Google PlusFacebookTwitter

Reto: 5 líneas – Agosto 2017

By on 1 Ago 2017 in reto 5 líneas | 32 comments

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

logo-reto-5-líneas#reto5líneas

(Este reto consiste en escribir, cada mes, un relato de 5 líneas que incluya las tres palabras propuestas. Pincha aquí para saber más.)

 

Medallero

 

MEDALLA DE BRONCE; Denise, Enrique y M. A. Álvarez.

¡Enhorabuena a los tres!

 

Agosto:

Fuerte, máscaras y uñas.

 

Uñas de fantasía, maquillaje elaborado. Un peinado imposible, el encuadre cuidadosamente elegido. Te ríes fuerte delante de la cámara. Corazones anónimos flotan en la pantalla. Pero acaba el direct y caen las máscaras. Esos millones de seguidores no son tus amigos. Sola frente al espejo, el silencio de la soledad te abruma. ¡Corre, refúgiate en Instagram antes de que la tristeza te alcance! Sigue vaciando tu alma.
Por Adella Brac.

 

Era como un baile de máscaras en el Carnaval de Venecia, pero sin viajar a Venecia. Y es que estar en la cola del estreno de Star Wars, versión ni te cuento, con el careto peludo de Cheubakka, afilando las uñas y con un pie por aquí y otro por allá, para que nadie se colase, era un poco eso, un baile de disfraces. Había que mantenerse fuerte fuera como fuera, porque mi princesa Leia me esperaba con las palomitas en la fila trece.
Por Lorenzo.

 

Se defendían mostrando sus largas uñas a todo aquel que se acercaba. Cada uno de ellos se transformaba en grande, fuerte e invencible, cuando llegaba ese martes especial del calendario. Hasta ese día, todo era miseria y maltrato en sus jóvenes vidas. Eran invisibles para el resto del mundo. Pero aquellas viejas máscaras, encontradas en un contenedor, tenían un poder mágico… hasta que el Miércoles de Ceniza todo volvía a ser igual.
Por María José Viz.

 

Estaba tan asustada que sin darme cuenta encaje las uñas en la caja, me detuve ahí, respire tan profundo como pude para sentirme fuerte, el delicioso olor a la madera me dio valor, introduje la llave y levante lentamente la tapa, y de pronto estaban frente a mí, las máscaras mágicas de las que tanto hablaba mi abuelo, y la abuela siempre lo hacía callar, hechas de plata y tan llenas de un aire antiguo, pero, ¿cuál era su magia?
Por M. Guerrero, del blog Hadas descalzas.

 

Levantó un fuerte ante ella. Estaba decidida a no dejarse pisotear ni avasallar. Las máscaras que había probado no eran suficientes, necesitaba algo más para protegerse de aquel medio hostil. Envidiaba a los felinos, su independencia y la manera en que defendían su espacio, pero ella era incapaz de defenderse con uñas y dientes, ¡tan débil, pusilánime y poca cosa! Así fue como construyó aquella fortaleza inexpugnable. Así fue como pereció sola, ahogada en sus emociones.
Por Zoraida Azahara, del blog El nido de Zoraida.

 

—¡Abran la puerta del fuerte!
Bill no venía solo. A su lado, engarzado en una manta de bellos colores sobre un pardo cimarrón, Toro Sentado. Pasaron por mi lado, a trote. Clavé la mirada en sus aguerridas manos. Las uñas, consumidas, denotaban la edad avanzada del indio. Sus rostros parecían máscaras de dioses paganos. El viaje había sido largo y parece que hubo más que palabras. En el Viejo Oeste, si no hay sangre, no hay acuerdo.
Por Txema Alvarez.

 

El fuerte velo de indiferencia que desde hacía años la cubría aplacó la energía con la que le clavó las uñas. Sin embargo el lienzo del que estaba hecho no era lo bastante liviano como para dejarle ver las máscaras que iban cayendo de la cara de su agresor. Por eso se demoró tanto en alcanzar la manumisión. Ahora era libre, por fin, pero la huella terrible del matón perduraría como necesario recordatorio para siempre.
Por Patricia Babío.

 

Hace girar el grifo de la ducha, mientras sopla las uñas de la otra mano. Ya le han comentado que la reunión de vecinos de esa misma tarde será muy intensa. Un fuerte dolor de cabeza le recuerda el último baile de máscaras. Piensa: «Esta vez iré preparada». Mientras el agua se enfría, sube al trastero y comprueba que todavía sigue allí la pantalla de hierro que Rodolfo utiliza para soldar.
Por Smokey pisó la raya.

 

El destino quiso que estuvieran allí en aquel preciso momento, en un avión a la deriva. Tan sólo unos segundos antes, afilaban sus uñas arrojándose reproches hirientes, en una discusión interminable. Ahora, dos máscaras de oxígeno, colgaban frente a ellos como consecuencia de la fuerte explosión del motor. Se miraron, primero asustados, después con ternura, en aquellos, los que fueron los últimos segundos de sus vidas…
Por Elvis, del blog Graceland.

 

Desde pequeño tuvo que aprender a convivir con el rechazo de sus hermanos y los malos tratos de sus padres por ser «diferente», más tarde llegó el bullying escolar y laboral. Intentaba ser fuerte pero finalmente había encontrado el lugar donde poder ser libre, donde nadie le podría hacer daño, donde no lo juzgarían por sus uñas o su forma de vestir y poder quitarse las máscaras que no le permitían ser feliz. Se equivocó… D.E.P.
Por Arekkusu.

 

Ante él, se esconde tras las infinitas máscaras del más fuerte. Alentado por él, grita y responde a todo aquel que le lleva la contraria. Eso quería él, un heredero que reflejara y perpetuara su imagen de triunfador y al que nadie hace sombra. Y nada de jugar con muñequitos ni mariconadas de esas, le gritaba, él, todos los días. En su habitación, Juan se pinta las uñas de los pies con el esmalte de su abuela. Mientras, llora viendo a Heidi en la tele.
Por Jesús Garabato.

 

Detrás de las cajas, Javier se entierra fuerte las uñas en el brazo, intentando no hacer ruido y delatar su posición. Suda frío al ver las máscaras con las que los asesinos cubren sus rostros. Uno de ellos se detiene y olfatea el ambiente.
—Aquí huele a zorrillo—, dice y ríe.
En su escondite, Javier espera a que el hombre baje el arma para lanzarse sobre de él y clavarle el cuchillo en el estómago. «Uno menos», piensa mientras limpia la navaja en la camisa del enmascarado.
Por José Torma, del blog Cuentos, historias y otras locuras.

 

Corría lo más rápido que podía, el corazón me latía fuerte y por mis venas dilatadas circulaba rauda la sangre. Mi perseguidor había conseguido clavarme las uñas antes de iniciar la carrera, pero ya veía el refugio a solo unos metros de mí. Respiré aliviado en cuanto pude colarme por ese agujero de la caja de cartón, donde los humanos guardaban disfraces y máscaras. Era un ratón con suerte; el gato tendría que esperar otra ocasión para cazarme.
Por Lìdia Castro, del blog Mis historias y otros devaneos.

 

El camino desaparecía bajo el avance del bus. Así también pasaba el rollo con las imágenes de su pasado. Cerró los ojos en esa atmósfera caliente. Podía sentir el polvo suspendido en cada espacio, lo mismo que la presión de sus uñas en los puños apretados, los ruidos del motor y los baches del camino. ¿Tozuda? ¿Fuerte? ¿Débil? ¿Mala? La decisión estaba tomada. Ya no más máscaras; ahora viajaba en pos de su libertad.
Por Saricarmen, del blog Desde El Cielo.

 

Viven cara a la galería. Su mayor inquietud es el postureo. Peinados, maquillajes y uñas al último grito. Modelitos por aquí, modelitos por allá. Un sinfín de selfies invaden sus días. Les ha dado fuerte con Instagram!!! Y no hablemos del whatsapp… ¿Pero quiénes se esconden tras estas máscaras? Es obvio: adolescentes que creen comerse el mundo.
Por Litxu.

 

Lucía despertó con la boca seca, un fuerte sabor a óxido y el olvido en sus ojos. Se esforzó por recordar. A su memoria acudieron las imágenes de aquella extravagante fiesta de máscaras a la que había asistido. Después, el vacío. Las punzadas de dolor y sus uñas clavadas, en el interior de sus manos, le recordarán las luces del coche y aquel muro acercándose a toda velocidad. Entonces descubrirá por qué ya no siente sus piernas.
Por Pilar Alejos, del blog Versos a flor de piel.

 

Sus uñas se clavaron en mi muslo por debajo de la mesa y sentí como sus hábiles manos se hacían camino entre mis piernas, no podía parar aquello, por mucho que quisiera ser fuerte y detenerlo, miraba sus ojos verdes y me perdía en ellos, todo desaparecía y la oficina se trasformaba en una pista, dando lugar a un baile de máscaras, que ocultaba nuestro deseo, nuestras ganas de volver a sobrepasar la estrecha línea que convertía a dos compañeros de trabajo, en amantes. ¡Otra vez!
Por Media Naranja85, del blog Media naranja.

 

Esa cara llena de arrugas me ha nombrado de mil maneras. Molloy, Moran, Murphy, Malone, Macmann, Manhood y hasta el sin nombre. Una sucesión de máscaras con un mismo rostro. En tanto, las puertas de este fuerte han ido desapareciendo, ya soy nada. Solo me quedan algunas uñas y ningún diente, que el tiempo no tardará en transformar en el polvo unánime del absurdo.
Por Luis, del blog El relojero de Samarcanda.

 

Insistías. Te acompañé desganada a la verbena. A medianoche en la pista, cubata en mano, piropeabas a la que resultó ser tu ex. Dándoselas sin ser vista enterraba el rostro bajo las más caras máscaras. Qué fuerte, abandoné el local de uñas, furiosa. Me seguiste beodo, medio gangoso rogabas perdón. Pero al cruzar la avenida el impacto diabólico de unos faros te silenció, conducía mi ex. Alfombrando al vehículo rojo mimetizada quedó la sangre que segregaba tu menudo cuerpo inerte.
Por Mari Carmen Caballero Álvarez, del blog La buhardilla del encanto.

 

Ya me encontraba en el baile de máscaras y no paraba de buscarle con la mirada. Al fin mis ojos se encontraron con los suyos y no dudé ni un instante, dándole la espalda eché a andar hacia el jardín, y él me siguió. En cuanto estuvimos fuera, solos, no esperó ni un segundo, me atrajo hacia él y me besó con ansia, fuerte, sin compasión, y me volví a enamorar mientras le devolvía el beso y clavada mis uñas en su espalda con deseo.
Por Nysna, del blog La luna en vela.

 

Después del exitoso baile de máscaras en el Fuerte de Copacabana que se llevó a cabo el día de ayer, algunos invitados han subido a las redes sociales varios videos registrando un inusual hecho. En las imágenes se observa una figura de traje rojo subiéndose al borde del muro y lanzándose al mar. Hasta el momento no se han encontrado rastros del suicida, tan solo unas antiguas marcas de uñas en el lugar donde el hombre desapareció.
Por Cynthia.

 

Hace solo tres años que TyK dejó de morderse las uñas. Había estado toda su vida con esa adicción tan fuerte, hasta que un buen día decidió quitarse las máscaras que la aprisionaban y hacer frente a una realidad que la ponía nerviosa. Sí, la ponía, porque después de tres años se puede decir que ha conseguido controlarse.
Por Estefanía, del blog El rincón literario de Thor y Kira.

 

Recuerdo que lo vi por primera vez ahí mismo, en ese umbral, y creí que era mi hermano jugándome una broma. Ya sabe, travesuras de niños. Me hice la fuerte, lo enfrenté e intenté quitarle una de esas máscaras impresionantes de la cara. Nunca voy a olvidarlo, doc. Los dedos se me hundieron en la carne blanda, roja. Con las uñas, había empeorado el aspecto de esa cosa. Entonces, sonrió, me dijo «que la inocencia te valga», y se esfumó.
Por Cyn, del blog El fantasma en mi tintero.

 

Bashir sigue seducido por Ghazali. Aunque ella oculte su rostro bajo mil máscaras y cubra sus dedos con uñas de porcelana. Como dice el cuento, la belleza está en el interior. El amor que ambos sienten es tan fuerte, que no lo pudo quemar el padre de Ghazali, cuando roció su cuerpo con acido, marcando para siempre la hermosura de su cara y la delicadeza de sus manos.
Por Javier Puchades, del blog El decantador de letras.

 

Con mirada codiciosa pasaba de uno a otro tarro; unas risitas de loco se escapaban entre sus dientes diezmados. Otro más, tan solo otro más. Eligió entre diversas máscaras y se vistió para esa noche gloriosa. Cuánto trabajo le esperaba, pero no le importaba porque luego vendría la recompensa: Deditos deliciosos con sus delicadas uñas para aumentar su colección. Con un fuerte y decidido golpe cerró la puerta. Era hora de ponerse en marcha. Era hora de hallar a su próxima víctima.
Por No solo leo, del blog No solo leo.

 

La observaban a través del cristal, siempre había alguno de ellos apostado en aquel ventanal, apenas podía entrever a través de sus miradas lo que se escondía tras aquellas máscaras, pero se había jurado a sí misma ser fuerte y salir de allí como fuera. Suspiró, se giró de espaldas al cristal y siguió cavando sigilosamente aquel pequeño agujero que le daría de nuevo algún día la libertad, aún a costa de perder sus preciadas uñas.
Por Seren, del blog Sin título de momento.

 

Se venden máscaras faciales por encargo. De todos los tipos y etnias. Con diferentes estados de ánimo. Decida si hoy quiere sentirse feliz o triste y escoja la que más le guste. Con una nueva fijación invisible y extra fuerte; apenas se notan las uniones y le aguantará 24 horas. Esta semana además, si se lleva diez unidades, le añadimos sin cargo un pack de uñas naturales para mujer o para hombre. No lo dude. ¡Venga a visitarnos!
Por Nahnnuk.

 

Sentía un fuerte dolor hasta en las uñas de los dedos de los pies. Donde se encontraba parecía una habitación de hotel, contaba con todas las comodidades, pero no era su casa. En la pared de la habitación colgaban dos máscaras, un recuerdo de su viaje a Venecia que hizo con ella, el amor de su vida. La soledad y su recuerdo estaban quebrantando su fuerza y un día no pudo más. Cogió un bote de pastillas y nadie le impidió que volviera a casa.
Por Ana, del blog La pecera de Ana.

 

Ella suspiró, mirando su obra de arte. No pudo contenerse ante la fuerte emoción que invadía su cuerpo. Sonrió orgullosamente, segura de que había hecho lo correcto, aunque nadie la apoyó. Desde sus codos hasta el interior de sus uñas estaba llena de pintura, pero no reparó en ello cuando entrelazó los dedos y se puso a dar vueltas por todo el salón. El lienzo que colgaba frente a ella, mostrando dos máscaras elegantes con un fondo abstracto, quizás acabaría ganando el premio a la mejor pintura en la feria de mañana.
Por Jeanny, del blog Lectora en apuros.

 

Él fue a por ella y se la llevaría a rastras de ser necesario; pero no dejaría que aquello acabara así. Haría caer la última de las máscaras, no quería continuar a escapar de lo que sentía. Sin decir mucho, la sujetó contra su cuerpo. Sus manos la desvistieron con prisa. Cerró la boca sobre sus labios, mordiéndolos. Sintió las uñas de ella recorrerle la nuca, reteniéndolo. La giró, no resistió el fuerte deseo de hacerla suya una vez más. Penetró su carne, acabando por amarle el alma.
Por Misthy, del blog Místicos deseos. Elementales tentaciones.

 

Sentados con sus impecables batas blancas, guardando distancia, escudándose detrás de esas máscaras de frialdad e indiferencia que prefiguraban lo peor. Cuando finalmente hablaron, sus palabras me traspasaron de parte a parte, sentí un nudo en la garganta que fue quedándome sin aire, difícil mantenerme en pie. El fuerte dolor que sentí salió en forma de grito, un grito desesperado. Me había aferrado con uñas, dientes, y una ciega esperanza a que de ésta salías.
Por Mer, del blog Entre libros y Amigos.

 

Lo intenté todo: le di golpes bajos, le mordí, le solté un cabezazo, le clavé las uñas. Cuando me sentí acorralado, me grité a mí mismo: Sé fuerte, Manu, no te rindas. De nada sirvió. Acabé en la lona y el árbitro dio la victoria a Rey Enigma. La mía fue a parar a su colección de máscaras. Desde luego, la decepción que sentía se vio atenuada por los trescientos mil pesos que gané apostando contra mí mismo.
Por Plácido Romero, del blog Placidario.

 

“Un aroma sutil para un fuerte carácter”, asegura el anuncio. Arquea las cejas y se rocía a conciencia mientras repasa su imagen en el espejo: uñas rojas, maquillaje discreto y tacones infinitos. Se ladea para calcular si la minifalda tiene la medida apropiada y antes de salir de la habitación del hotel abandona la carcasa vacía que lleva de lunes a viernes en horario de ocho a cuatro. Corbata, maletín, gemelos. Sonríe. Su particular baile de máscaras da comienzo.
Por Izaskun Albéniz, del blog Filias’ home.

 

¡Cerrado!

 

Consulta aquí las palabras del mes en curso.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

32 Comments

  1. María José Viz Blanco

    1 agosto, 2017

    Post a Reply

    ¡Ha llegado agosto! Te he dejado mi contribución para este mes, con la ilusión de siempre. Un abrazo muy fuerte, Adella.

    • Adella Brac

      4 agosto, 2017

      Post a Reply

      ¡Y casi eres la primera! 🙂
      Me gusta tu relato, con esas máscaras que los hacen visibles 🙂 ¡Buen trabajo!
      Un abrazo 😉

  2. Atalanta

    3 agosto, 2017

    Post a Reply

    Tu relato me ha gustado mucho; yo de redes ya sabes que no demasiado y eso de instagram ni sé cómo funciona… XD XD XD
    Estoy a punto de cerrar por vacaciones; a ver si se me ocurre algo antes del lunes.
    Besos.

    • Adella Brac

      4 agosto, 2017

      Post a Reply

      ¡Gracias, Atalanta! 🙂
      Las redes pueden llegar a ser peligrosas, cuantas menos manejes, menos posibilidad de enredarte en ellas 😉
      Seguro que se te ocurre algo genial, como siempre 😉
      ¡Besazo!

  3. mallorcamola

    3 agosto, 2017

    Post a Reply

    Con estos calores y estas palabras, se me ha venido a la mente otro sitio donde también sufrían las altas temperaturas.
    Feliz Agosto!!!

    • Adella Brac

      4 agosto, 2017

      Post a Reply

      Buen relato y buena colocación de la palabra “fuerte”. Siempre buscando la manera 😀 ¡Buen trabajo!
      Y feliz agosto 😉

  4. Cyn

    5 agosto, 2017

    Post a Reply

    No puedo creer que escribí mis cinco líneas el mes pasado y no las traje D: Igual, anduve un poco oxidada, no salió la gran cosa. Debió ser la timidez de mostrar eso xD
    Vengo a llevarme las palabras de agosto, ya volveré con el micro correspondiente en estos días ♥

  5. José Torma

    7 agosto, 2017

    Post a Reply

    Yo, para variar, me he peleado con el mundo y con tu pagina jaja no me permite ponerte el relato, pero ya te he mandado el enlace por mensaje en Tweeter.

    • Adella Brac

      10 agosto, 2017

      Post a Reply

      Me había llegado a través del blog. Sé que no te daba confirmación, pero sí me llegó 🙂
      En cuanto pueda voy a comentarlo a tu blog. (Como ves, tengo esto patas arriba xD
      Una vez más, ¡gracias por participar en el reto! 🙂

  6. litxu

    10 agosto, 2017

    Post a Reply

    Viven cara a la galeria. Su mayor inquietud es el postureo. Peinados, maquillajes y uñas al último grito. Modelitos por aquí, modelitos por allá. Un sinfín de selfies invaden sus días. Les ha dado fuerte con Instagram!!! Y no hablemos del whatsapp… ¿ Pero quiénes se esconden trás estas máscaras? Es obvio: adolescentes que creen comerse el mundo.

    • Adella Brac

      21 agosto, 2017

      Post a Reply

      Veo que las palabras te han llevado por un camino parecido al mío 😀 Ha sido por “máscaras”, ¿a que sí? 🙂
      Los adolescentes siempre han creído que se comerian el mundo, pero cada generación a su estilo 😉
      Me gusta cómo utilizas el lenguaje para dar ese punto de agitación del narrador al texto. ¡Buen trabajo, Litxu!
      Gracias por seguir participando en el reto 😉
      Un abrazo.

  7. Lucía despertó con la boca seca, un fuerte sabor a óxido y el olvido en sus ojos. Se esforzó por recordar. A su memoria acudieron las imágenes de aquella extravagante fiesta de máscaras a la que había asistido. Después, el vacío.
    Las punzadas de dolor y sus uñas clavadas, en el interior de sus manos, le recordarán las luces del coche y aquel muro acercándose a toda velocidad. Entonces descubrirá por qué ya no siente sus piernas.

    • Adella Brac

      21 agosto, 2017

      Post a Reply

      Me choca el cambio del tiempo, pero me encanta el tono general que le has dado 🙂
      Gracias por participar en el reto, Pilar 🙂
      Un saludo.

  8. ¡Hola! En tu micro reflejas con maestría la ficción sensacionalista de ese mundo frío de portada que se presta, en muchos casos, de manera engañosa a la envidia envuelto en papel couché, famoseo e interpretación. Me gusta porque muestras toda la crudeza de la otra cara de la moneda. A veces, sin maquillaje la realidad se arruga. De veras, muy bueno.

    Envié mi aportación. Un abrazo.

    • Adella Brac

      21 agosto, 2017

      Post a Reply

      Como siempre, muchas gracias por tus amables palabras sobre mi relato 🙂
      Recibido el tuyo, voy a comentarlo a tu blog. Te veo allí 😉

  9. Cynthia

    19 agosto, 2017

    Post a Reply

    Hola 😀

    Listo y enviado mi relato de agosto. El tuyo me gustó bastante, retrata bien la realidad ciber de muchos y la soledad que quieren llenar a través de él. Saludos 🙂

    • Adella Brac

      21 agosto, 2017

      Post a Reply

      Me gusta el análisis que haces de mi relato 🙂
      A mí me ha gustado mucho el tuyo; ese tono informativo que le has dado y la impactante frase final. ¡Buen trabajo!
      Gracias por participar en el reto 😉
      Un saludo.

    • Adella Brac

      21 agosto, 2017

      Post a Reply

      ¡Oooohhhh! ¡No sabes lo feliz que me haces con tu comentario! El cambio de plantilla me está dando un trabajazo de la leche y no tenía claras ciertas cosas 😀
      En tu micro has usado “máscara” en lugar de “máscaras”. Te envíe mensaje 😉

  10. ¡Hola! Has optimizado el blog cosa guapa. No solo la estética, también la estructura o los accesos lo agradecen, se nota la dedicación ligada al gran esfuerzo. Y los usuarios/as encantados/as, claro. Te felicito deseándote siempre los muy muchos merecidos seguidores, Adella.Un abrazo.

    • Adella Brac

      28 agosto, 2017

      Post a Reply

      ¡Muchas gracias por tus palabras, Mari Carmen! Me alegra mucho saber que la nueva estructura del blog te resulta más cómoda, esa era la idea 🙂
      Como le dije a Cyn, le he echado horas a esto y había cosas que no tenía del todo claras, ¡gracias! 🙂
      Un abrazo.

  11. Javier Puchades

    23 agosto, 2017

    Post a Reply

    Hola, Adella, te he vuelto a enviar el relato modificado. Gracias por el aviso.
    Por cierto, me encanta los cambios que has hecho en la pagina, ha quedado muy bien.
    Un abrazo.

    • Adella Brac

      28 agosto, 2017

      Post a Reply

      ¡Muchas gracias, Javier! 🙂 Por reescribir el micro y por tus palabras. Me alegra mucho que te guste el nuevo aspecto del blog 🙂
      Un abrazo.

  12. NO SOLO LEO

    24 agosto, 2017

    Post a Reply

    buenas noches tienes que estar muy orgullosa de esta iniciativa por la gran participación, aunque no sea por mí jejej, y el gran potencial que se está descubriendo, hay algunos micro relatos realmente buenos, ánimo y espero que el próximo mes pueda vencer a la vagancia chao

    • Adella Brac

      28 agosto, 2017

      Post a Reply

      Pues sí, estoy muy orgullosa de mis cincolinieros 🙂
      Cada persona tiene su estilo, pero todos le echan muchas ganas. Y si sigues las entradas mes a mes, puedes ver la evolución de cada uno. ¡Es maravilloso! 😀
      Cuento contigo para septiembre 😉
      ¡Beso grande!

  13. Nahn Nuk

    27 agosto, 2017

    Post a Reply

    Gran relato Adella, y grandes aportaciones de tod@s.
    El mio te lo he enviado, ya sabes que me demoro en mi participación 🙂
    Un gran saludo! 🙂

    • Adella Brac

      28 agosto, 2017

      Post a Reply

      Llegas a tiempo, como siempre 😉
      Gracias por tus palabras sobre mi relato 🙂
      Me encanta el tono de humor que le has dado al tuyo, y cómo se intuye cierta crítica de fondo. ¡Buen trabajo! 🙂
      Nos vemos en septiembre 😉

  14. mer

    30 agosto, 2017

    Post a Reply

    Hola Adella, me imagino por lo que he leído en tu blog que andas de vacaciones, espero las disfrutes y descanses todo lo que puedas. En cuanto a tu micro, este mes me ha gustado especialmente, por el trasfondo de las redes sociales, con pocas palabras pero muy bien elegidas y dispuestas. Un tema muy actual, hoy en día la comunicación del cara a cara se está cambiando por la de la pantalla, que no es malo pero hay que poner límites. Los amigos que nos dan un “me gusta” son geniales, pero tenerlos cerca, irte a tomar algo, reír juntos y llorar si hace falta, eso no lo cambio por nada. Yo es que no soy mucho de redes, de selfies, ni de postureo… En cualquier caso tu micro me ha encantado, te mando el mío guapa.

    • Adella Brac

      31 agosto, 2017

      Post a Reply

      ¡Hola, Mer!
      Estoy un poco desconectada, pero porque ando preparando la nueva etapa del blog 😉
      Muchas gracias por las palabras sobre mi relato. La verdad es que la palabra máscaras me llevó por sí misma a este tema.
      Estoy de acuerdo contigo respecto a los límites. Soy de las que creo que las redes sociales no son buenas ni malas en sí, lo es el uso que las personas les demos.
      Respecto a tu micro, me gusta la contraposición entre la fria racionalidad de los médicos y las emociones del protagonista. El detalle de que esté luchando por otra persona me ha encantado 😉 ¡Buen trabajo!
      Gracias por participar en el reto 🙂
      Un abrazo.

¿Quieres comentar algo?

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: