Sinopsis: Erienne Fleming se siente atraída por el apuesto y burlón Christopher Seton. Sin embargo, para saldar las deudas de su padre, se ve forzada a casarse con lord Saxton, un hombre deformado que lleva una máscara para ocultar sus cicatrices. Erienne aprenderá a conocer la generosa naturaleza del extraño al que llama marido, al mismo tiempo, no podrá evitar caer en la red de intrigas y pasión de Christopher, que sigue apareciendo en su vida. ¿Elegirá someterse al deber y el honor o dejarse llevar por los dictados del corazón?

 

 

Mi opinión: Esta es la lectura escogida para la iniciativa Príncipe o Rana del blog No solo leo.

Si no me fallan las cuentas, es la cuarta vez que la leo. Han pasado bastantes años desde la primera vez y la verdad es que me sigue gustando igual. No te extraña que sea uno de mis imprescindibles, ¿verdad?

Después de tres lecturas, los factores sorpresa con los que cuenta el libro ya no lo son para mí, pero no me importa, también es bonito leerlo sabiendo lo que sé. Me hace fijarme en otras cosas.

Aviso que aunque tiene un par de escenas de sexo es más romántico que abiertamente erótico. La tensión sexual es sutil y se centra en miradas y gestos.

Como personajes principales tenemos a Christopher Seton, Erienne Fleming y Lord Saxton.

Seton, seguro de sí mismo, divertido, está empeñado en seducir a Erienne y que aprovecha cualquier oportunidad para picarla con algún comentario, robarle un beso o una caricia.

Al principio ella lo desprecia, pero no es inmune a sus encantos. Y con el tiempo, estar a su lado se convierte en una lucha contra sus propios sentimientos.

Esta situación hace que se establezca una relación muy interesante. Y los diálogos entre ellos son geniales.

Lord Saxton se nos presenta con un aspecto temible pero enseguida empezamos a conocer al hombre que hay bajo la máscara. Y es tan atento, paciente y considerado con Erienne que te encantará. Estoy segura.

Aunque el peso de las historia la llevan esos tres personajes, hay algunos secundarios valiosos, como Aggie Kendall, la resuelta ama de llaves un poco madraza; o Avery Fleming, un personaje detestable que no duda en utilizar a todo el mundo en su propio provecho.

Otra cosa buena de este libro es que no está solo centrado en la historia de amor, hay algunos misterios que desvelar. Por ejemplo, encontrar a los culpables del incendio de la mansión Saxton Hall o descubrir quien se esconde tras la figura del jinete enmascarado que recorre los caminos cada noche imponiendo justicia.

Si tengo que ponerle una pega, es que el lenguaje puede resultar demasiado elaborado para aquellos que se hayan iniciado en el género leyendo a las escritoras más actuales.

Test de sutileza: escena propuesta; la protagonista conoce a su potencial pareja y se siente abrumada por su presencia.

Kathleen Woodiwiss: “La proximidad de ese fresco aroma varonil embotó sus sentidos.”

Elísabet Benavent: “Mis bragas se volatilizaron.”

En fin…

 

Recomendable para los aficionados a la novela romántica clásica. No apto para los que buscan historias eróticas.

Nota: Imprescindible.

«Recordó una antigua leyenda según la cual el hecho de encontrar una rosa en invierno entrañaba la promesa de descubrir el verdadero amor».

 

El domingo es San Valentín, ¿me propones alguna lectura para ese día?