Google PlusFacebookTwitter

Reto: 5 líneas – Noviembre 2015

By on 1 Nov 2015 in reto 5 líneas | 54 comments

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter
(Este reto
consiste en escribir, cada mes, un relato de 5
líneas que incluya las tres palabras propuestas. Pincha aquí para saber más.)
Noviembre:
Sangre, radares e internaba.
Según los radares
el rastro se internaba más y más en el bosque. No quería seguirlo, pero era
mejor que lo encontrase yo a que lo hiciera esa gente del gobierno. Sentí su
presencia antes de verlo. El también, por eso salió confiado a recibirme. Sé lo
que harían ellos, ya lo habían hecho antes. Le disparé un tiro en el corazón y
la sangre verde dibujó una mancha en su chaleco. Conmigo había tenido el dudoso
honor de morir rápido.
Por Adella Brac.
–Quieren que me haga vegetariano. Que me
alimente de savia y algas. Hasta Drácula ha sucumbido a la nueva dieta. Que si
es más saludable, que si podemos elegir, que si sufren… ¡Si son solo humanos!
Mis radares internos me indican que hay un lechal cerca, mi sangre preferida.
Me voy a dar una comilona. ¡Vegetariano! Eso no puede ser sano –dijo Nosferatu
mientras se internaba en una habitación infantil que pronto estaría vacía.
Por Atalanta, del blog Un libro junto al fuego.
–Sargento, ¡mire esto! Sargento, ¿me recibe?
La voz llegaba distorsionada a través del tubo de
comunicación. La pantalla de radares se había vuelto loca. El submarino se
internaba en una fosa cuyas paredes parecían moverse. El sargento sacudió la
cabeza antes de contestar.
–Le recibo. ¿Qué ocurre ahí abajo?
–Son los tanques de lastre, sargento. Los
hemos llenado para inmersión, y están –la interferencia
interrumpió por un instante las palabras del soldado– será mejor que lo vea, sargento. Están
llenos de sangre.
Por Dorwinrin,
del blog, Las delicias del jardín.
…Miguel era sangre de mi sangre. Recuerdo cuando su madre lo
internaba en el sanatorio mental al acabar el verano. Sollozaba y gritaba sin
parar alargando su brazo hacia mí mientras un hombre con uniforme lo arrastraba
hasta aquel furgón blanco. Confieso que odiaba su manera de mirarme, como si de
dos radares móviles se trataran, sus enérgicos ojos me perseguían sin perder
detalle de cualquiera de mis gestos. Llegaba a ser tan cargante que ni
reprendiéndole efusivamente dejaba de hacerlo. En fin, así era Miguel…
Por Txema Alvarez.
El ruido de los radares
me heló la sangre. Algo iba muy mal. La avioneta perdía velocidad mientras se
internaba en la selva.
Yo sólo quería ganar
dinero. No vivir ahogado en la mierda del poblado. Pero nunca podría cumplir la
misión. El cargamento no iba a llegar a destino y María pagaría un precio muy
alto. La había dejado de rehén.
Por jaraelhiloplateado, del blog jaraelhiloplateado.
Nadie sabe por qué los
radares se tiñeron de sangre aquella noche. Mientras cada gota roja se
internaba en el interior inutilizando los circuitos, trece coches negros
pasaron impunes a toda velocidad. Hasta unos días después no relacionaron la
desaparición de las chicas con ese suceso. ¿Cuántos glóbulos rojos se
necesitaban para fundir una placa base? La respuesta a esa pregunta aclararía
si todavía seguían vivas.
Por Cris Mandarica,
del blog Detrás de la pistola.
Soborné a los picoletos
de turno para que esa noche me dejaran en paz con los malditos radares. Yo no
seré un santo, pero ellos no dudaron ante los quinientos euros por su absoluto
silencio. El caso es que, aquella noche, mientras me internaba en el bosque con
el cadáver del alcalde en el maletero impregnado de sangre, una potente
erección me animaba a follármelo sobre el asfalto y hacerme fotos para subirlas
a Instagram.
Por David Orell, del blog David Orell
Sí que tenía un problema. La sangre le
hervía y nada en los radares le indicaba la posición del avión. Sus superiores
se lo habían advertido, pero cuando se internaba en las cantinas, la seguridad
de los aviones era su menor preocupación. Ahora pagaba el precio. El 747 de
Iberia no aparecía en pantalla. Tomó una decisión y dio vía libre al Boeing 777
de Lufthansa. Cerrando los ojos espero. El alma le volvió al cuerpo cuando no
escuchó la explosión. No volvería a tomar.
Por José Torma, del blog Cuentos, historias y otras locuras.
No podía más. Estaba
harta de conducir todas las noches y tener que esquivar los radares de la
policía cada vez que pasaba delante del hospital. Tenía presente el recuerdo de
ver cómo internaba a mi padre allí y el sufrimiento era insoportable. Fue la
decisión correcta después de entrar en casa y ver todo lleno de sangre, pero
eso no significaba que no sintiera culpa, ya que fui yo quién mató a mi madre.
No podía más. 
Por Lansy Hairath, del blog Más allá del arco iris gris.
Me hervía la sangre
mientras me internaba en la
lectura de aquel artículo que detallaba las recomendaciones de la OMS en lo
referente a comer carne. Sin duda todos mis radares
se pusieron en marcha para intentar detectar quién se llenará los bolsillos con
la publicación de semejante falacia.
A medida que me internaba en lo más
profundo de su mente a través de su mirada tuve cada vez más claro que no
mentía. Me aterrorizó saber que me mataría muy lentamente, dejando que la
sangre fluyera poco a poco por cada poro de mi piel hasta dejar mi cuerpo seco,
y después me enterraría donde los radares de la policía no pudieran
localizarme. Se me cortó el habla y sentí cómo mi corazón se detenía. Sonreí.
No le daría ese placer.
Por
Lluvia Beltrán, del blog Lluvia Beltrán
Cada noche se internaba
en la playa con uno de esos radares… ¿Cómo se llama? ¡Ah, sí! ¡Un detector de
metales! Con el objetivo de buscar aquellos objetos que se hubieran podido
perder durante el día. Pues bien, en aquella ocasión pensó que la fortuna le
sonrió cuando detectó algo bajo la arena: un anillo. Así que tiró de él. No
obstante, se le heló la sangre cuando descubrió que la sortija aún pertenecía a
un dedo.
Por M. A. Álvarez, del blog El blog de M. A. Álvarez
La top secret operación
había sido filtrada. La fórmula de artefactos aéreos más veloces que la luz
cayó en manos enemigas. Y ellos, espías del comando N fueron descubiertos. Al
cruzar de noche la fronda una punzante certeza se internaba en sus carnes. Se
percibía cercana la sentencia de los radares, el olor a sabuesos. Hasta las
lenguas rojas del Cielo escupían sangre. El final del camino era el principio y
el principio podía ser el final. 
Por Mari Carmen Caballero Álvarez, del blog La buhardilla del encanto.
Apenas podía ver. La sangre en mis ojos
actuaba de cortina roja y espesa y yo gateaba para salir del amasijo de hierros
en que se había convertido nuestro vehículo. A mi lado, el cuerpo inerte y
ensangrentado de Román. De pronto, recordé… aviso del GPS anunciando radares,
la llamada, coger el móvil, Román cambiando el dial, risas, ¿un animal en la
carretera?, ¿quizás un perro? Perder el control. Mientras intentaba escapar de
la realidad, mi mente se internaba en la oscuridad. La conciencia me abandonaba
y quizás, la vida misma…
Por
Aída, del blog Tormentas de tinta.  
Miró en todas
direcciones al tiempo que se internaba decidido en el frondoso bosque. La flora
silvestre laceraba su piel sin detener su enloquecida huida. Inmediatamente los
radares olfativos dieron el aviso: ¡alimento fresco! Pequeños puntos luminosos
iluminaron la espesura. Decenas de miradas ávidas de sangre se clavaron en el
intruso. Un infernal aleteo ahogó un grito desgarrador. Luna llena y
murciélagos, una combinación letal.
Por bleurouge.
Los pasajeros fueron
subiendo uno a uno en el avión y una vez todos dentro, éste despegó. Los
radares mantuvieron la visión del aeroplano en sus pantallas hasta que vieron
cómo se internaba en el famoso Triángulo de las Bermudas. Los pilotos habían
escuchado cientos de leyendas sobre esta zona, pero se mantenían incrédulos. Horas
más tarde el avión fue encontrado estrellado sobre el mar mientras todos sus
pasajeros, muertos, flotaban en un océano de sangre.
Por Edith T. Stone, del
blog Lo que Tahis anda escribiendo.
La vio cuando se
internaba en el centro comercial y sus sentidos actuaron como radares,
indicándole el lugar preciso del que emanaba el aroma de su sangre. Sólo le
quedaban dos días de vida. Tenía que ser suya. Aprovechó que ella se había
detenido para aferrarse a su cuerpo y hundir los colmillos en su cuello. Sorbió
con deleite hasta que un manotazo le hizo emprender el vuelo a la caza de un
nuevo objetivo.
Por Izaskun Albéniz, del
blog Filias’ home.
Todas las noches eran
lo mismo: el frío, la caza, el miedo; cuando los radares daban la voz de
alarma, no había sueño ni cansancio, el deber de cada uno era levantarse e
intentar dar con ellos. Para Jimmy era el primer día y no fue consciente de su
titánica tarea hasta que vio toda esa sangre salpicando a sus compañeros.
Antes se les internaba en granjas, como animales que eran, pero
ahora solo había una única consigna: “Matad a los humanos
Por No solo leo, del blog No solo leo.
Mientras se internaba en el bosque no dejaba de pensar en lo
difícil de su profesión. Atar a alguien al asiento de un coche y bloquear la
dirección y el pedal del acelerador no es tan sencillo como pudiera parecer. Calcular
la distancia exacta, saber las posiciones de los radares y luego buscar en el
archivo de tráfico las fotos para mandarlas a quienes contrataban sus servicios
tampoco era tarea fácil. ¡Maldita fobia a la sangre!
Por Nah Nnuk.
La alarma sonó por todo
el laboratorio. Un ejército de guardias armados salió del complejo con
linternas y perros. Los vi reunirse al aviso de uno que había hallado el rastro
de sangre. Sonreí, satisfecha, y me aseguré de seguir dejando huellas mientras
me internaba en el bosque. Pronto encontré el lugar ideal para emboscarlos.
Gracias a ellos, mi sexto sentido es más preciso y sutil que cualquiera de sus
radares.
Por
Denise, del blog Primera naturaleza.
El pulso se me disparó mientras me internaba en la casa tras
bloquear los radares de seguridad que tenía bien estudiados. Había esperado ese
momento durante mucho tiempo, acariciando cada uno de los detalles, planeando
el modus operandi, la hora perfecta… Ahora estaba a punto de saborear mi dulce
venganza. Cuchillo en mano caminaba con sigilo, despacio pero rebosando
adrenalina, como un autómata con un solo objetivo en mente: su sangre.
Por
Esther Bosé, del blog Solo contenidos.
A toda velocidad y
sin miedo a nada me internaba en el túnel más oscuro del mundo. Mi sangre se
congelaba entre las venas mientras traspasaba los últimos radares de la
carretera 178. El tiempo pasó temblando a mi lado y mis oídos se quedaron
sordos por la intensidad del resplandor. Y entonces, lo noté; el tiempo y el espacio
desapareciendo y convirtiéndose en una mezcla de calma y silencio. Y más allá
del límite; la paz.

Por Karen, del blog Mi misterioso mundo

¡Anímate a participar!
Deja tu relato en los comentarios para que pueda añadirlo.


54 Comments

  1. Atalanta

    1 noviembre, 2015

    Post a Reply

    ¿Sangre? Con lo bien que me hubiera venido en Octubre. Esto tiene que ser la Ley de Murphy…
    ¡Tu relato me ha gustado mucho! Deja mucho a la imaginación 🙂
    Besos!

  2. Dorwinrin

    1 noviembre, 2015

    Post a Reply

    —Sargento, ¡mire esto! Sargento, ¿me recibe?
    La voz llegaba distorsionada a través del tubo de comunicación. La pantalla de radares se había vuelto loca. El submarino se internaba en una fosa cuyas paredes parecían moverse. El sargento sacudió la cabeza antes de contestar.
    —Le recibo. ¿Qué ocurre ahí abajo?
    —Son los tanques de lastre, sargento. Los hemos llenado para inmersión, y están —la interferencia interrumpió por un instante las palabras del soldado— será mejor que lo vea, sargento. Están llenos de sangre.

    • adellabrac

      10 noviembre, 2015

      Post a Reply

      ¡Bienvenido! 😀
      Has hecho un 6 líneas, pero te perdono por ser la primera vez 😉
      Fantástico relato, podría ser el punto de partida de una historia genial. A mí me sugiere una multitud de continuaciones… 🙂
      ¡Gracias por participar en el reto!
      Un saludo 😉

    • Dorwinrin

      10 noviembre, 2015

      Post a Reply

      ¡Gracias! Sí que me he pasado, pero me gustaba mucho y no he tenido corazón para abreviarlo 🙂
      Para el próximo reto me porto mejor

  3. Chari

    1 noviembre, 2015

    Post a Reply

    Me parece súper interesante la iniciativa, así que después le echaré un ojo. Tu microrrelato hace pensar en ciencia ficción e inspira para escribir más historias… Me gusta.
    Lo de las cinco líneas me ha recordado a los concursos que organiza la editorial Acen, mira por internet que igual te interesa 😉

    Saludos.

    • adellabrac

      10 noviembre, 2015

      Post a Reply

      ¡Gracias, Chari! 😀
      Me encantaría que te animaras a participar 🙂
      Voy a investigar eso de Acen 😉
      Un saludo.

  4. nosolo leo

    2 noviembre, 2015

    Post a Reply

    hola tu relato muy bueno este tipo de historias me gusta, pero las palabras de este mes creo que son un poco difíciles, a ver como las encajo yo jeje chao

  5. Txema Alvarez

    2 noviembre, 2015

    Post a Reply

    …Miguel era sangre de mi sangre. Recuerdo cuando su madre lo internaba en el sanatorio mental al acabar el verano. Sollozaba y gritaba sin parar alargando su brazo hacia mí mientras un hombre con uniforme lo arrastraba hasta aquel furgón blanco. Confieso que odiaba su manera de mirarme, como si de dos radares móviles se trataran, sus enérgicos ojos me perseguían sin perder detalle de cualquiera de mis gestos. Llegaba a ser tan cargante que ni reprendiéndole efusivamente dejaba de hacerlo. En fin, así era Miguel…

  6. jaraelhiloplateado

    2 noviembre, 2015

    Post a Reply

    El ruido de los radares me heló la sangre. Algo iba muy mal. La avioneta perdía velocidad mientras se internaba en la selva.
    Yo sólo quería ganar dinero. No vivir ahogado en la mierda del poblado. Pero nunca podría cumplir la misión. El cargamento no iba a llegar a destino y María pagaría un precio muy alto. La había dejado de rehén.

  7. Cris Mandarica

    4 noviembre, 2015

    Post a Reply

    La semana que viene publicaré mi relato. Pero te lo dejo aquí por adelantado. Espero que te guste. Biquiños!

    "Nadie sabe por qué los radares se tiñeron de sangre aquella noche. Mientras cada gota roja se internaba en el interior inutilizando los circuitos, trece coches negros pasaron impunes a toda velocidad. Hasta unos días después no relacionaron la desaparición de las chicas con ese suceso. ¿Cuántos glóbulos rojos se necesitaban para fundir una placa base? La respuesta a esa pregunta aclararía si todavía seguían vivas".

    • David Orell

      4 noviembre, 2015

      Post a Reply

      No te he leído antes de escribir el mío, pero… tiene un rollito por ahí que se acercan, ¿eh? Mola tu texto! Bicos!

    • adellabrac

      10 noviembre, 2015

      Post a Reply

      ¡Mola mucho! 😀
      Es un relato muy visual, y me encanta esa frase que deja la duda en suspenso 🙂
      Una vez más, ¡gracias por participar en el reto!
      Beso grande.

  8. David Orell

    4 noviembre, 2015

    Post a Reply

    Hello!!!!!!!!

    Ya tenía ganas de subir mi cuentecico!!!!
    Gozadlo porque este es, sin duda, uno de los más brutales que he escrito!

    Soborné a los picoletos de turno para que esa noche me dejaran en paz con los malditos radares. Yo no seré un santo, pero ellos no dudaron ante los quinientos euros por su absoluto silencio. El caso es que, aquella noche, mientras me internaba en el bosque con el cadáver del alcalde en el maletero impregnado de sangre, una potente erección me animaba a follármelo sobre el asfalto y hacerme fotos para subirlas a Instagram.

    Besos!

    • adellabrac

      10 noviembre, 2015

      Post a Reply

      ¡Brutal! Sin duda. Pero muy, muy bueno.
      En fin, me saco virtualmente el sombrero, ¡enhorabuena! 🙂
      Una vez más, ¡gracias por participar en el reto!
      Beso grande.

    • Jose Luis

      4 noviembre, 2015

      Post a Reply

      Soy José Torma, pero una vez mas tuve que hacer lucha grecoromana con tu blog para que me dejara postear jaja

    • adellabrac

      10 noviembre, 2015

      Post a Reply

      Ya me doy cuenta de que eres tú 😀 De todas formas, lo dicho.
      Voy a comentarlo a tu blog.
      Una vez más, ¡gracias por participar en el reto! 😉
      Un beso.

  9. Ray

    6 noviembre, 2015

    Post a Reply

    Final trágico. Cuando empezaba me imaginaba a Eliot buscando a ET por el bosque, pero el giro que toma lo cambia todo, jajaja.

    Un beso 😉

  10. Lansy Hairath

    9 noviembre, 2015

    Post a Reply

    Hola ^_^
    Vengo del blog de M.A. Álvarez y me encanta la iniciativa. ¡Bueno y tu blog! ♥ Ya te sido 🙂 En su día hacía algo parecido en otro y me quedé con ganas de más xD Aquí te dejo mi participación 😀

    No podía más. Estaba harta de conducir todas las noches y tener que esquivar los radares de la policía cada vez que pasaba delante del hospital. Tenía presente el recuerdo de ver cómo internaba a mi padre allí y el sufrimiento era insoportable. Fue la decisión correcta después de entrar en casa y ver todo lleno de sangre, pero eso no significaba que no sintiera culpa, ya que fui yo quién mató a mi madre. No podía más.

    Saludos 🙂

    • adellabrac

      10 noviembre, 2015

      Post a Reply

      ¡Bienvenida! Muchas gracias por tus palabras 😀
      Un relato muy interesante con un giro final genial 🙂
      Espero seguir viéndote por aquí 😉
      ¡Gracias por participar en el reto! 🙂
      Un saludo.

    • adellabrac

      10 noviembre, 2015

      Post a Reply

      Ok, he estado liada terminando mi última novela así que no lo había visto. Ahora mismo me paso por tu blog 🙂
      Y gracias a ti por participar 😉
      Beso grande.

  11. M.A. Álvarez

    13 noviembre, 2015

    Post a Reply

    ¡Hola! Aquí dejo mi relato:

    Noche de playa

    Cada noche se internaba en la playa con uno de esos radares… ¿Cómo se llama? ¡Ah, sí! ¡Un detector de metales! Con el objetivo de buscar aquellos objetos que se hubieran podido perder durante el día. Pues bien, en aquella ocasión pensó que la fortuna le sonrió cuando detectó algo bajo la arena: un anillo. Así que tiró de él. No obstante, se le heló la sangre cuando descubrió que la sortija aún pertenecía a un dedo.

    Un saludo 🙂

  12. Hola, Adella, me gustó tu relato, en general me gustan todos los trabajos participantes. Y añadir que la propuesta para este mes me ha resultado apasionante. Muchas gracias por impulsar este reto cincoliniero. Un beso.

    Aquí el mío.

    La top secret operación había sido filtrada. La fórmula de artefactos aéreos más veloces que la luz cayó en manos enemigas. Y ellos, espías del comando N fueron descubiertos. Al cruzar de noche la fronda una punzante certeza se internaba en sus carnes. Se percibía cercana la sentencia de los radares, el olor a sabuesos. Hasta las lenguas rojas del Cielo escupían sangre. El final del camino era el principio y el principio podía ser el final.
    Mari Carmen Caballero Álvarez
    http://labuhardilladelencanto.blogspot.com.es/

    • adellabrac

      19 noviembre, 2015

      Post a Reply

      ¡Gracias Mari Carmen! Hay relatos muy buenos 😉
      Me gusta cómo le has buscado la vuelta a las palabras, intentando huir de sus significados más obvios 🙂
      ¡Y gracias a ti por participar en el reto! 😉
      Besos.

  13. bleurouge

    19 noviembre, 2015

    Post a Reply

    Muy original tu relato. Sangre verde y un acto de generosidad. Yo siempre asocio el color rojo a la sangre jajaja. Ahí va mi relato.

    Miro en todas direcciones al tiempo que se internaba decidido en el frondoso bosque. La flora silvestre laceraba su piel sin detener su enloquecida huida. Inmediatamente los radares olfativos dieron el aviso: ¡alimento fresco! Pequeños puntos luminosos iluminaron la espesura. Decenas de miradas ávidas de sangre se clavaron en el intruso. Un infernal aleteo ahogo un grito desgarrador. Luna llena y murciélagos, una combinación letal.

    Saludos

    • adellabrac

      24 noviembre, 2015

      Post a Reply

      ¡Gracias!
      Tu relato me gusta y creo que si hubieses acortado un poco las dos primeras frases se enfatizaría el efecto de angustia.
      ¡Gracias por participar en el reto! 😉
      Besos.

  14. Edith T. Stone

    19 noviembre, 2015

    Post a Reply

    ¡Hola! Aquí te dejo mi micorrelato, este mes casi se me pasa la fecha aunque todavía sea pronto jajajaja, voy a tener que apuntármelo para estar más pendiente los meses venideros. Espero que les guste:

    Los pasajeros fueron subiendo uno a uno en el avión y una vez todos dentro, éste despegó. Los radares mantuvieron la visión del aeroplano en sus pantallas hasta que vieron cómo se internaba en el famoso Triángulo de las Bermudas. Los pilotos habían escuchado cientos de leyendas sobre esta zona, pero se mantenían incrédulos. Horas más tarde el avión fue encontrado estrellado sobre el mar mientras todos sus pasajeros, muertos, flotaban en un océano de sangre.

    • adellabrac

      24 noviembre, 2015

      Post a Reply

      Has llegado con tiempo suficiente 😀
      Buff, ¡vaya historia! Esa imagen del océano de sangre es tremenda…
      ¡Gracias por participar en el reto! 😉
      Un beso.

  15. Izaskun Albéniz

    19 noviembre, 2015

    Post a Reply

    ¡Hola Adella! Ahí va mi relato que tiene como título "El Objetivo". Espero que te guste.
    Abrazos.
    La vio cuando se internaba en el centro comercial y sus sentidos actuaron como radares, indicándole el lugar preciso del que emanaba el aroma de su sangre. Sólo le quedaban dos días de vida. Tenía que ser suya. Aprovechó que ella se había detenido para aferrarse a su cuerpo y hundir los colmillos en su cuello. Sorbió con deleite hasta que un manotazo le hizo emprender el vuelo a la caza de un nuevo objetivo.

    • adellabrac

      24 noviembre, 2015

      Post a Reply

      ¡Muy bueno!
      Me estabas llevando por un camino y me diste el cambiazo en la última línea 😀
      ¡Gracias por participar en el reto! 😉
      Un beso.

  16. Nahn Nuk

    22 noviembre, 2015

    Post a Reply

    Muy buenos relatos, como siempre. Aquí dejo el mío, aunque este mes no me han inspirado mucho las palabras xD

    Mientras se internaba en el bosque no dejaba de pensar en lo difícil de su profesión. Atar a alguien al asiento de un coche y bloquear la dirección y el pedal del acelerador no es tan sencillo como pudiera parecer.Calcular la distancia exacta, saber las posiciones de los radares y luego buscar en el archivo de trafico las fotos para mandarlas a quienes contrataban sus servicios tampoco era tarea fácil.¡Maldita fobia a la sangre!

    • adellabrac

      24 noviembre, 2015

      Post a Reply

      Para no haberte inspirado las palabras, el resultado ha sido sobresaliente 🙂
      ¿Un asesino profesional con fobia a la sangre? xD
      Una vez más, ¡gracias por participar en el reto! 😉
      Beso grande.

  17. Denise

    28 noviembre, 2015

    Post a Reply

    Desaparezco dos meses y mirá cómo ha crecido el reto!! Hay muy buenos relatos, disfruté mucho leyéndolos 😀 Te dejo el mío:
    http://primeranaturaleza.blogspot.com.ar/2015/11/sujeto-de-pruebas.html

    Sujeto de pruebas
    La alarma sonó por todo el laboratorio. Un ejército de guardias armados salió del complejo con linternas y perros. Los vi reunirse al aviso de uno que había hallado el rastro de sangre. Sonreí, satisfecha, y me aseguré de seguir dejando huellas mientras me internaba en el bosque. Pronto encontré el lugar ideal para emboscarlos. Gracias a ellos, mi sexto sentido es más preciso y sutil que cualquiera de sus radares.

    Saludos!!

    • adellabrac

      30 noviembre, 2015

      Post a Reply

      Es genial, ¿verdad? 😀 Me alegra verte por aquí 🙂
      Y me encanta tu relato; la criatura se vuelve contra sus creadores… ¡Buen trabajo! 😉
      Gracias por participar en el reto 🙂
      Beso grande.

  18. Esther Bose

    29 noviembre, 2015

    Post a Reply

    ¡Madre mía! Este mes he estado a punto de faltar a mi cita mensual. Pero no, a 29 por la noche, aquí traigo mi propuesta para el reto recién salida del "horno". Me ha costado más de lo habitual, pero es que, reconozco que este tema se me atascaba, la sangre no es lo mío… XD.
    En fin, más vale tarde que nunca, así es que, te paso el enlace de mi reto de noviembre.
    Como siempre, un placer leer también los retos de los demás. Ya que vengo, me quedo un ratito y leo, por cierto, muy buenos relatos.
    ¡Besitos!
    http://www.solocontenidos.net/reto-5-lineas-noviembre-2015/

    • adellabrac

      30 noviembre, 2015

      Post a Reply

      Llegas a tiempo 😉
      Es verdad que hay mucho nivel ya, estoy muy orgullosa de todos 🙂
      Me paso por tu blog ahora mismo 😉
      ¡Gracias por participar!
      Besos.

    • adellabrac

      1 diciembre, 2015

      Post a Reply

      30 de noviembre, 23:57; ¡Se admite! 😉
      Ahora me paso por tu blog.
      ¡Gracias por participar en el reto! 🙂
      Besos.

¿Quieres comentar algo?

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: