logo-reto-de-escritura-5-lineas
 
(Este reto consiste en escribir, cada mes, un relato de 5 líneas que incluya las tres palabras propuestas. Si eres nuevo por aquí, te pido que leas cuidadosamente las normas.)

Medallero

 

MEDALLA DE PLATA; Estrella Amaranto, Julissa E.

MEDALLA DE BRONCE; P. V. Velazco.

 

¡Enhorabuena a todos!

 

OCTUBRE:

Descanso, extraña y suelo.

 

 

Parece que los he despistado, así que me tomo un descanso. Apoyo la columna contra el tronco de un abedul y respiro hondo. Un rayo de sol que ha logrado colarse entre las tupidas ramas dibuja una extraña forma en el suelo junto a mis pies. Saco de un bolsillo oculto en mi capa la semilla mágica que acabo de robar. No parece gran cosa, pero significa un principio para un pueblo que se muere de hambre. Simboliza la esperanza.
Por Adella Brac.

 

Tu mirada antes cercana se ha tornado extraña. Sentado frente mí como de costumbre cara a cara masticamos sistemáticamente la comida, tragamos, nos limpiamos con la servilleta, bebemos un sorbo de vino, comentamos los detalles del día. Se me hace insoportable y me imagino pedirte un descanso, pero también tu corazón precipitarse al suelo en mil pedazos. Así que tomo aire, me levanto y te abrazo. Hay adiós de postre; luego me marcho.
Por La escritora cotilla, del blog La escritora cotilla.

 

Era una noche clara –lo recuerdo bien– de luna llena. Trabajaba de guarda nocturno en un yacimiento arqueológico y estaba tomando un merecido descanso cuando en eso vi una extraña bola de fuego que atravesaba la atmósfera y se estrellaba en el suelo. Fui a ver y descubrí que dentro del meteorito había algo; bueno, no era algo, era alguien: una preciosa bebé de ojos verdes. De eso hace ya casi dieciocho años. Hoy soy muy feliz pues me ha pedido ser su padrino de boda. He aceptado, naturalmente.
Por Luis J. Goróstegui, del blog Observando el paraíso.

 

Sobre el aire sus alas parecen extenderse por kilómetros, por eso siempre está volando, porque nunca se ha sentido más libre o más grande. Pero su vuelo no puede ser eterno y cada cierto tiempo necesita un descanso. Al descender siempre se siente una extraña en el suelo. Entonces la joven gaviota abre sus alas y se remonta de nuevo a su hogar, inmenso y basto, sin fronteras como sus sueños.
Por Katalina Camus, del blog Katalina Camus.

 

Eres extraña, y por eso me gustas. Suelo ponerme nervioso cuando me miras y por eso mis ojos se rinden a los tuyos. Descanso cuando duermes porque tus ganas de jugar debilitan mi cansado cuerpo. Tu fogosidad me rejuvenece y me agota al mismo tiempo. Pero a pesar de todo, jamás me he arrepentido de haberte sacado de aquel pequeño campo de concentración y que ahora, más que mi gata, seas mi compañera.
Por Lorenzo.

 

Eres extraña, y por eso me gustas. Suelo ponerme nervioso cuando me miras y por eso mis ojos se rinden a los tuyos. Descanso cuando duermes porque tus ganas de jugar debilitan mi cansado cuerpo. Tu fogosidad me rejuvenece y me agota al mismo tiempo. Pero a pesar de todo, jamás me he arrepentido de haberte sacado de aquel pequeño campo de concentración y que ahora, más que mi gata, seas mi compañera.
Por CrisMandarica, del blog Detrás de la pistola.

 

Es otoño y el suelo del parque se va llenando de hojas doradas; los bancos invitan al descanso de una larga caminata, a las animadas charlas de las mamás mientras sus niños juegan en la arena o se balancean en los columpios. A pesar de la algarabía, la paz reina en el recinto. No me extraña nada que, bajo esta dulce sinfonía, algún abuelete de una cabezada.
Por Virtudes Torres, del blog Pétalos de relatos.

 

Hace más de un mes, pero aún siento una extraña sensación. Cada día vuelvo al lugar por donde escapaste con la ilusión de encontrarte en el suelo, agotada. No tengo certeza de lo ocurrido, pero tu edad y deterioro vuelven probable tu muerte. No pude despedirte, acariciarte, ni darle un lugar de descanso a tu cuerpo. «Sol»: leal guardiana y compañera, no estás, te extraño, y secretamente reconozco que mi esperanza se niega a desaparecer.
Por Saricamen, del blog Desde El Cielo.

 

Sube la escalera despacio; el suelo del último descanso esta frío. Empuja la vieja puerta que protesta rechinando. Se percibe una sensación extraña en el ambiente. Ahí esta toda su familia y bien le dan ganas de regañarlos por no esperarlo, subir le cuesta mucho trabajo. Se acerca a la cama, evitando las manos que intentan detenerlo. Algo esta mal, algo es diferente, malo. Siente un dolor en el cuello mientras escucha a su ama decir… “Llévate al perro al patio por favor”.
Por José Torma, del blog Cuentos, historias y otras locuras.

 

Luego de días de dolor, sorpresas e incertidumbres, finalmente voy encontrando un poco de paz. Descanso mi alma, como pequeña e indefensa niña, en ti. En el suelo de mi pobre tierra, a veces extraña, intento volver a ponerme en pie con una sonrisa, no dejando de abrazar una nueva primavera que me llega de regalo. Reconociéndome en sus aromas finalmente y en la música de mis caireles.
Por Diana Rosa Conti.

 

Ruidos en la planta baja interrumpieron su descanso. Una extraña sensación le recorrió la espalda. Se deslizó bajo las sabanas. Sentía el frío suelo bajo sus pies, y comenzó a bajar las escaleras. Estaba seguro de haber dejado bien cerradas todas las ventanas, o ¿no?…ahora una de las hojas de la ventana del salón se golpeaba rítmicamente con el vaivén del viento, la cerró y se volvió a la cama. Ya no pudo dormir o ¿era un sueño?
Por Carmen.

 

Cierro el paraguas y hago un descanso en el camino. Contemplo el paisaje. Todo es gris. Los edificios, el suelo, el asfalto, los coches abandonados. Todo cubierto por esa gruesa capa de extraña ceniza que no ha dejado de caer en años. Incluso las personas parecen haberse imbuido de ese triste color. Les impregna la piel, el pelo, la mirada, la forma de hablar, de vivir. Pero ahora mi paraguas está cerrado. No cae ceniza. Quizá haya una esperanza. O quizá no.
Por Anabel Samani, del blog Anabel Samani.

 

Necesitaba un descanso después de un día tan caótico, además llevaba días sintiéndome un poco extraña no sabría explicar a que se debe, pero me sentía un tanto diferente y cada vez que miraba el espejo no era capaz de reconocer el rostro que refleja, sin embargo, había algo familiar en el que no me hacía temer así que lo dejaba pasar. Hay ocasiones que me daba la sensación que el suelo se movía y algo dentro de mi crispaba como si hubiera algo que habita dentro de mi cuerpo.
Por Cecy Ponce, del blog Enredados entre libros.

 

Extraña forma de decir «te quiero» subido en la repisa del alero del tejado con los brazos en alto, casi a punto de volar o de caer al suelo y yo abajo mirándote con los ojos como dos donuts escapándose de mi rostro, como dos globos de feria, temblandome las piernas. Nunca pensé que podría suceder, pero de tu bolsillo se escapó aquella carta traidora con aquel carmín tan sospechoso. Deslizándose hasta mis manos para descubrir tu infidelidad, antes que tú y tu descanso eterno.
Por Estrella Amaranto, del Blog Literario Amaranto.

 

A las diez en punto, Ramiro interrumpe su trabajo durante la media hora que le corresponde por ley. Se sienta en el suelo con la espalda apoyada en un árbol y desenvuelve el bocata de atún. Una mujer de mirada extraña con tacones altos y un bolso enorme se para delante de él, le da los buenos días y deposita sobre el envoltorio de aluminio unas monedas. Mientras contempla cómo se aleja, Ramiro recoge el dinero, alza los hombros y se lo guarda en el bolsillo. Se acabó el descanso. A trabajar.
Por Aurora Rapún Mombiela, del blog La historia está en tu mente.

 

Una extraña figura cruzaba por el por el parque. Las luces de las farolas estiraban por el suelo, a su paso, una monstruosa sombra. Al llegar, finalmente a mi altura, una agradable voz, aunque algo fatigada, me pidió permiso para tomar aliento y descanso en mi banco. La elegante mujer, con sombrero y bolsas en cada mano, me proporciono esa tarde otoñal una agradable conversación; que continuamos delante una taza de chocolate con churros.
Por JM Vanjav, del blog jm vanjav hasta en 500 palabras+.

 

Me sentía extraña, fuera de todo y sin lugar. Para calmar el sentimiento decidí acostarme en el suelo, quizás así me absorbería, me llevaría a cualquier planeta, pero eso no pasaba, mejor era cerrar los ojos, tomar un descanso, y soñar mientras se mezclaba la realidad con la imaginación, mientras era feliz en un mundo completamente mío. Las nubes comenzaba a tomar colores, no eran solo grises, eran amarillas, lilas, azules, eran felices, cargadas con dulces, esperando por soltar todo ese color.
Por Angela Castro, del blog Festín de libros.

 

Necesitaba un descanso de todo ese agobio constante. El trabajo, la rutina, su hija. La extraña sensación de que la vida se le estaba pasando muy rápido la inundó. Tenía cuarenta y tres años ya. Vio sus días pasar uno tras otro. Recordó el aroma del bizcocho que hacía su mamá, la primera vez que besó a su esposo y el día que nació Tania. Como cae un rayo, así de repente, fue la punzada que sintió en su corazón. En la cocina se oyó un golpe seco, la mujer quedó tendida en el suelo.
Por ana-liliana.

 

¡Anímate a participar!

Envía tu relato a través de este formulario para que pueda añadirlo:

En el campo «Nombre» pon el que quieras que aparezca como autor/a del relato.

En el campo «Texto» hay un límite de caracteres, si te pasas, tu relato llegará cortado. Por favor, comprueba que está todo correcto antes de enviarlo.

Recuerda que son solo 5 líneas (unos 487 caracteres, espacios incluidos).

Responsable: Adella Brac. Finalidad: gestionar tu participación en el reto 5 líneas. Los datos serán conservados hasta que solicites su eliminación. Legitimación: tu consentimiento. Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Strato (mi proveedor de hosting) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Strato. Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición escribiéndome a info@adellabrac.com. También tienes derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Información adicional: Política de Privacidad, Aviso legal y Política de Cookies.

¿Sabías que mis suscriptores conocen las palabras del reto antes que nadie?

 

¿Te unes a ellos?

Centro de preferencias de privacidad

Pin It on Pinterest