Google PlusFacebookTwitter

Reto: 52 palabras. Finalizado.

By on 3 Mar 2015 in reseña | 4 comments

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter
Finalizado
el reto, (¿cómo empezó esto?), aquí está la recopilación de las palabras
aprendidas:
Panoplia: La
panoplia, vacía y llena de polvo, contaba la historia de un esplendor perdido. Por Adella Brac.
Muchos
años después descubriría en la panoplia su vocación, pero ahora, aquellos
objetos que escondía el sótano eran una puerta a la imaginación en las
aburridas tardes de verano, cuando Mateo y él jugaban a ser valientes
caballeros. Por Nah Nnuk.
Contumelia: Lord
Cupeldom respondió a la contumelia golpeando el rostro de su adversario con uno
de sus guantes. Por Adella Brac.

El manual de las buenas
costumbres dicta que la mejor forma de responder a una contumelia es mirar
fijamente y en silencio al ofensor hasta que éste aparte la mirada y
seguidamente darse media vuelta y alejarse con paso firme.
Por Nah Nnuk.
Bochinche: Se
despertó de madrugada, sudando y aterrado, con los sonidos de un bochinche bajo
su ventana. Por Adella Brac.

Darío resopló, maldiciendo el
bochinche que llegaba desde la ventana abierta al fresco de la noche, mientras
el reloj marcaba las tres treinta. Por Nah Nnuk.
Malacate: Hoy
he terminado de montar el malacate. Sólo falta ponerlo en funcionamiento y
esperar a que me haga rico. Por Adella
Brac.
Tengo la fragoneta llena de
malacatenos frescos…ay que ricos malacatenos…1€ un kilo, 3€ dos kilos. Por Luis Cornide.
Y de
nuevo otra vuelta más bajo el sol de media tarde, no hago más que girar y girar
el malacate enroscando la cuerda de cáñamo, y mientras el hombre me grita y me
azuza pienso que esta vieja mula va todo lo rápido que le dejan sus viejos
huesos y le contesto con un sonoro rebuzno. Por
Nah Nnuk.
Linajudo, da: Aquel
hombre había venido al pueblo para instalarse en la casa grande, mi abuelo le
llamaba “el linajudo”. Por
Adella Brac.
La
infancia de un linajudo es ciertamente triste, mientras el resto de los niños
chapotean alegremente en los charcos, él aprende a tener buenos modales en la
mesa. Por Nah Nnuk.
Esos
Lannister son unos pendejos linajudos…guey!! Por Liburna Sideral.
Pañol: El
muchacho estaba encargado del pañol de los víveres, pero esa mañana había
dedicado más tiempo a controlar los movimientos de la joven hija del capitán. Por Adella Brac.
Aquí estoy, oculto y aburrido
en el pañol del contramaestre de este viejo velero, esperando a que alguno de
mis hermanos rompa su tensión y yo ocupe su lugar en la jarcia muerta. Por Nah Nnuk.
Homófono, na: El
insulto perdió todo sentido cuando el auto corrector del móvil se empeñó en
escribir “homófono”. Por Adella
Brac.
Cuando
pienso en palabras homófonas siempre me acuerdo de aquel chiste de vascos que
dice: <van dos vascos por la calle y ven un cartel que dice “Aceros
inoxidables” y le dice uno a otro: Qué Patxi, ¿nos hacemos?> Por Nah Nnuk.
Chacota: Sus
amigos convirtieron en una chacota el anuncio de su casamiento. Por Adella Brac.
Aquella
chacota pudiera resultar divertida y engañosamente inofensiva, pero prestando
la suficiente atención uno podía detectar con amargura el trasfondo de burla
dirigida a Mateo y que él, tan cándido en aquella época, no era capaz de
percibir. Por Nah Nnuk.
Manumitir: ¿Cuándo
me tocará ese cuponazo que me manumita de la esclavitud del despertador? Por Adella Brac.
La
mejor parte de que a Darío le hubiese dejado su novia es que ahora era un
manumitido del wasap y de las largas esperas fuera de los probadores del
bershka. Por Nah Nnuk.
Ajumarse: Juan
decidió ajumarse hasta el desmayo el día de su boda para poder sobrevivir al
evento. Por Adella Brac.
El refresco refresca…el
alcohol desinfecta…lo que ajuma es el hielo… Por Luis Cornide.
El
secreto para ajumarse como es debido radica, no tanto en la bebida que escojas,
sino en la compañía con la que lo hagas. Por
Nah Nnuk.
Geodesia: Cuando
Martín anunció en su casa que quería dedicarse a la geodesia, su padre salió
corriendo a buscar un diccionario. Por
Adella Brac.
Y
fue durante aquel seminario en el Instituto Geográfico Nacional donde Ginebra
se enamoró de Martín, después de asistir a su conferencia sobre la geodesia y
sus aplicaciones prácticas para la vida diaria, tan llena de pasión y
entusiasmo. Por Nah Nnuk.
Procrastinar: Todas
las mañanas, Martín se proponía dejar de procrastinar y llamar a la joven que
había conocido tras el seminario de geodesia. Por Adella Brac.
En
mi próximo libro titulado “El rascar y el procrastinar todo es
empezar” analizo mi estilo de vida en ocho palabras. Por Nah Nnuk.
Acendrado: A
las tres de la mañana, en la oscuridad de la noche, sus pensamientos no eran
precisamente acendrados. Por Adella Brac.
Cabría
suponer que un hombre de su posición tendría un comportamiento acendradro, y
sin embargo ahí estaba, a su edad, coqueteando con la indecencia y con la
inmoralidad. Por Nah Nnuk.
Saloma: Raque
le enseñó a Tilansia las salomas más habituales en el Ninfa Blanca. Por Adella Brac.
Se
le notaba su antigua vida porque cuando se emborrachaba cantaba salomas con voz
grave, pero lo más curioso era que en aquel bar de montaña alejado de la mano
de dios siempre había dos o tres que le hacían los coros. Por Nah Nnuk.
Peltre: Después
de leer aquella apasionante historia, Mateo heredó el tic de juguetear y por
veces apretar fuerte su colgante cuando estaba intranquilo; pero siendo el suyo
de peltre fino estaba ya todo deformado. Por
Nah Nnuk.
Rémora: El
pez rémora es el autoestopista glotón del océano. Por Nah Nnuk.
Ignoto: Hasta
ese momento sus sentimientos habían permanecido ignotos hasta para él, pero
después de aquel suceso a Martín no le quedó ninguna duda de que Ginebra era la
chica con la que quería compartir el resto de su vida. Por Nah Nnuk.
Enfardelar: Déjame
enfardelar tu cuerpo con mis brazos en esta oscura noche, y así, apretados,
esperar la llegada de un nuevo día. Por
Nah Nnuk.
Ni a
construir una frase ni a enfardelar un fardo…que los carga el diablo de la
ruta colombia-cambados cambados-colombia… Por
Liburna Sideral.
Dipodia: Cuando
Darío formó la palabra dipodia con sus fichas de scrabble, tuvo que sacar el
diccionario para demostrarles a todos que no era una palabra inventada. Por Nah Nnuk.
Obsolescente: El
último verano que vi a Matías trabajando de ascensorista, aún seguía
practicando el obsolescente hábito de entablar conversaciones con los clientes,
aunque la mayoría de las veces la única respuesta que encontrase fuera un
suspiro entrecortado y luego silencio. Por
Nah Nnuk.
Diseño
obsolescente y consumo masivo, el capitalismo consumista moderno… Por Luis Cornide.
Jipiar: Cuando
le oyó a la abuela Mina decir que los espíritus intranquilos a menudo no
dejaban de jipiar, Gabriel García se quedó tan fascinado por el vocablo que,
tras consultarlo en el diccionario del Coronel, lo incluyó en su vocabulario y
aquel momento, sin él saberlo, marcó el inicio de la que años más tarde sería
su gran vocación; ser escritor. Por Nah
Nnuk.
Sapenco: Y
fue mi quinta reencarnación, como sapenco, la que más disfruté, arrastrándome
sin prisa, como los hippies con su casa a cuestas, y sin preocupaciones. Por Nah Nnuk.
Abigarrar: Cuando
la vida quiera abigarrar a tu alrededor un sinfín de tristezas y añoranzas coge
aire y toma mi mano; que juntos saltaremos al encuentro de tiempos felices. Por Nah Nnuk.
Ludibrio: […]
Y sepa vos, mi dulce Amelia, que tal es el fervor de mi corazón, que ni su
ludibrio podrá frenar las intenciones que tengo de conquistar su favor […] Por Nah Nnuk.
Feraz: Caperucita; cruzando un bosque
feraz de camino a casa de mi abuelita. Por Nah Nnuk.
Rozagante: Edna
Moda nos enseñó que si eres un super-héroe no debes usar una capa rozagante si
no quieres morir antes de tiempo. Por Nah
Nnuk.
Zurupeto: Y fue
durante el discurso de la ceremonia de su tercer premio a la profesionalidad,
tras 30 años como notario, al borde de la jubilación y para desconcierto de
todos los presentes, que Damián admitió entre carcajadas haber sido un
zurupeto. Por Nah Nnuk.
Exegesis: El
verdadero amor nunca te pedirá motivos ni exegesis, tan sólo te entregará todo
lo que él es. Por Nah Nnuk.
Trebejo: Por
culpa del corrector del móvil recibir un mensaje como éste: <el trebejo ya
está hecho, ¿qué hago con el cuerpo?> suena menos inquietante. Por Nah Nnuk.
Marchamo: Dicen
que la fórmula para ser feliz es ponerle un marchamo a cada desilusión, a cada
fracaso y a cada tristeza de tu vida; aceptarlos y después enviarlos lejos de
tu alma y de tu corazón. Por Nah Nnuk.
Ché
pibeeee….no marchaaaaámo ya o le tomamo otra? xDD Por Luis Cornide.
Zaino: Consejo: nunca te fíes de un
zaino. Por Nah Nnuk.
Lúnula: En
el mismo instante en que la puerta del coche se cerró con violencia haciendo
que la lúnula de su pulgar adquiriese un tono negro azulado, Damián soltó tal
sarta de improperios a viva voz que medio centro comercial salió al
aparcamiento y se le quedó mirando con gesto inquisitivo. Por Nah Nnuk.
Diastema: <<¡Hola!
¡Soy el hilillo de grasa del jamón serrano que llega a tu diastema para
quedarse! (N del T para vegetarianos: ¡Hola! ¡Soy el pedacito de hoja de
espinaca que llega a tu diastema para quedarse!)>> Por Nah Nnuk.
Herrete: Aunque
los mocasines pudieran parecer alegres, en el fondo sentían envidia de los
zapatos de cordones, porque de todos era sabido en el reino zapatil que los
herretes eran unos compañeros de viaje la mar de entretenidos. Por Nah Nnuk.
Recazo: Estar
cabreado nivel: “poder cortar un filete de ternera con el recazo del
cuchillo”. Por Nah Nnuk.
Urdimbre: Déjame
ser tu trama que tú serás mi urdimbre y así, en el telar de la vida, crearemos
la mayor historia de amor jamás contada. Por
Nah Nnuk.
Iniquidad: La
mayor iniquidad en el amor es amar sin ser amado. Por Nah Nnuk.
Fosfeno: Sin
salir de su asombro Martín se frotó tan fuerte los ojos que no pudo evitar el
fosfeno. Por Nah Nnuk.
Fosfeno,
fosfale… Fosmalegro…. Por Luis
Cornide.
Lemniscata: Siempre
que le preguntaban el porqué de su tatuaje en forma de lemniscata, en su rostro
aparecía una sonrisa pícara y enigmática, más nunca daba una respuesta. Por Nah Nnuk.
Acerico: Y
habiendo empequeñecido tanto Alicia, aquella noche uso como cama un acerico. Por Nah Nnuk.
Carúncula: Su
mejor truco para liberar tensión era apretarse las carúnculas mientras cerraba
los ojos con fuerza y respiraba pausadamente durante cinco largos segundos; si
eso no funcionaba lo siguiente era liarse a hostia limpia. Por Nah Nnuk.
Giste: Y
no fue hasta que bebió entre las carcajadas de sus compañeros de hermandad que
Darío descubrió que en su vaso ni el giste era tal y ni la cerveza tampoco; así que intentó escupir tanto
contenido como le fue posible. Por
Nah Nnuk.
Telson: Y
como los langostinos no tienen orejas la forma de felicitarse los cumpleaños es
tirarse repetidamente del telson. Por Nah
Nnuk.
Agrafe: Cuídate
de no necesitar agrafes para tu corazón; pues son los más difíciles de quitar. Por Nah Nnuk.
Jeme: En
el momento en que el Teniente General Povedilla, como nuevo JEME, sugirió que
la unidad de medida se estableciese en el jeme alegando que ya en tiempos de
sus abuelos medían en cuartas, quedó de manifiesto que duraría poco en el
cargo. Por Nah Nnuk.
Trasijado, da: Tras
caminar sin descanso por cinco días, medio muerto y trasijado, consigues llegar
a un abrevadero, ¿qué haces?:
A) te frotas los ojos sin
creértelo, ya estas delirando.
B) te tiras dentro aunque esté
bebiendo el ganado.
C) esperas tu turno
pacientemente.
Por Nah Nnuk.
Prosodia: En
mi libro “la prosodia que parodia”
analizoeldiscursoyexpongolanecesidadderealizarpausasparasumejorentendimiento. Por Nah Nnuk.
Licnobio:
Ciertamente
si pudieras preguntarles a sus amigos y conocidos, todos coincidirían en que
licnobio es un sobrenombre de lo más adecuado para Vladimir; lamentablemente,
debido a su terrible apetito, ellos no pueden contestarte. Por Nah Nnuk.
Virgulilla:
Debido
a una errata de impresión o al olvido de una virgulilla, en Labrada Cocinas
durante un tiempo además de muebles de cocina y armarios empotrados también
vendíamos muebles de “bano”. Por
Nah Nnuk.
Solecismo:
Investigando
ejemplos en la red he descubierto que hay un solecismo que he usado en más de
una ocasión: “a la mayor brevedad” en vez de “con la mayor
brevedad”.  Por Nah Nnuk.
Adarga: Con gran desasosiego por el fin
de aquel reto grabó las palabras aprendidas en su adarga, para no olvidar todo
aquel valioso conocimiento. Por Nah Nnuk
Colofón: Llegamos al final del reto y esta
palabra es el perfecto colofón. Por
Adella Brac.
Sirva
como colofón del reto 52 palabras que Darío y Mateo, Ginebra y Martín, Amelia,
Damián, Matías, el teniente general Povedilla, Caperucita, la mula que gira el
malacate e incluso Vladimir (aunque él si os despistáis también os dará un
mordisquito en el cuello) os deseen 52 años de nuevas palabras. Por Nah Nnuk.
¡Gracias
a todos los participantes! Especialmente, a Nah Nnuk, que siguió aportando
frases incluso cuando ya no las estaba pidiendo 🙂
¡Y
gracias a ti, por llegar leyendo hasta aquí! 
😉

4 Comments

¿Quieres comentar algo?

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: