sentir un gran malestar. Se tumbó en su vieja cama y pensó. Su país lo quería para luchar y quizás morir, y su familia lo necesitaba para luchar y quizás vivir. Cuando su hijito le dio un beso en la mejilla, no dudó. Canadá no estaba tan lejos.
Por Lorenzo.

 

Se tumbó en el suelo para despedirse de la tierra que le dio la vida. No había malestar en sus pensamientos, se había purificado y solo pensaba en el Oibara. Escribió lentamente su poema de despedida y lo leyó dos veces a modo de rezo. Señaló a su amo con un suave gesto esperando que asintiera y cerró los ojos. Con un corte limpio sesgó su abdomen a la vez que su vida comenzaba a consumirse. Así terminó su haraquiri, en paz.
Por Txema Alvarez.

 

La humedad de la noche había cubierto todas las superficies: hierba, flores, mármol, piedra… Se tumbó a contemplar las estrellas desde lo alto de su morada. Un profundo vacío llenaba su pecho exánime; no conseguía abandonar esa sensación de perpetuo malestar que se había instalado en su ser. Una tenue línea de luz iluminó el horizonte anunciando un nuevo día y le señaló que era hora de volver a su sarcófago.
Por Lídia Castro, del blog Mis historias y otros devaneos.

 

De estos tres emoticonos, ¿quién soy yo? Parecen iguales pero no lo son. Uno de los tres al resto tumbó y con ausencia de vergüenza entre risas señaló. Si a la primera no lo veis, no sintáis malestar pues somos tres gotas de agua y no es fácil acertar… *pincha para ver la foto
Por Sergio Llanes.

 

Cuando la mañana despuntaba entre los árboles, los ojos brillantes del león miraron con indolencia a su familia que aún dormitaba. El gran macho, de enorme melena roja como el fuego, se tumbó de nuevo, sin despertar al resto de la manada. Un rugido lejano, cortando la suave brisa de la llanura, le señaló un posible competidor, un peligro, y levantó la cabeza con cierto malestar. Presintió la lucha a muerte. Ese era su destino.
Por Jesús Salas, del blog Mis novelas y relatos.

 

Entró a la habitación silenciosamente, tanto que no lo sentí hasta que se tumbó a mi lado. Percibí el calor de su cuerpo detrás del mío. Y pese a todo mi malestar, pegué mi culo a su sexo. Lo deseaba, aún en esa situación. ¿No deberías hacer reposo tú? –dijo y señaló mis vendajes, mientras yo mostraba mi expresión más inocente, que no escondía la picardía de mis ojos. Descansa, haz la nena obediente; yo estoy aquí.
Por Misthy, del blog Místicos deseos. Elementales tentaciones.

 

Se tumbó sobre la yerba, azulada a la luz trémula de la noche. El frescor de las perlas de agua se filtró por las prendas hasta besar su piel. La luna, que colgaba preñada y amarilla en el cielo, señaló el momento. El malestar fue efímero. Tras él, la libertad inundó su sangre y su mente. Un vivaz aullido brotó de su garganta rasgando el gélido aire nocturno. Se adentró en el anciano bosque donde esperaban vibrantes promesas.
Por Atalanta, del blog Un libro junto al fuego.

 

La noche fue larga y tediosa. Las calles estaban desiertas, el camión de la basura señaló el inicio de su jornada rompiendo el silencio. Cuando se hizo policía pensaba que habría más acción que sacar a un borracho de un cajero automático o esposar a un yonqui que apenas se tenía en pie. Al menos los fines de semana se animaban. Llegó a casa con su malestar y se tumbó en la cama para descansar, mañana le esperaba otro día aburrido.
Por Eva Gil Soriano, del blog Sueña, vive y ama.

 

Desde que visitó por última vez el ambulatorio aquel malestar iba en aumento. Decidió que sería mejor volver. Al entrar en la consulta y, tras explicarle a la doctora lo que le sucedía, se tumbó en la camilla y le señaló donde le dolía. Ella procedió a auscultarle.
—Sí, sí, ahí en el lado izquierdo.
—Pues todas las pruebas indican que a su corazón no le pasa nada. ¿Cuándo comenzaron los dolores?
—Cuando la conocí a usted.
Por Javier Puchades, del blog El decantador de letras.

 

Se tumbó en el sofá, como cada mediodía, dispuesta a combatir ese malestar que, más que físico, era mental. Puro agotamiento. Cerró los ojos. Aquella tarde también soñó: una mano le acarició la barbilla hasta que consiguió llamar su atención. El dedo señaló el portátil y una boca le susurró: cinco líneas. Despertó de repente, con urgencia: aunque estuviese de descanso no abandonaría el reto.
Por Cris Mandarica, del blog Detrás de la pistola.

 

Fran se miró en el reflejo de la ventana. Era de noche y podía verse claramente en el cristal como había estado llorando todo el día. La echaba tanto de menos… Se tumbó en el sofá de donde se había levantado hacía unos segundos. El malestar en su corazón seguía encogiéndolo. Cogió un retrato de ella y señaló con un dedo los labios de ella… Ya no volvería a besarla. Un segundo le bastó a la vida para arrebatársela
Por Fran Robles.

 

Desde hacía días, un profundo malestar se había apoderado de su cuerpo, apenas comía y difícilmente se mantenía en pie, su instinto le señaló el camino, puesto que sus viejos ojos hacía tiempo que habían perdido la alegría de antaño. Tumbó su cuerpo en piedra, aunque ahora fría, le retornaba a cálidos recuerdos de un tiempo feliz y lejano. Cerró por última vez sus ojos sabiéndose junto a su mejor amigo «Diego 1999- 2010…RIP».
Por Arekkusu.

 

Un ruido en la planta baja tumbó su descanso a los pocos minutos de dormirse. De pronto la enorme casa no se sentía tan vacía. Con creciente malestar, bajó las escaleras buscando el origen. Quedó horrorizado cuando vio aquella cosa monstruosa y diminuta correteando por la cocina. La criatura alzó un dedo largo y señaló a la ventana. Después, abrió la boca y repitió sin cesar:
—Mi casaaaa.
Por Enrique.

 

Le tumbó sobre la hierba aún fresca con el rocío de la mañana y comenzó a besarle. Ni el malestar de la resaca podía parar su desenfrenado deseo de estar con él. Sus labios mantenían todavía el sabor dulzón del licor de caramelo de la noche anterior. Cuando estaban juntos se sentían inmortales, parte del cosmos, y no sólo unas cuantas moléculas. Señaló hacia el cielo y ambos supieron que su amor sería eterno algún día.
Por J. D. González, del blog Relatos LGTBI.

 

Señaló que ese día había acudido a la colina para pintar el atardecer, como cada viernes al salir del trabajo. Pero no tardó en sentir un terrible malestar, como si fueran unas manos oscuras recorriendo su cuerpo. Dice que se tumbó y acarició la hierba con los dedos porque eso le ayudaba a tranquilizarse. Después nos habló de cosas muy extrañas y de una nave que se situó sobre ella y que la absorbió hacia el interior. Yo no me la creí, porque normalmente dicen que les hacen de todo, pero Verónica afirma que los marcianos le rogaron que les enseñara a pintar como ella.
Por David, del blog David Orell.

 

Indiferente a su malestar, el paciente se tumbó y parloteó sin descanso acerca de su última obsesión: los puzles. Él le señaló con educación las manecillas del reloj, peo la voz continuó punzando su cerebro, aumentando en volumen y velocidad. Cerró los ojos. Cuando los abrió de nuevo, el paciente permanecía mudo junto a él. Pieza a pieza.
Por Izaskun Albéniz, del blog Filias’ home.

 

La criatura entró en mi consulta, se tumbó en la camilla y me señaló la pierna derecha.
—Siento un malestar aquí —me dijo.
Después de asegurarme de que mi ayudante lo tuviera bien agarrado, se la corté. Gritó como una niña.
—¡Cállate! —le grité—. Ya casi he acabado. Ahora te pondré otra pierna.
Mis palabras consiguieron calmarle.
—Espero que esta vez, doctor Frankestein, pertenezca a alguien de mi tamaño.
Por Plácido Romero, del blog Placidario.

 

Se alimentaba de sangre humana y vestía de negro azabache. Succionándoles las venas señaló a los incautos que pasaban a su lado: cazadores, agropecuarios… los tumbó. Pero se corrió la voz y con gran malestar transitaban de lejos. Y ahí, aun limitadas desarrolló tácticas evolutivas de desplazamiento, mutó rosácea, bebiendo de quienes incrédulos cruzaban a pocos metros de ella. Desde el fallido experimento transgénico entre carnívoras aquella colosal planta demandaba un surtidor de plasma.
Por Mari Carmen Caballero Álvarez, del blog La buhardilla del encanto.

 

Ya le advirtieron sobre la terrible maldición que era capaz de imponer aquella criatura, pero le venció su incredulidad. Cuando se topó con ese ser, una cálida noche, sus inquietantes ojos saltones y amarillentos, insertados en una espeluznante y oscura faz, se fijaron en los suyos. Entonces, le señaló con una de sus largas garras y súbitamente sintió un profundo malestar. Se tumbó en el suelo… y jamás volvió a levantarse.
Por M. A. Álvarez, del blog El blog de M. A. Álvarez.

 

—Aquí está —dijo la anciana, y señaló la araña que colgaba sobre el salón de la casona. El policía no pudo ocultar el malestar y se limitó a explicar de nuevo lo que estaba buscando. —¡Pero si está ahí! —insistió la mujer— ¿No lo ve? ¡Va camino al techo! Cuando la cadena de la lámpara se cortó y los tumbó sobre el mármol, no quedó nadie que supiera sobre él. Así que el fugitivo volvió a hacerse visible y se marchó, silbando bajito.
Por Cyn, del blog El fantasma en mi tintero.

 

Aquellas palabras le hicieron sentir un leve malestar que iba en aumento a medida que transcurrían los segundos, sin poder mediar palabra, se tumbó sobre el sofá y señaló directamente a su corazón. Su silencio obligado no evitaba sin embargo que sufriera como cualquier otro ser humano enamorado.
Por Seren, del blog Sin título de momento.

 

«Tengo algo que decir al respecto», señaló mientras se levantaba y miraba fijamente a su familia. Hizo después una mueca que reflejó el malestar que le provocaba toda aquella discusión. «No pienso moverme de aquí —afirmó a continuación—, os pongáis como os pongáis». Y ante la estupefacción de los demás, se tumbó en el suelo para avalar su amenaza.
Por Lluvia, del blog Lluvia Beltrán.

 

Él les habló de su malestar y subió a su cuarto. Pero en realidad no existía dicho malestar, simplemente necesitaba una excusa para escabullirse por la ventana e ir a donde habían quedado. Le esperaba tirada en el césped, así que se tumbó tras ella, sigiloso, señaló la Luna y le susurró al oído: “Te bajaría la Luna si fuera necesario, de hecho, lo haría aunque no lo fuera, sólo si tuvieras el capricho. Por ti lo haría todo”.
Por Nysna, del blog La luna en vela.

 

Se tumbó en la camilla mientras el sudor bañaba sus sienes. Quitó los guantes de a uno, luego la bata y finalmente la cofia. Miró a su compañero y le señaló el órgano perforado: esta vez el malestar no sería efímero. Su sangre no era tan fría como antaño. Le esperaban la difamación y el juicio, a solo tres meses de poder jubilarse.
Por Luis, del blog El relojero de Samarcanda.

 

Deslizó su dedo y las páginas resurgieron como el fénix. Se tumbó en la cama, tapo su cuerpo con las sábanas y exploró las peripecias del corso. Cierto malestar lo invadió: Napoleón y Tolstói ya no eran divertidos. Se señaló como uno de los culpables, pues no era ajeno a tan mundanos vicios. Hollywood y las redes lo habían estropeado todo.
Por Virginia.

 

La pequeña Luna parecía no tener muy buena noche. Pues desde la habitación de al lado se oían sus sollozos. Su mamá se acercó sigilosamente y se tumbó a su lado, viendo como su malestar iba poco a poco desapareciendo. ¿Lo echas mucho de menos? —le pregunto su mamá—, a lo que Luna no fue capaz de contestar. La cogió y la acercó a la ventana, señaló la estrella más brillante del firmamento y le dijo: Tú eres Luna y él la estrella que cada noche te ilumina. Y si le haces un guiño ya verás lo cerca que está, que con tu dedito la vas a poder tocar.
Por Lulapatula, del blog Chispiletras.

 

Se tumbó sobre el costado izquierdo, como le había enseñado su madre, para mitigar el malestar que sentía. Alfredo le señaló un sitio a su lado, pero él sólo pudo soltar un gemido lastimero mientras le miraba con sus ojillos vivaces. Había resultado ser una pésima idea. De todas las travesuras de juventud ésta, sin duda, era de las épicas. La última vez que me como esas hierbas, se dijo Oscar moviendo su cola de perro.
Por Nahnnuk.

 

—No quiero jugar ahora −dijo−. Tengo algo en el estómago, un malestar; no sé…
Avanzó pesadamente unos pasos y se tumbó en su almohadón favorito. Luego, lamiéndose una pata para atusarse los bigotes, señaló la cocina y maulló:
—¡Ve allá y tráeme comida, humano!
Por Denise, del blog Primera naturaleza.

 

El miedo y el malestar que invadían el gran salón desaparecería si él renunciaba, pero no estaba dispuesto a hacerlo. Señaló con su cetro dorado a una bella joven que estaba entre el gentío. La muchacha se aproximó en silencio y se tumbó a sus pies en señal de veneración. En aquel preciso instante decidió que la haría su reina. «Todo rey necesita una reina, sobre todo después de eliminar a la anterior familia real», proclamó feliz.
Por Alma Rural, del blog Alma Rural.

 

Eva se tumbó sobre su lecho, aquel malestar no pasaba, a pesar de los cuidados y medicinas de Juan. Qué constante, cada cuatro horas le llevaba una taza de infusión con las gotas disueltas y cariñosamente le aguantaba la cabeza hasta el último trago. Qué bueno era, miró desde la cama su fotografía en el estante, sonriente. Al lado, un frasco extraño. Con su último aliento lo señaló. Juan tragó saliva, casi lo pillan.
Por Nuria, del blog La tacita de café.

 

Adella me tumbó cuando me señaló que su reto había dado un giro, que se renovaba y que yo era ganadora de una medalla de bronce por mis aportaciones al mismo.
El malestar que sentía en mi cabeza por el duro día de calor se me fue de un plumazo provocando una sonrisa de satisfacción por el trabajo realizado desde octubre de 2014.
Por Estefanía, del blog El rincón literario de Thor y Kira.

 

No acababa de acostumbrarse, antes de la cita un ligero malestar hacía acto de presencia, cierta incomodidad. Deseando que acabara, entró, se desnudó y se tumbó. Comenzó por los pechos, más que tocarlos pareciera que estaba tecleando, luego sus dedos inmiscuyéndose dentro, hurgando en su interior. Supo que había acabado cuando él señaló que todo estaba bien. Con un poco de suerte, pensó, no volvería hasta la revisión del año siguiente.
Por Mer, del blog Entre libros y Amigos.

 

Y fue entonces, cuando presa de un profundo malestar, se tumbó. Una extraña sensación invadió su cuerpo y supo con certeza que le había llegado el final. Con gran esfuerzo de su alma señaló el antiguo tocadiscos. Mientras escuchaba el aria de su ópera favorita… sucedió lo que tenía que suceder…
Por Litxu.

 

¡Cerrado!
Consulta aquí las palabras del mes en curso.

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

50 Comments

  1. María José Viz Blanco

    1 junio, 2017

    Post a Reply

    Con mucho orgullo luciré mi medalla de bronce, Adella. Muchas gracias. Ya te he enviado mi propuesta para este mes. Espero que te guste.
    Un fuerte abrazo.

    • Adella Brac

      2 junio, 2017

      Post a Reply

      Me alegra mucho que te haya gustado la medalla 🙂
      A mí me ha gustado mucho tu micro, le has imprimido un poco de la energía de Oto, ¡buen trabajo!
      Por cierto, yo hubiese hecho caso a Mario 😀
      Gracias por participar en el reto! 😉
      Un abrazo.

  2. Adella, muchas gracias por la medalla, ya la he colgado en mi blog. Quien la vea y pase sobre le le trae aquí. Te dejo el enlace para que veas lo bien que ha quedado. http://eldecantadordeletras.blogspot.com.es/
    Siento no haber participado en mayo.
    En cuanto a tu relato de este mes, muy inquietante, esta raza humana que debe buscar su posición en el nuevo mundo.
    Un saludo, y de nuevo muchas gracias.

    • Adella Brac

      2 junio, 2017

      Post a Reply

      ¡Ya la he visto! Queda muy bien, gracias por ponerla 🙂
      Y gracias por tus palabras sobre mi micro 😉
      No te preocupes por no haber participado en mayo, el reto seguirá aquí para cuando puedas/quieras volver. Sin obligaciones 😉
      ¡Un afectuoso saludo!

  3. Mari Carmen Caballero Álvarez

    1 junio, 2017

    Post a Reply

    ¡Hoooolaa! Además de hacerlo posible concedes medallas. El premio eres tú, Adella Brac, qué grande fue encontrarte. Consultando tu blog, nuestra casa, y cómo no, siguiendo el Reto 5 líneas, nuestro querido Reto, estoy tranquila porque sé que estoy entre los míos.
    Gracias mayúsculas, amiga mía, amigos todos.

    Ya ocupa lugar de honor el trofeo en mi vitrina.

    Me gusta que hayas jugado con el factor sorpresa, que no filtraras ni un solo indicio o una mínima alusión, me parece muy efectivo; un valor añadido. Al menos yo le concedo su importancia. Se cuentan por miles las gracias que te doy otra vez. Besos.

    Mari Carmen Caballero Álvarez

    • Adella Brac

      2 junio, 2017

      Post a Reply

      ¡Qué palabras tan bonitas me dedicas siempre, Mari Carmen! Me sacas los colores 😀
      Me hace muy feliz que sientas este pequeño rinconcito en la red como tu casa, ese objetivo es el que me impulsa a hechar horas en este blog 🙂
      Lo de que haya sido sorpresa ha costado, no te creas xD Pero lo conseguí 😉
      Miles de gracias a ti, ya sabes que sin vosotros, el reto no sería nada 🙂
      ¡Un gran abrazo!

  4. Adella, buenas noches. Menuda sorpresa me he llevado al recibir la medalla. Ya figura en un lugar destacado de mi blog. Desde ella se accede a tu página. Pasa y verás lo bien que luce. Mil gracias.
    He leído tu relato y veo que este mes apuestas fuerte. Muy bueno.
    Acabo de mandarte el mío a través del formulario. Espero que todo esté correcto y que te guste.
    Besos apretados.

    • Adella Brac

      2 junio, 2017

      Post a Reply

      ¡Recibido y subido! Ahora mismo me paso por tu blog 😉
      Me alegra que te haya gustado la medalla 😉
      Y muchas gracias por tus palabras sobre mi relato, “tumbó” y “malestar” me llevaron en seguida a un mundo apocalíptico, ¡cosas de las musas! 😀
      ¡Besazos!

    • Adella Brac

      2 junio, 2017

      Post a Reply

      Si participas este mes, es tuya 🙂
      A la de oro ya no podrías optar este año, pero la de plata todavía sería posible.
      ¿Cuento contigo? 😀
      ¡Un abrazo!

  5. Mari Carmen Caballero Álvarez

    2 junio, 2017

    Post a Reply

    ¡Hola, Adella! Ya he corregido en mi blog la secuencia trimestre-semestre-anual.
    Y, por supuesto, he leído al completo la entrada en tu portal. Procuro ser rigurosa con la inserción de datos en mis escritos, había leído en varias ocasiones la página del Reto y no accedí ya que limité la información medallera al párrafo expuesto anterior al enlace, dando por hecho —ahí está el error— ese carácter anual que apunto. Disculpa que haya sucedido así esta vez. Lo lamento de veras. Un abrazo.

  6. ckuqi

    2 junio, 2017

    Post a Reply

    Muchas gracias por la medallita Adela!! este reto me encanta y me pone contenta recibir un premio por ello, estaba impaciente por participar en junio y ya te he mandado mi participacion por el formulario y hace unos instantes la he publicado en mi blog, espero que guste, un beso enorme!

    • Adella Brac

      2 junio, 2017

      Post a Reply

      Me alegra que te haya gustado la medalla, y de que disfrutes con el reto 🙂
      Recibido tu relato y subido, voy a comentarlo a tu blog 😉
      ¡Gracias!
      Beso grande.

  7. davidrubios

    3 junio, 2017

    Post a Reply

    Estupenda ronda de micros, Adella.
    1. Adella. Creo que es un claro homenaje al dinosaurio de Monterroso, la amenaza exterior en este caso es esa humanidad deshumanizada. Con ese final absolutamente sobrecogedor por cuanto elimina cualquier tipo de esperanza. Me encantó.
    2. María José Viz. Un tierno micro de perros y, creo que gatos, aunque algunos niños también producen esos destrozos, je,je,je… Divertido!
    3. José Torma. Un clásico micro que muestra las consecuencias de infringir las normas y más por querer ir más rápido de lo que se debe. Una historia con un aroma a cuento clásico con ese punto vampírico que aumenta su atractivo.
    4.Pilar Alejos. ¡Madre mía! Micro terrorífico, esas puertas entreabiertas de los armarios siempre han sido el terror de los niños, pero ese final impactante te corta el aliento. Muy bueno.
    5.Patricia Babío. Buen micro que parte de un dicho tradicional como punto de partida para elaborar una trama apenas esbozada pero que sugiere varias interpretaciones al lector.
    6.M. Guerrero. Un micro fantástico. Comienza muy definido, con ese tono de te voy a contar una historia pero que al final, con ese toque de humor surrealista, deja una enorme interrogante… y una sonrisa.
    7. Lorenzo. Un micro muy redondo. Dos opciones muy claras. Creo que el protagonista se decidió por la correcta. Ningún ideal merece una guerra, y menos la propia vida. Fantástico mensaje.
    8. Txema Alvarez. Buen micro que recoge las emociones de ese instante tan alejado a nuestra cultura como es hacerse el Haraquiri. El autor demuestra que conoce ese sacrificio y el contenido filosófico del acto.

    Bueno, palabra que este mes me pongo en serio con el reto. Pero mis musas son muy caprichosas, basta que les imponga unas reglas para que se me vayan de viaje o me lleven a otra historia.
    Un abrazo!

    • María José Viz Blanco

      5 junio, 2017

      Post a Reply

      Davidrubios, me encanta tu análisis de nuestros microrrelatos. ¡Gracias por tu dedicación! Un abrazo.

      • María José Viz Blanco

        5 junio, 2017

        Post a Reply

        En mi micro he tratado de jugar con la interpretación literal de que se tratase de un perro y, al final, he pretendido que se entienda que es un niño… Quizás no haya quedado muy claro. Gracias.

    • Adella Brac

      16 junio, 2017

      Post a Reply

      ¡Guau! Pedazo de análisis que te has currado 😀
      Muchas gracias por tus palabras, David, sabes que las aprecio mucho 🙂
      Sería un honor que participases en el reto, pero si tus musas te llevan por otros caminos, ¡bienvenidas sean! Lo importante es no dejar de escribir 🙂
      Un abrazo.

  8. María José Viz Blanco

    5 junio, 2017

    Post a Reply

    Querida Adella, me has advertido de que usaba la palabra “molestar”, en lugar de “malestar”. Ya lo he corregido y pido disculpas por no haberme fijado bien.
    Gracias. Un beso.

  9. Atalanta

    5 junio, 2017

    Post a Reply

    Relato de Junio subido 🙂
    Gracias por las medallas y tu trabajo 🙂
    Me ha gustado muchoísimo tu relato, ya sabes que me encanta cuando la especie humana tiene qué pensárselo dos veces XD
    Besos.

    • Adella Brac

      16 junio, 2017

      Post a Reply

      Gracias a ti por tu compromiso con el reto 😉
      Me alegra que te haya gustado mi relato 🙂
      Y lo sé, a mí también me encanta. ¿Somos malvadas? xD
      Beso grande.

  10. Hoy es uno de esos días en que si te pasas por mi blog entenderás este texto a la perfección:

    “Se tumbó en el sofá, como cada mediodía, dispuesta a combatir ese malestar que, más que físico, era mental. Puro agotamiento. Cerró los ojos. Aquella tarde también soñó: una mano le acarició la barbilla hasta que consiguió llamar su atención. El dedo señaló el portátil y una boca le susurró: cinco líneas. Despertó de repente, con urgencia: aunque estuviese de descanso no abandonaría el reto.”

    Por cierto, gracias por la medalla 🙂 Biquiños!

    • Adella Brac

      16 junio, 2017

      Post a Reply

      Entiendo perfectamente el relato y te doy gracias mil y una veces por seguir sacando tiempo para el reto 🙂
      Beso grande.

      • Adella Brac

        16 junio, 2017

        Post a Reply

        Acabo de caer en la cuenta de que el micro no está publicado en tu blog, ¡qué tonta soy! xD
        Te dejo comentario aquí; me parece muy ingenioso cómo lo has resuelto, pero, ¿pero esa mano y ese susurro soy yo? Perturbador… xD
        ¡Besazo!

  11. Enrique

    7 junio, 2017

    Post a Reply

    Hola Adella. Como el mes anterior, buenísimas microhistorias las que pueblan este reto. Te dejo a través del formulario la mía. Por cierto, aunque de momento no tengo ni blog ni medalla, en cuanto tenga ambas cosas (si no fallo con el reto), expondré con muchas ganas la insignia en mi espacio.

    Saludos.

    • Adella Brac

      16 junio, 2017

      Post a Reply

      ¡Gracias por tus palabras, Enrique! La verdad es que hay mucho nivel aquí 🙂
      La medalla la tendrás, seguro que sí 😉
      Me ha encantado tu relato y la nostalgia que ha despertado en mí, ¡buen trabajo! 😉
      Gracias por participar en el reto 🙂
      Un saludo.

  12. David Orell

    8 junio, 2017

    Post a Reply

    ¡Qué fuerte! Y yo no lo he subido aquí. Voy a perder la medalla en cero coma XD

    Aquí lo dejo:

    Señaló que ese día había acudido a la colina para pintar el atardecer, como cada viernes al salir del trabajo. Pero no tardó en sentir un terrible malestar, como si fueran unas manos oscuras recorriendo su cuerpo. Dice que se tumbó y acarició la hierba con los dedos porque eso le ayudaba a tranquilizarse. Después nos habló de cosas muy extrañas y de una nave que se situó sobre ella y que la absorbió hacia el interior. Yo no me la creí, porque normalmente dicen que les hacen de todo, pero Verónica afirma que los marcianos le rogaron que les enseñara a pintar como ella.

    ¡Biquiños!

    • Adella Brac

      16 junio, 2017

      Post a Reply

      xD No, hombre, no, ¿cómo vas a perder la medalla? xD
      Pero sí es verdad que si no me ponéis vuestros relatos aquí, me pierdo fácil, ¡sois muchos! 😀
      Luego me paso a comentarlo a tu blog 😉
      Gracias por participar, ¡besazo!

  13. Mari Carmen Caballero Álvarez

    9 junio, 2017

    Post a Reply

    ¡Hola! ¿Por dónde empezar? Leerlo me tumbó, golpeado, el amor propio señaló mi malestar. Cierto minirrelato empequeñece, encierra tanto contenido…

    Una cueva rodeada de depredadores, la recreación de un nuevo orden social, otro mundo, la lucha in extremis del individuo por la supervivencia; y la caída de El Imperio Hegemónico Humano… ¡¡EN SOLO CINCO LÍNEAS!! Te lo aseguro, Adella Brac: No dejas de sorprenderme.

    Muy buenas propuestas expone el Reto.

    Ya envié mi participación.

    • Adella Brac

      16 junio, 2017

      Post a Reply

      ¡Qué cosas más bonitas me dices siempre! 😀
      Me gusta que utilices justo esa palabra “empequeñecer”. Es lo que intentaba reflejar, un ser humano que es un animal más entre todos, y no precisamente el más poderoso.
      Luego me paso por tu blog a comentarlo, ¡gracias por seguir participando en el reto! 😉
      Beso grande.

      • Mari Carmen Caballero Álvarez

        16 junio, 2017

        Post a Reply

        ¡Hola! Te doy las gracias primero por tu valiosa opinión en el blog y segundo por el favor de copiarme la versión “mutante”, te las ves con muchos textos y arreglos así lo complican; perdona, seré más cuidadosa.

        Por cierto, ¿habías notado que utilizo las palabras del mes por partida doble? Aquí, en el comentario, digo (me tumbó, señaló mi malestar…) Un beso Adella, sigo por tu blog..

        Mari Carmen C.

        • Adella Brac

          19 junio, 2017

          Post a Reply

          No te preocupes, no es molestia 🙂
          Sí que son muchos textos, por eso no voy todo lo rápida que me gustaría visitando blogs y comentando, pero todavía es una cantidad que puedo manejar 🙂
          No había notado lo del comentario, pero, ¡vaya, es verdad! 😀 Demuestras tu veteranía ahí, ¡fantástico! 😀
          Un abrazo.

  14. M.A. Álvarez

    9 junio, 2017

    Post a Reply

    ¡Hola! Ya he enviado mi microrrelato.

    El tuyo me ha gustado. ¿Qué pasaría si el humano dejara de ser la raza predominante? ¿Cómo sería el mundo? Da qué pensar…

    Una idea muy buena la de las medallas. A ver si me gano alguna 🙂

    Un abrazo 🙂

    • Adella Brac

      16 junio, 2017

      Post a Reply

      ¡Hola! Gracias por tus palabras sobre mi relato, me alegra que te haya gustado 🙂
      Y también que te guste la idea de las medallas, estoy segura de que ganarás alguna 😉
      Gracias por participar en el reto, en un ratito me paso por tu blog a comentar tu micro 😉
      Un abrazo.

  15. Cyn

    10 junio, 2017

    Post a Reply

    Acabo de dejar mi micro de este mes. Me gustó mucho el tuyo, pobres chicos en esa cueva.
    Gracias por la medalla, me has dado una alegría enorme, es un honor participar y de paso me exijo un poco más todos los meses. Escribir corto no es fácil, al menos no para mí.
    Un abrazo.

    • Adella Brac

      16 junio, 2017

      Post a Reply

      Me alegra mucho que te gustara mi micro y tu medalla 😀 Es un honor que participes 🙂
      Y no, escribir corto no es fácil, pero tú te desenvuelves de maravilla 🙂
      Un abrazo.

  16. Ana

    22 junio, 2017

    Post a Reply

    En la recta final del mes y dejo mi aportación. No he podido leer el resto, me lo apunto en los deberes para el fin de semana. Seguro que todos están geniales.
    Un saludo!

    • Adella Brac

      23 junio, 2017

      Post a Reply

      Todos geniales, ya te lo digo yo 😉
      Y el tuyo no se queda atrás, me encanta esa travesura épica 😀 ¡Buen trabajo!
      Gracias por participar en el reto 😉
      Beso grande.

  17. mialmarural

    28 junio, 2017

    Post a Reply

    No sé cómo me las apaño pero siempre me pilla el final de mes para llegar a tiempo a tu reto de 5 líneas, Adella. Lo acabo de enviar.

    Por cierto, me ha parecido muy bueno tu micro de este mes, con ese toque apocalíptico que le da un punto distinto… ¡Genial!

    Te mando un beso.

  18. Nuria

    29 junio, 2017

    Post a Reply

    Holaaaa!!!! arf, arf, arf…

    Espero haber llegado a tiempo, casi me pilla el toro…

    Me gustan todos, es genial aparecer por aquí para leer estas maravillas cortitas. Y de paso, veo que Cris Mandarica ha aprovechado su situación para crear un minirelato (bien por ti, je je je).

    El tuyo es un poco inquietante… ¡me encanta!

    Un besote pa tós…

  19. Hola Adella 🙂

    Gracias por la medalla ;), qué linda sorpresa :D. Ya estamos 29 y no sé si podré subir el relato de este mes, pero en julio si o si retornaré con fuerza :D.

    Tu relato me deja en suspenso, ¿Qué clase de seres serán los que dominen la tierra?. Excelente!!

    Un abrazo!

  20. Mer

    30 junio, 2017

    Post a Reply

    Hola Adella guapa, te felicito por los cambios que has incorporado para el reto. Que sepas que muy agradecida por la medalla, colocada está en el blog muy orgullosa. Te he mandado ya mi relato, que estoy cogiendo la fea costumbre de llegar el último día, tengo que solucionarlo…
    En cuanto a tu relato, muy imaginativo y con muy buen ritmo. Me encanta pasarme por aquí.

    Un fuerte abrazo para tod@s

  21. lide basterrechea

    1 julio, 2017

    Post a Reply

    Buenas querida Adella soy Litxu : este mes he llegado por los pelos!!! Me ha hecho mucha ilusión que nos envíes las medallas cuando corresponda!!!. Yo no tengo ningún Blog…espero que no suponga un problema,ya que, tienes mi correo.
    Muchas gracias por estar ahí

¿Quieres comentar algo?

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: