Reto: 5 líneas – Noviembre 2016

(Este reto consiste en escribir, cada mes, un relato de 5 líneas que incluya las tres palabras propuestas. Pincha aquí para saber más.)

 

Noviembre:
Espantapájaros, abrieron y comprobar.

 

Luna era una niña especial. A los siete años, los personajes de los cuentos que leía empezaron a cobrar vida sobre la alfombra de su habitación. A los diez, ya vivía encerrada en un laboratorio. Su don había resultado ser su maldición, lo supo la noche en que los científicos abrieron frente a ella la cabeza del espantapájaros para comprobar si tenía cerebro. Después, la obligaron a leer Caperucita Roja.
Por Adella Brac.

 

La niña estaba intrigada. No entendía la función del espantapájaros. Su curiosidad era tal, que convocó a sus amigos para analizarlo bien. Entre todos, abrieron y destriparon al pobre muñeco, para comprobar, decepcionados, que no había ningún
duende en su interior. De repente, una bandada de pájaros acudió, solícita, a interesarse por la desmembrada víctima, ahuyentando a aquellos niños despiadados, con sus graznidos.
Por María José Viz.

 

Dorothy y los demás seguían caminando a buen ritmo. El Señor Espantapájaros era el único que solía quedarse rezagado. Por momentos se hizo el silencio y todos escucharon al unísono un gemido tras unos arbustos. Se acercaron agachados para comprobar que podía ser aquel interesante ruido. Abrieron muy despacio, casi al ralentí, las ramas y la sorpresa fue mayúscula. La bruja del norte y del oeste no eran tan enemigas como ellos creían…
Por Txema Alvarez.

 

El león sólo es una oveja digerida —repetía una y otra vez. Abrieron la puerta del pajar. Fueron necesarios un forense y dos psicólogos criminales de la provincia. Preguntarle en aquel estado hubiera resultado tan inútil como un espantapájaros cubierto de nidos. Tomaron fotografías y le leyeron sus derechos, no obstante parecía delirar. Al salir procuraron no pisar los intestinos esparcidos. Días más tarde pudieron comprobar que estaban formando una palabra: linde.
Por El recreo, del blog Mi recreo.

 

(Continúa el relato de Txema Alvarez)
Cuando Dorothy, el Espantapájaros y sus amigos abrieron un hueco para escudriñar aquel alboroto, dieron tal grito que asustaron a los dulces gorriones de alrededor. Las brujas, que como pudieron comprobar no eran enemigas en absoluto, pisaron el acelerador de las escobas y echaron a volar. Aún quedaba camino por hacer y canciones que cantar antes de llegar a la Ciudad Esmeralda, pero antes el Hombre de hojalata se guardó un tanga rojo que a la bruja del Norte se le había caído.
Por David, del blog David Orell.

 

Se adentraron en la cueva con agitación e impaciencia. La oscuridad los tragó y Sam encendió la linterna deslumbrando a
su amigo, que intentaba comprobar de nuevo la posición en el mapa. Ya habían llegado. Detrás de unas rocas en forma piramidal se encontraba el cofre. Lo abrieron y encontraron un montón de paja, como si fueran las entrañas de un espantapájaros. Desde luego no era el tesoro que esperaban.
Por Lídia Castro, del blog Mis historias y otros devaneos.

 

La canción del ruiseñor fue tan hermosa que lágrimas de polen se abrieron paso a través de la piel de arpillera. Con su seca voz de paja llamó al ave solo para comprobar que salía huyendo hacia la luz crepuscular. Siguió llorando amargamente. Era un espantapájaros y jamás ningún ruiseñor anidaría al calor de su sombra
Por Atalanta, del blog Un libro junto al fuego.

 

Luz oscura en la calle más estrecha de la ciudad. Al final, en medio de la niebla y de un fuerte olor a orina y alcohol, una puerta con una mirilla. Tres golpes en la puerta: “―Contraseña. ―Espantapájaros.” Abrieron la puerta lo justo para que una mano tirase de él hacia dentro, haciéndole pasar por el hueco, rozando ambos lados, pudiendo así comprobar que la realidad siempre era peor que la imaginación.
Por Cris Mandarica, del blog Detrás de la pistola.

 

Las gemelas me despertaron en plena noche con un grito. Me levanté rápidamente y fui a su habitación a comprobar qué había ocurrido. Cuando llegué me las encontré acurrucadas en la esquina de una de las camas. Estaban muy inquietas, así que intenté tranquilizarlas, pero entonces corrieron hacia el armario y abrieron sus puertas. Un espantapájaros desaliñado me miraba desde el interior, y cuando se movió hacia mí fui yo la que grité.
Por Nysna, del blog La luna en vela.

 

Nuevamente se abrieron las puertas de la cárcel para dejar paso al “Espantapájaros”, un delincuente común de poca monta. Una vez dentro le registraron para así comprobar que no hubiera peligro. Tras de sí dejaba todo un curriculum repleto de robos, estafas, chantajes… Su firma era inconfundible: letras y garabatos de un “espantapájaros”.
Por Litxu.

 

Abrieron la puerta del establo y pudieron comprobar que seguía allí. ¿Adónde iba a ir desnudo y muerto de frío como estaba? Entonces me pusieron de pie y entre todos me vistieron una ropa vieja. Lo que menos me esperaba yo cuando robaron mi cuerpo del depósito de cadáveres era que iba a acabar siendo un espantapájaros, aunque tenía que haber sospechado algo cuando empezaron a vaciarme las tripas y a rellenarme el cuerpo con paja.
Por Alma Rural, del blog Alma Rural.

 

Cris abrió la puerta para comprobar si el espantapájaros aún seguía en los pastos del pazo. No tuvo éxito y decidió cerrarla para quedarse en casa al calor del hogar. De repente sus ojos se abrieron como platos: un ruido fuera la hizo ponerse detrás de la pistola para ver por la mira cómo la santa compaña devolvía el muñeco a su lugar.
Por E AG, del blog El rincón literario de Thor y Kira.

 

Ansiosos los pequeños abrieron las bolsas de golosinas, querían comprobar que tuvieran los mismos dulces que el niño espantapájaros. Nadie sabía quién era o si era del barrio. Llegaba el día de Halloween. Su disfraz impecable le garantizaba muchos confites. No hablaba, lo que hacía dudar a más de un padre si en verdad fuera un menor. Las desapariciones empezaron ese año. El niño bajo el disfraz cumplía cien años, era hora de buscar un sucesor.
Por José Torma, del blog Cuentos, historias y otras locuras.

 

Solo ellos sabían que tenía alma. Captaban sus latidos, percibían sus emociones, sus lágrimas perdidas en la lluvia, sus suspiros muertos en la inmensidad de la soledad que le acompañaba. Anheló el canto de los pájaros, lejano como una melodía prohibida. Una noche estrellada ellos, fieles a sus códigos, al comprobar la señal abrieron la conexión. Él, desde la campiña captó el mensaje. Por eso nunca le llamaron espantapájaros. El primer paleocontacto de la historia se había producido.
Por Mari Carmen Caballero Álvarez, del blog La buhardilla del encanto.

 

Tras el fallecimiento de su abuelo, abrieron la verja del terreno que siempre había poseído en un pequeño pueblo. Quisieron comprobar en qué condiciones se encontraba el jardín donde tantas veces habían jugado de pequeños. Todo estaba igual, incluso el viejo espantapájaros que cuidaba del pequeño huerto. Aquel muñeco siempre había sido cómplice de sus travesuras en aquel lugar. Y, al fijarse bien en él, en el bolsillo de su camisa había una carta: “a mis nietos”. La última carta del abuelo.
Por Sara, del blog Letras en el aire.

 

La luz de las velas, en círculo alrededor del espantapájaros, arrojaba sombras alargadas a todos los rincones del almacén abandonado. Las tres chicas seguían en sus posiciones. Esperando. En vano. Una revisó el libro, debía comprobar que el conjuro hubiera sido el correcto. Otra bostezó. La tercera abandonó el círculo, llevaba horas aguantando las ganas de ir al baño. Entonces, los ojos del muñeco se abrieron. Nadie volvió a salir de allí.
Por Cyn, del blog El fantasma en mi tintero.

 

Abrieron la puerta con cuidado para comprobar que no había nadie cerca. Aquella era en realidad su única preocupación porque por lo demás, confiaban en que estaban a salvo. Los indicios del crimen apuntaban a un asesino sin compasión, enérgico y con una mente privilegiada. Nada que ver con un león cobarde, un espantapájaros estúpido y un pusilánime hombre de hojalata a los que la malvada bruja había vapuleado durante años sin compasión.
Por Izaskun Albéniz, del blog Filias’ home.

 

No me mire usted así, señor espantapájaros, he venido a comprobar si acomete usted bien sus labores de vigilancia. Me han contado que anoche le abrieron el pecho a picotazos y trataron de acabar con su existencia, y que en el último momento un brillo en sus dos botones asustó a los potenciales asesinos. Compruebo que está malherido, por eso no se preocupe: yo mismo coseré sus heridas. Es usted mi jornalero más preciado.
Por Lluvia Beltrán, del blog Lluvia Beltrán.

 

No faltaba mucho para llegar a la que sería su nueva casa, respirar aire fresco y comprobar que eran capaces de vivir en paz y armonía, sin el estrés de la gran ciudad. Una vez dentro, abrieron la puerta que les llevaba a la parte trasera de la casa y su expresión lo dijo todo, lo que se abría delante de ellos era tan hermoso y desprendía tanta paz que quedaron tan quietos como los espantapájaros que se encontraban en mitad de ese hermoso campo de lavanda que te invitaba a soñar. Fue entonces cuando se dieron cuenta, de que ese era el mejor lugar para crear un hogar.
Por Lulapatula, del blog Chispiletras.

 

Tras comprobar que estaban solos en la casa, abrieron de par en par el ventanal del salón. Toda la habitación se inundó con el olor a hierba fresca. A lo lejos se podía distinguir la silueta de un espantapájaros, cuyo contorno tapaba con suavidad el crepúsculo. El hombre cogió por la cintura a la mujer y ella le echó sus brazos al cuello. Y la estancia dejó de oler a hierba para oler a vida…
Por Aída, del blog Tormentas de tinta.

 

Hay que deshacerse del espantapájaros. He tenido que comprobar varias veces cómo estaba, a los cuervos ya no les intimida y no hacen más que picotearle y quitarle el sombrero. La última vez hasta le abrieron el saco de yute que tiene por cabeza. Tal parece que se burlan de él con sus graznidos. Si, ya sé que lleva con nosotros mucho tiempo y que le tienes mucho aprecio… pero no llores, si quieres lo podemos enterrar bajo el sauce.
Por Nahn Nuk.

 

Abrieron el diccionario para buscar espantapájaros. Espantajo que se pone en sembrados y árboles para ahuyentar a los pájaros. Buscaron espantajo. Más o menos lo mismo. Pero también decía algo de una persona estrafalaria. Buscaron estrafalaria. Desaliñado en el vestido o en el porte. Y buscaron porte… Y buscaron… Y pudieron comprobar la magia de las palabras: como una te lleva a otra, como nunca dejamos de aprender, como describen el mundo, como nos ayudan a vivir.
Por Jaime Graña Zanón.

 

Siendo niño pude comprobar lo que era tener cerca a un monstruo, no tenía más que ver aquella mirada de ferocidad pegada a su cara, aquellas manos que abrazos nunca me dieron, aquella persona que hizo de mi infancia una pesadilla y que como los espantapájaros a las aves, me ahuyentó de esta casa donde el odio y el asco se abrieron paso. Dije que cuando pudiera se lo haría pagar, pero cuando pude lo único que hice fue irme.
Por Mer, del blog Entre libros y Amigos.

 

Abrieron la puerta y ella entró, todas las miradas se colocaron en su persona. Todos iban disfrazados y las mujeres aprovecharon la ocasión para usar ropa muy sexy, tal es el código de las chicas bien adaptadas. La muchacha miró hacía todas partes a fin de comprobar que las miradas eran en realidad para ella y vaya que lo eran. Su disfraz de espantapájaros causó sensación y fue el chisme de la semana. Las invitadas se sintieron muy bellas y normales. Felicidad completa.
Por Claudia, del blog Sentimiento y juego.

 

Quedamos en el “Espantapájaros”. Por fin íbamos a conocernos en persona y ese bar tan coquetuelo era el lugar ideal. No quisimos vernos en fotos, elegimos conocernos “por dentro” y dejar el “envoltorio” para el final. Había sido todo un año de hablar a horas y deshoras, por teléfono y por chat. Abrieron la puerta, oí su voz a mi espalda y la reconocí al instante. Me giré y mis ojos brillaban de emoción al comprobar que tenía ante mí al hombre con el que tantas veces había soñado.
Por Esther Bosé, del blog Solo contenidos.

 

Marina camina hasta el sembradío, ansiosa por comprobar si nuevos girasoles abrieron sus pétalos ese mañana; mientras él, alzado sobre la plantación, la observa risueño: «Si tan solo pudiera tocarla… Sus rizos parecen tan suaves cayéndole sobre sus hombros perfectamente torneados… ¡Bah! ¿Con estos dedos de paja? Debo estar loco» Ser espantapájaros no le resulta grato, pues amar en silencio duele, y él, más que nadie lo sabe.
Por Jhoanna Bolívar, del blog Mundo Relatos.

 

Se acercaron a la puerta y, cuando la abrieron, se toparon con un peculiar personaje: el chico llevaba las ropas limpias y planchadas, y una familiar sonrisa; brillante como el cielo lo había sido esa mañana. Sin embargo aquellas ojeras, junto con el despeinado, lo hacían lucir más bien como un pequeño espantapájaros. Preocupado, posó su mano en la frente de Lucy, para comprobar que no tuviese fiebre. Sus mejillas estaban tan rojas como las flores del jardín en el que se hallaban.
Por Shirenji, del blog My little dream world.

 

¡Cerrado!
Accede desde aquí al reto del mes en curso.

 

 

Mira las cosas bonitas que dicen de mi novela La leyenda de Bellasombra:

 
 

53 comments

  1. María José Viz says:

    La niña estaba intrigada. No entendía la función del espantapájaros. Su curiosidad era tal, que convocó a sus amigos para analizarlo bien. Entre todos, abrieron y destriparon al pobre muñeco, para comprobar, decepcionados, que no había ningún duende en su interior. De repente, una bandada de pájaros acudió, solícita, a interesarse por la desmembrada víctima, ahuyentando a aquellos niños despiadados, con sus graznidos.

    • adellabrac says:

      Me gusta mucho el vocabulario que has escogido; destriparon, desmembrada, despiadados, graznidos… Creo que crea el tono perfecto para la historia 🙂
      ¡Buen trabajo! Y gracias por participar en el reto 🙂
      Un saludo.

  2. Txema Alvarez says:

    Dorothy y los demás seguían caminando a buen ritmo. El Señor Espantapájaros era el único que solía quedarse rezagado. Por momentos se hizo el silencio y todos escucharon al unísono un gemido tras unos arbustos. Se acercaron agachados para comprobar que podía ser aquel interesante ruido. Abrieron muy despacio, casi al ralentí, las ramas y la sorpresa fue mayúscula. La bruja del norte y del oeste no eran tan enemigas como ellos creían…

    • David Cristo says:

      Ya que has sido tan rápido en escribir tus cinco líneas y has sido tan ingenioso, he querido dejarte la continuación…

      Adella, Txema, os lo dedico XD

      Cuando Dorothy, el Espantapájaros y sus amigos abrieron un hueco para escudriñar aquel alboroto, dieron tal grito que asustaron a los dulces gorriones de alrededor. Las brujas, que como pudieron comprobar no eran enemigas en absoluto, pisaron el acelerador de las escobas y echaron a volar. Aún quedaba camino por hacer y canciones que cantar antes de llegar a la Ciudad Esmeralda, pero antes el Hombre de hojalata se guardó un tanga rojo que a la bruja del Norte se le había caído.

      ¡Biquiños y abrazos!

    • adellabrac says:

      Txema, ya te dije por twitter que me había encantado, una final de los más divertido y una última frase maravillosa 🙂
      ¡Buen trabajo! Gracias por participar en el reto 🙂
      Un saludo.

      David, una continuación a la altura 🙂 El detalle del hombre de hojalata me ha encantado xD
      ¡Buen trabajo! Y gracias por participar en el reto 🙂
      Beso grande.

  3. El Recreo says:

    El león sólo es una oveja digerida —repetía una y otra vez. Abrieron la puerta del pajar. Fueron necesarios un forense y dos psicólogos criminales de la provincia. Preguntarle en aquel estado hubiera resultado tan inútil como un espantapájaros cubierto de nidos. Tomaron fotografías y le leyeron sus derechos, no obstante parecía delirar. Al salir procuraron no pisar los intestinos esparcidos. Días más tarde pudieron comprobar que estaban formando una palabra: linde.
    https://elrecreoderafa.wordpress.com/2016/11/01/la-sinrazon-tiene-la-razon/

    • adellabrac says:

      ¡Guau, Rafa! Me has dejado pensando… La palabra "linde" me hace pensar en seres fantásticos protegiendo reinos ocultos, seres caprichosos que se meten en las mentes de los humanos para confundirlas… Me dan escalofríos.
      Me parece maravillosa la profundidad que le has dado a tu relato. ¡Buen trabajo!
      Gracias por participar en el reto 🙂
      Un saludo.

    • adellabrac says:

      Estoy de acuerdo contigo, el espantapájaros es oscuro. Yo pienso en esa palabra y la imagen que me viene a la mente es la de una figura grotesca en un campo abandonado.
      Me alegra que te haya gustado mi relato, ahora me paso a comentar el tuyo 🙂
      Un beso.

  4. Cris Mandarica says:

    El próximo lunes publicaré mi historia en el blog, de momento, te la dejo aquí. Como estamos en plena semana de Halloween me ha salido un texto muy terrorífico. Biquiños!

    Contraseña
    Luz oscura en la calle más estrecha de la ciudad. Al final, en medio de la niebla y de un fuerte olor a orina y alcohol, una puerta con una mirilla. Tres golpes en la puerta: “-Contraseña. -Espantapájaros.” Abrieron la puerta lo justo para que una mano tirase de él hacia dentro, haciéndole pasar por el hueco, rozando ambos lados, pudiendo así comprobar que la realidad siempre era peor que la imaginación.

    • adellabrac says:

      Halloween y los espantapájaros son dos elementos que creo que pegan perfectamente 😀
      Me gusta que hayas incluido olores y el sentido del tacto, le da mucha veracidad a la historia. Y me encanta esa última frase 😀
      ¡Buen trabajo!
      Una vez más, gracias por participar en el reto 🙂
      Bicos.

    • adellabrac says:

      ¡Gracias por tus palabras, Nysna! 🙂
      Estoy de acuerdo contigo, los espantapájaros me parecen algo siniestro 😀
      Ahora me paso por tu blog.
      ¡Gracias por participar en el reto! 🙂
      Un beso.

  5. LITXU says:

    Hola Adella las palabras de este mes no me han resultado inspiradoras, pero, he hecho lo que he podido…a ver qué te parece.
    Tu relato muy original!!!

    Nuevamente se abrieron las puertas de la cárcel para dejar paso al "Espantapájaros", un delincuente común de poca monta. Una vez dentro le registraron para así comprobar que no hubiera peligro. Trás de sí dejaba todo un curriculum repleto de robos, estafas,chantajes… Su firma era inconfundible: letras y garabatos de un "espantapájaros".

    • adellabrac says:

      ¡Hola, Litxu, gracias por tu opinión sobre mi relato!
      Lamento que no te hayan resultado inspiradoras, a la mayoría parece que sí.
      El tuyo me gusta, aunque el hecho de que fuese un delincuente "de poca monta" le quita, digamos… "glamour" al texto.
      La idea de que su firma sea un espantapájaros me encanta. Yo partiría de esa idea y construiría la historia en torno a ella 🙂
      Independientemente de esto, considero que has hecho un buen trabajo 🙂
      Gracias por participar en el reto 😉
      Un beso.

  6. Alma Rural says:

    Este mes el relato me ha quedado un poco gore, Adella. Tus palabras parecen que inspiraban hacia un relato más infantil (por aquello del espantapájaros) pero mi lápiz me ha llevado por otros derroteros. ¡Qué se le va a hacer! ¡Cosas de las musas!

    Por cierto, tu relato me ha gustado mucho. Estoy contigo en que a todos los niños deberían de obligarles a leer Caperucita Roja y algún que otro cuento más. Seguro que serían más felices.

    En fin, aquí te dejo mi relato de este mes:

    Abrieron la puerta del establo y pudieron comprobar que seguía allí. ¿Adónde iba a ir desnudo y muerto de frío como estaba? Entonces me pusieron de pie y entre todos me vistieron una ropa vieja. Lo que menos me esperaba yo cuando robaron mi cuerpo del depósito de cadáveres era que iba a acabar siendo un espantapájaros, aunque tenía que haber sospechado algo cuando empezaron a vaciarme las tripas y a rellenarme el cuerpo con paja.

    https://almaruralblog.wordpress.com/2016/11/08/un-nuevo-empleo/

    Un abrazo.

    • adellabrac says:

      No me extraña que el lápiz te llevara por otros derroteros, para mí, la imagen de un espantapájaros no tiene nada de infantil.
      Y la verdad es que sí que te ha quedado gore xD
      Pero está muy bien. Me gusta que hayas escogido el narrador en primera persona y esa pregunta "¿A dónde iba a ir desnudo y muerto de frío como estaba?" que adquiere pleno sentido a final del relato.
      ¡Buen trabajo!
      Gracias por participar en el reto 🙂
      Un abrazo.

  7. Eduardo Jiménez Caballero , Mari Carmen Caballero Àlvarez says:

    ¡Hola, Adella! Está muy bien tu cuento. Qué bueno ocuparse de esta modalidad infantil de vez en cuando. Veo interesantes, también, el resto de las propuestas, leo por aquí micros que me gustan y me enseñan mucho. Dejo el mío:

    ALMA MÁTER

    Solo ellos sabían que tenía alma. Captaban sus latidos, percibían sus emociones, sus lágrimas perdidas en la lluvia, sus suspiros muertos en la inmensidad de la soledad que le acompañaba. Anheló el canto de los pájaros, lejano como una melodía prohibida. Una noche estrellada ellos, fieles a sus códigos, al comprobar la señal abrieron la conexión. Él, desde la campiña captó el mensaje. Por eso nunca le llamaron espantapájaros. El primer paleocontacto de la historia se había producido.

    http://labuhardilladelencanto.blogspot.com.es/

    • adellabrac says:

      ¡Hola, Mari Carmen! Gracias por tus palabras sobre mi relato, y respecto al resto, ya sabes que aquí siempre hay mucho nivel 😀
      Me gusta mucho lo críptico de tu relato y toda la historia que encierra. Sabía que "paleocontacto" era la llave, pero confieso que he tenido que buscarlo en google. Conocía la teoría, no ese nombre.
      Me encanta lo mucho que aprendo con tus relatos 🙂 ¡Buen trabajo!
      Gracias por participar en el reto 😉
      Un abrazo.

    • Eduardo Jiménez Caballero , Mari Carmen Caballero Àlvarez says:

      Gracias, Adella, por comentar, una vez más, mi relato.

      En relación al aprendizaje te diré que es un beneficio mutuo. No hay día que yo visite tu blog, tu Twitter o cualquiera de tus portales, vamos, sin aprender algo bueno. Y descubro en ellos, además, enlaces de sitios didácticos cercanos a la escritura la lectura y todo lo que nos interesa.

      Puntualizar por último que cada vez estoy más contenta de integrar el elenco del reto 5 líneas que impulsas llevándolo, como el blog y como todo, con mucho rigor, eficiencia y disciplina. Por eso logra el éxito indiscutible de unos seguidores selectos. Te felicito.
      Muchas gracias otra vez. Un saludo.

      Mari Carmen C.

  8. Sara P. L. says:

    ¡Hola! Es muy curioso tu relato ^^ sobre todo me ha llamado la atención el final con Caperucita xD
    Aquí te dejo el mío:
    Tras el fallecimiento de su abuelo, abrieron la verja del terreno que siempre había poseído en un pequeño pueblo. Quisieron comprobar en qué condiciones se encontraba el jardín donde tantas veces habían jugado de pequeños. Todo estaba igual, incluso el viejo espantapájaros que cuidaba del pequeño huerto. Aquel muñeco siempre había sido cómplice de sus travesuras en aquel lugar. Y, al fijarse bien en él, en el bolsillo de su camisa había una carta: "a mis nietos”. La última carta del abuelo.
    Y el link: http://letras-enel-aire.blogspot.com.es/2016/11/reto-de-las-cinco-lineas-noviembre-el.html

    ¡Un abrazo! 🙂

    • adellabrac says:

      Gracias por tus palabras, Sara 🙂
      A mí me ha encantado tu relato. Esa nostalgia de regresar a los escenarios de la infancia, y ese espantapájaros custodio de las últimas palabras del abuelo 😀 ¡Buen trabajo!
      Gracias por participar en el reto 😉
      Un abrazo.

  9. Cyn says:

    En primer lugar, tus cinco líneas me pusieron los pelos de punta. Aplausos. Y de los demás microrrelatos han salido cosas muy buenas, nos has inspirado cosas muy tétricas este mes. El mío no es de lo más original, pero me hiciste acordar a un video que vi hace un tiempo:

    La luz de las velas, en círculo alrededor del espantapájaros, arrojaba sombras alargadas a todos los rincones del almacén abandonado. Las tres chicas seguían en sus posiciones. Esperando. En vano. Una revisó el libro, debía comprobar que el conjuro hubiera sido el correcto. Otra bostezó. La tercera abandonó el círculo, llevaba horas aguantando las ganas de ir al baño. Entonces, los ojos del muñeco se abrieron. Nadie volvió a salir de allí.

    Mi link: https://elfantasmaenmitintero.blogspot.com.ar/2016/11/misterio-cuatro-espantapajaros.html

    ¡Besos!

    • adellabrac says:

      ¡Hola, Cyn! Gracias por tus palabras sobre mi relato, respecto al resto, estoy de acuerdo contigo, muy buen nivel y casi todos tirando por el camino de la oscuridad 🙂 Me temo que la culpa es del espantapájaros xD
      Me gusta tu propuesta, la sensación de calma espera, creada con ese "revisó el libro", "bostezó", y luego ese golpe final, asestado con esos ojos abriéndose 🙂 ¡Buen trabajo!
      Gracias por participar en el reto 😉
      Beso grande.

  10. Izaskun Albéniz says:

    Confieso que con "espantapájaros" no he podido resistirme a la tentación. Muy buen reto este mes, Adella, como siempre.
    Besotes.

    Coartada perfecta.
    Abrieron la puerta con cuidado para comprobar que no había nadie cerca. Aquella era en realidad su única preocupación porque por lo demás, confiaban en que estaban a salvo. Los indicios del crimen apuntaban a un asesino sin compasión, enérgico y con una mente privilegiada. Nada que ver con un león cobarde, un espantapájaros estúpido y un pusilánime hombre de hojalata a los que la malvada bruja había vapuleado durante años sin compasión.

    • adellabrac says:

      ¡Gracias por tus palabras, Izaskun! 🙂
      Me gusta mucho tu relato, la vuelta de tuerca que le has dado al cuento. Lo veo muy redondo, ¡buen trabajo!
      Gracias por participar en el reto 🙂
      Un beso.

  11. Lluvia Beltrán says:

    ¡Hola! Aquí tengo mi micro para este mes, después del parón que hice en octubre. Espero que te guste 😉 Un abrazo fuerte.
    "No me mire usted así, señor espantapájaros, he venido a comprobar si acomete usted bien sus labores de vigilancia. Me han contado que anoche le abrieron el pecho a picotazos y trataron de acabar con su existencia, y que en el último momento un brillo en sus dos botones asustó a los potenciales asesinos. Compruebo que está malherido, por eso no se preocupe: yo mismo coseré sus heridas. Es usted mi jornalero más preciado".

    • adellabrac says:

      ¡Hola, Lluvia!
      Me gusta mucho este tono tierno que le has dado a tu relato, tan de confidencia del agricultor con su espantapájaros.
      Casi todos hemos escogido un camino más oscuro para nuestras historias, así que tu relato resulta muy refrescante 🙂 ¡Buen trabajo!
      Gracias por sacar tiempo para participar en el reto 😉
      Un beso.

  12. LulapatulayChispiletras says:

    Hola Adella.
    Te vuelvo al dejar el relato porque en el otro había un error garrafal.

    No faltaba mucho para llegar a la que seria su nueva casa, respirar aire fresco y comprobar que eran capaces de vivir en paz y armonía, sin el estrés de la gran ciudad. Una vez dentro, abrieron la puerta que les llevaba a la parte trasera de la casa y su expresión lo dijo todo, lo que se abría delante de ellos era tan hermoso y desprendía tanta paz que quedaron tan quietos como los espantapájaros que se encontraban en mitad de ese hermoso campo de lavanda que te invitaba a soñar. Fue entonces cuando se dieron cuenta, de que ese era el mejor lugar para crear un hogar.

    Gracias.

    • adellabrac says:

      Lo acabo de ver.
      Suelo subir los relatos lo más rápido que puedo cuando los dejáis. Solo escaneo el texto para ver si están las tres palabras y lo añado para que el resto pueda verlo.
      En la segunda vuelta (en esta ocasión casi a final de mes), es cuando leo los relatos atentamente y los comento.
      Ya está subsanado, que conste que lo considero más errata que error garrafal 🙂
      Respecto a tu relato, me gusta mucho esa luz tan positiva de los buenos comienzos que desprende. Palabras como "aire fresco", "paz" o "armonía", apoyan a la perfección ese mensaje. ¡Buen trabajo!
      Gracias por participar en el reto 🙂
      Un beso.

  13. Nahn Nuk says:

    Muy buenos relatos, al final creo que el mío quedó un poco flojo… demasiado nivel en el 5 lineas veo yo! xD
    Espero que os guste.

    Hay que deshacerse del espantapájaros. He tenido que comprobar varias veces cómo estaba, a los cuervos ya no les intimida y no hacen más que picotearle y quitarle el sombrero. La última vez hasta le abrieron el saco de yute que tiene por cabeza. Tal parece que se burlan de él con sus graznidos. Si, ya sé que lleva con nosotros mucho tiempo y que le tienes mucho aprecio… pero no llores, si quieres lo podemos enterrar bajo el sauce.

    • adellabrac says:

      Estoy de acuerdo contigo en que hay mucho nivel, sí, pero no creo que el tuyo sea flojo. Aunque sí sustituiría la coma de la segunda frase por un punto: "…cómo estaba. A los cuervos.."
      Me gusta el tono de novela negra que le has dado a una historia aparentemente inocente arrancando con ese "hay que deshacerse del espantapájaros".
      También me encanta el final "lo podemos enterrar bajo el sauce", que no sé por qué, pero me hace pensar en que la cosa no va a acabar ahí 😀
      ¡Buen trabajo! Y gracias por participar en el reto 😉
      Beso grande.

  14. Mer mer says:

    Hola Adella, aquí vengo como cada mes a compartir con todos vosotros mi relato para este mes.

    Siendo niño pude comprobar lo que era tener cerca a un monstruo, no tenía más que ver aquella mirada de ferocidad pegada a su cara, aquellas manos que abrazos nunca me dieron, aquella persona que hizo de mi infancia una pesadilla y que como los espantapájaros a las aves, me ahuyentó de esta casa donde el odio y el asco se abrieron paso. Dije que cuando pudiera se lo haría pagar, pero cuando pude lo único que hice fue irme.

    Un abrazo

    • adellabrac says:

      Un relato duro. Pero me ha gustado ver cómo las palabras de este mes te han llevado por un camino muy diferente a lo previsible. ¡Buen trabajo! 😀
      Gracias por participar en el reto 🙂
      Un abrazo.

  15. Claudia E. says:

    Hola Adella 🙂

    Me gusta tu relato de este mes :). Al inicio parece que se tratara de un modo simbólico de cómo un niño vive el tiempo de lectura, pero en realidad, Luna tiene un don, dar vida verdadera a los personajes. En parte, da miedo. Tal vez alguna vez podríamos leer lo que pasó con Luna 😉

    Te dejo mi relato de este mes (e hice dos más, como viene siendo habitual, jajaja)

    Abrieron la puerta y ella entró, todas las miradas se colocaron en su persona. Todos iban disfrazados y las mujeres aprovecharon la ocasión para usar ropa muy sexy, tal es el código de las chicas bien adaptadas. La muchacha miró hacía todas partes a fin de comprobar que las miradas eran en realidad para ella y vaya que lo eran. Su disfraz de espantapájaros causó sensación y fue el chisme de la semana. Las invitadas se sintieron muy bellas y normales. Felicidad completa.

    Un abrazo!

    • adellabrac says:

      Muy acertada tu impresión sobre mi relato 🙂
      No había pensado en continuar la historia, pero quizá lo haga 🙂
      Sobre el tuyo, me gusta mucho el mensaje que capto de fondo, en ese "ropa muy sexy, tal es el código de las chicas bien adaptadas", y en que la protagonista llama la atención precisamente por ir tapada. Triste sociedad esta que tenemos…
      ¡Buen trabajo! Y gracias por participar en el reto.
      Me voy ahora mismo a leer el resto de relatos a tu blog 🙂
      Un abrazo.

  16. Claudia E. says:

    (Este comentario también lo dejé en el blog, pero mejor lo copio aquí 😉

    Hola Adella:

    Muchas gracias por tus comentarios 🙂

    Sobre “La invitada”, no me gustaría resultar moralista, sino reflejar un sentimiento que muchos compartimos y es de la polémica que causa cuando alguien se sale de lo considerado normal. Creo que las generaciones más recientes podremos llegar a un punto en el cual no nos juzguemos, ni critiquemos duramente por cómo vestimos. Antes se trataba mal a la que mostraba más piel, pero ahora es al revés. Hay como una especie de “venganza”.

    Y además, me inspiré en una escena de la película “Chicas pesadas”, en una fiesta de halloween, la protagonista se disfraza de un personaje típico de terror, pero las demás chicas usan disfraces sexys, como ella estudiaba por primera vez en una escuela, no sabía que en el “mundo de las chicas”, halloween era la fecha ideal para vestir así, jajaja.

    Un abrazo!

    Pd.: Está muy lindo tu nuevo espacio!! 🙂

  17. Hernan jose Henriquez says:

    Es para deleitarse en un mundo de fantasía desarmando un espantapájaros. Me hace recordar cuando niño escuche una radio y creí que tenia personajes dentro y lo desarme todo.

¿Quieres comentar algo?