Reto: 5 líneas – Marzo 2017

logo-reto-5-líneas(Este reto consiste en escribir, cada mes, un relato de 5 líneas que incluya las tres palabras propuestas. Pincha aquí para saber más.)

Marzo:
estudio, edición y planeada.

 

Esta visita no estaba planeada. Y está claro que en este diminuto estudio no hay sitio para los dos, así que hoy he puesto en marcha mi estrategia. He movido todos sus libros, edición por edición, pero los ha vuelto a colocar sin decir nada. Mañana redoblaré mis esfuerzos, no pienso volver a mi antiguo castillo, tan frío y húmedo. Creo que unos lamentos a medianoche resultarían efectivos. Quizá también un arrastrar de cadenas.
Por Adella Brac.

 

En el Comité realizaron un estudio concienzudo de la situación. No en vano la nueva edición del Maratón debía estar perfectamente planeada y evitar, así, posibles errores. Llegado el día, los dueños colocaron a sus perros, de todo tipo de tamaños y razas, en la línea de salida. Los animales, inquietos, esperaron el pistoletazo. Fue entonces cuando se produjo una estampida en dirección contraria. El público dudaba si aplaudir.
Por María José Viz Blanco.

 

Aquella noche, el fantasma se enroscó alrededor de la silla y me hizo su objeto de estudio. Le hice lugar, junto a mis pies. La edición de aquella historia planeada a medias se había llevado mi tarde. Él me susurró algunas ideas nuevas, ansioso por ver más. Entonces fui a la heladera, por algún verbo fresco. Me dolían algunos sustantivos, así que estiré las piernas y miré por la ventana. Llovían comillas. Volví a sentarme. Y continué escribiéndome.
Por Cyn, del blog El fantasma en mi tintero.

 

El chirrido de los frenos del autobús que me lleva al instituto donde estudio, me avisa sin contemplaciones del final de mi trayecto. Palpo mi mochila, nervioso, para comprobar que mi pequeño arsenal sigue ahí. A mi lado alguien ha dejado una antigua edición de una novela. Las tapas han sido manoseadas y dobladas por los bordes y apenas puede leerse el título: “La venganza planeada”. Cierro los ojos y repaso el plan. ¿Existen las casualidades?
Por Txema Alvarez.

 

Debe de tener toda su vida planeada y por eso consulta en una libreta de anillas para no olvidar sus tareas diarias. Supongo que ella prefiere pensar que vive en un mundo imaginario y que cada evento, cada historia o cada suceso que experimenta es un capítulo. En la biografía de su Twitter indica con mucha claridad: «Trabajo en un estudio de cine y me encanta la edición digital».
Por David, del blog David Orell.

 

Ya tenía la máquina lista y la misión, planeada: entraría de noche en su estudio, localizaría el libro y me lo llevaría conmigo. Sabía que haciéndolo, alteraría la historia y solo contaba con una oportunidad. Viajé a 1605 y robé la primera edición de El Quijote. El problema es que solo era la primera parte. La segunda no se publicaría hasta diez años más tarde. ¡Si hubiera estado más atento en mis clases de literatura…!
Por Lidia Castro, del blog Mis historias y otros devaneos.

 

Sostiene incrédulo el resultado de su estudio. No había sido una acción planeada pero el papel no mentía ni admitía errores de edición. Le había ganado la prisa. La Martina, su novia ocasional lo iba a matar, tantas veces se lo había advertido y aun así, el cabezotas lo había hecho. Agacha la cabeza y toca el timbre, sabedor que probablemente esté tomando su último aliento.
—Hola, chaparra. ¡Es positivo! —Le dice mientras le entrega el sobre.
Por José Torma, del blog Cuentos, historias y otras locuras.

 

Por fin es mío. El último ejemplar de la edición de 1878 encuadernado en piel de becerro. Mi planeada búsqueda no ha quedado sin recompensa y me ha llevado hasta él. Mentes ignorantes lo llaman libro maldito y origen de locura. Débiles, cobardes que no merecen acercarse al estudio de los secretos primigenios. Paladeo cada sílaba del título y lo abro en pleno éxtasis anhelando el poder oculto en sus páginas. Ne- Cro-No-Mi-Con.
Por Atalanta, del blog Un libro junto al fuego.

 

Dos horas le faltaba al bus para llegar a San Sebastián. Como reportera oficial de la 65. edición del festival de cine, tenía que entrevistar a Jorge Díaz, uno de los nominados de esa noche y mi amor platónico del instituto. Asique las últimas semanas me había sumergido en un profundo estudio para tener la entrevista bien planeada. Se oyó un frenazo, 4 destellos de luz y tres vueltas de campana, y en ese momento supe que mis dos últimas semanas no habían valido para nada.
Por Katalin Álvarez, del blog Sé salmón.

 

Me dedicaba a la edición multimedia en mi estudio. Un día, recibí un pendrive con varios vídeos y unas instrucciones: Debía unirlos en un solo archivo, con una estructura estrictamente planeada, pero sin visualizar el contenido. Tanto misterio despertó mi curiosidad y cuando terminé, vi un fragmento al azar. No obstante, mis ojos quedaron tan horrorizados que se apagaron. Desde entonces, vivo sumido en la oscuridad.
Por M. A. Álvarez, del blog El blog de M. A. Álvarez.

 

Habíamos quedamos en el estudio para completar la edición de nuestro nuevo trabajo. Llevábamos preparándolo meses, así que tenía que quedar perfecto, o todos nos vendríamos abajo. Es más, esta quedada llevaba planeada semanas. Mucho antes de que estuviéramos cerca de este momento ya hablábamos a menudo del final, de hoy. Y ahora todos estábamos ansiosos y emocionados. Y tenía que salir bien. Iba a salir bien.
Por Nysna, del blog La luna en vela.

 

Romper. Sí, vayamos y rompamos vidrios. Que truenen y su caída sea nuestra satisfacción, la señal de una nueva existencia. Rasguemos todo estudio, hay que arrojarlos al fuego y reducir todo a cenizas. Quitemos de nuestro hablar palabras como ‘edición’. Hagamos música estruendosa y que los truenos en el cielo nos acompañen. Gritemos y que nuestra fuerza primitiva hiele la sangre y fascine. Lo único que haremos en forma planeada es el sacrificio de la doncella, será consumida, es una promesa.
Por Claudia, del blog Sentimiento y juego.

 

Nada más plantar el pie izquierdo en el estudio se me vino el mundo encima. Me pregunté por vez primera si aquello era para mí. Ni siquiera me había dignado a entrar con el pie derecho, una costumbre planeada desde hacía años que me animaba a ser positiva. Tomé aire y traté de concienciarme de dónde estaba y para qué. Tuve que correr a ocupar mi sitio antes de que comenzara a sonar la sintonía de la edición de mediodía del informativo.
Por Lluvia, del blog Lluvia Beltrán.

 

Hago un estudio entre los cuentos inconclusos, busco una princesa que aún no encuentre a su príncipe.
¡Al fin! “La Princesa Planeada”.
La contraportada dice: Elena busca a quien besar, para que el autor termine la edición, soy un sapo y sé que estaré dentro de sus planes.
Abro justo en la página del beso, cierro los ojos, estoy en posición, siento sus labios, pestañeo… solo veo una hermosa mariposa que vuela hacia el arcoíris.
Por Yoli, del blog Aprendiz de literatura.

 

Se agotaba el plazo. Debía finalizar cuanto antes la reseña de la primera edición. Sentado en su estudio, abrió de nuevo “La muerte puede esperar”. Pero Ella ya tenía planeada su visita.
Por Carmen Cano.

 

Las palabras me llegaban igual que a Dánae la lluvia de oro. Sobrevino el estado de flow. Y con él “La historia nunca planeada”. Extasiada en el estudio de casa inicié la edición. Cada escena representaba el rescate de algún remoto lugar que conocía perfectamente aunque nunca visité. Jamás supe si salían ángeles o demonios, los fantasmas se hicieron de carne y hueso y la invención de monstruos engendró un bestiario que aún me persigue.
Por Mari Carmen Caballero Álvarez, del blog La buhardilla del encanto.

 

Era él. No podía ser otro. Era suya la foto publicada en la edición de “El Croquis” de este mes. Podría reconocer su perfil donde fuera. El recorte de su mandíbula. Su sonrisa de lado. La picardía en su mirada. Y todo hacía que continuara a desearlo. Más… cada vez más. Su imagen no me ha abandonado un momento. No tenía planeada estrategia alguna. El lunes simplemente entraría en su estudio y le susurraría: “No he dejado de pensarte…”
Por Misthy, del blog Místicos deseos. Elementales tentaciones.

 

Ninguna de aquellas cosas estaba planeada. El estudio de la trama y de los personajes fue exhaustivo, pero ellos se hicieron fuertes, tomaron el mando y ejecutaron el libre albedrío del que no habían sido dotados. ¿Cómo? A su autor se le escapaba, solo sabía que el proceso de edición no los calmaría. Eran decididos, tenían su propia voz y, más que personajes, parecían personas. El trabajo estaba bien hecho.
Por Cris Mandarica, del blog Detrás de la pistola.

 

¡Anímate a participar!

Envía tu relato a través de este formulario para que pueda añadirlo:

Tu nombre:*
Tu email:*
Enlace a tu blog
Tu relato 5 líneas:*

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

27 comments

    • Adella Brac says:

      ¡Qué bueno, Cyn! Me ha encantado 😀
      Me has dejado sin palabras… Lo veo perfectamente medido, cada frase es una maravilla en sí misma y forman entre todas un conjunto perfecto. ¡Buen trabajo!
      ¡Gracias por participar en el reto! 😉
      Beso grande.

    • Adella Brac says:

      ¡Muy rápido! 🙂
      Tu historia me gusta, aunque pinta mal la cosa en ese instituto xD
      El lenguaje negativo (chirrido, final, arsenal, manoseadas…) refuerza la idea de que la venganza va a ser dolorosa. ¡Buen trabajo!
      Gracias por participar en el reto 😉
      Un saludo.

      • David Orell says:

        Pues ahora soy yo el que se ha retrasado un poco, no mucho, ¿eh?
        Ahí va:

        Debe de tener toda su vida planeada y por eso consulta en una libreta de anillas para no olvidar sus tareas diarias. Supongo que ella prefiere pensar que vive en un mundo imaginario y que cada evento, cada historia o cada suceso que experimenta es un capítulo. En la biografía de su Twitter indica con mucha claridad: «Trabajo en un estudio de cine y me encanta la edición digital».

        Quería sangre, pero las palabras no me daban para eso…

        Biquiños y abrazos a repartir!

        PD: lo he publicado en mi blog 😛

  1. @lidiacastro79 says:

    Hola Adella! Ya te he mandado mi reto. Sigo sin poder comentar desde la app de wordpress, no sé por qué?!
    Genial poder participar en el reto, como siempre. Y tu relato, genial!
    Un abrazo fuerte

    • Adella Brac says:

      Recibido, ¡muchas gracias por participar! 🙂
      Todavía no sé cuál es el fallo con la app, sigo investigando.
      Me alegra que te haya gustado mi relato 🙂
      Me voy a comentar el tuyo a tu blog 😉
      ¡Abrazos!

  2. Atalanta says:

    RElato subido 🙂 Que sepas que nada más ver las palabras se me ocurrió una historia como la que escribiste… así que me ha encantado tu relato jejejeje Luego tuve que ir por otro sitio…
    Besos.

  3. Claudia E. (@ClaudiaE1984) says:

    Hola Adella 🙂

    Tu relato muy bueno, me gusta que desde el inicio no haya sido obvio y que leyendo entre líneas se pueda descubrir la verdadera identidad del narrador (un fantasma). Adoro cuando los escritores nos hacen trabajar la mente a los lectores :).

    Y los demás relatos también me han gustado, buenos trabajos!.

    Y aquí va el mío:

    Romper. Sí, vayamos y rompamos vidrios. Que truenen y su caída sea nuestra satisfacción, la señal de una nueva existencia. Rasguemos todo estudio, hay que arrojarlos al fuego y reducir todo a cenizas. Quitemos de nuestro hablar palabras como ‘edición’. Hagamos música estruendosa y que los truenos en el cielo nos acompañen. Gritemos y que nuestra fuerza primitiva hiele la sangre y fascine. Lo único que haremos en forma planeada es el sacrificio de la doncella, será consumida, es una promesa.

    Como wordpress no publica mi comentario cuando coloco la dirección del blog en la sección de datos, la coloco por aquí:

    http://sentimientoyjuegoliteratura.blogspot.pe/

    Fiel a mi ya adoptada costumbre he escrito 04 microrrelatos y esta vez en una hora, jajaja, no sabía cómo abordar durante la semana las palabras de este mes (no quería usar un libro como elemento, al menos no directamente) y hoy me vinieron cuatro golpes de inspiración.

    • Adella Brac says:

      Muchas gracias por tus palabras sobre mi relato, Claudia 🙂
      A mí también me gusta no dar “todo mascado” al lector, hacerlo pensar 🙂
      Me voy a tu blog a ver cuales son las otras tres opciones descartadas y a comentarlas 😉
      Una vez más, ¡gracias por participar en el reto!
      Un saludo.

    • Adella Brac says:

      Me hace muy feliz que te sientas parte de esta pequeña comunidad, es justo lo que quiero 🙂
      No veo comentarios duplicados, todo correcto. Lamento que WP te haya dado problemas.
      Me voy a tu blog a comentarlo 😉
      Beso grande.

  4. Carmen Cano Soldevila says:

    ¡Hola, Adella! Te he enviado el relato de marzo. Muchas gracias por la oportunidad de participar.
    ¡Buenos relatos!

    • Adella Brac says:

      ¡Recibido! Y muchas gracias a ti por participar, el reto sin vosotros no es nada.
      Me temo que a tu protagonista se le agotó tan rápido el plazo que el relato se quedó en tres líneas 😀
      Un abrazo.

  5. Mari Carmen Caballero Álvarez says:

    ¡Hola! Me engancha tu relato, Adella. Un fantasma contando su actuación y desarrollando estrategias en primera persona igual que si estuviera una frente a él tomando tranquilamente un café. ¡¡Fantástico!! Se leen por aquí trabajos de muy buena calidad.

    Ya te envié el mío. Un abrazo.

    Mari Carmen C.

    • Adella Brac says:

      ¡Muchas gracias por tus palabras, Mari Carmen! Me alegra que te haya gustado mi relato 🙂
      Tú me has ganado con esa referencia a Dánae, ¿sabías que adoro la mitología? 😀
      El tono de tu relato trasmite toda la fuerza, un tanto caótica, de ese flow en el que se encuentra inmerso el protagonista, ¡buen trabajo! 🙂
      Una vez más, gracias por participar en el reto 🙂
      ¡Un abrazo!

  6. Cris Mandarica says:

    Hola Adella. He visto las palabras y me he ido a esto, supongo que la inspiración también es indomable, como estos personajes. Biquiños!

    “Ninguna de aquellas cosas estaba planeada. El estudio de la trama y de los personajes fue exhaustivo, pero ellos se hicieron fuertes, tomaron el mando y ejecutaron el libre albedrío del que no habían sido dotados. ¿Cómo? A su autor se le escapaba, solo sabía que el proceso de edición no los calmaría. Eran decididos, tenían su propia voz y, más que personajes, parecían personas. El trabajo estaba bien hecho.”

¿Quieres comentar algo?