logo-reto-de-escritura-5-lineas
 
(Este reto consiste en escribir, cada mes, un relato de 5 líneas que incluya las tres palabras propuestas. Si eres nuevo por aquí, te pido que leas cuidadosamente las normas.)

Medallero

 

MEDALLA DE BRONCE: Alma, Ana María Abad, Ana, Anabel Samani, Antonio Jimenez, Ayirez, Carles Leo, Cecy, Daniel A. M., Diana Rosa Conti, Do.Lobera, Francisco Velandia, Javier Sánchez Bernal, jm vanjav, José Torma, Bruja Urbana, Lady P, Lorenzo, Manuel, Marlen, Minerva Hernández García, MJ RU1Z, Noemí, Nuria de Espinosa, Patricia.

 

¡Enhorabuena a todas y todos!

 

ABRIL:

Mitos, muchos y punto.

 

 

El historiador logra acceder a la caverna donde ha descubierto que se encuentran las respuestas a todas sus preguntas. Lleva años defendiendo la hipótesis de que muchos mitos son ciertos. Algunos, punto por punto, ahora podrá al fin demostrarlo. En la oscuridad advierte la parte trasera de un trono y la figura de una mujer.
—Revélame tus secretos —le pide.
Ella se gira y él escucha la última frase de su vida.
—Soy la gorgona Medusa.
Por Adella Brac.

 

A tal punto está llegando la situación que dentro de muchos años habrá nuevos mitos. Y uno será el de la persona educada y cortés que pasea por la calle dando las gracias y pidiendo perdón. Sin fumar echando el humo a los demás, usando la bici en la carretera y no en la acera, no molestando a sus vecinos haciendo ruido a todas horas, etcétera (un etcétera muy largo). Y muy importante, a la hora de escribir no se olvidará del ¿ ni del ¡.
Por Lorenzo.

 

En el aeródromo, los mitos sobre los kamikazes se entrelazaban con la determinación de los pilotos. Muchos jóvenes se preparaban para el sacrificio supremo, inspirados por el fervor nacionalista. En el punto de partida la tensión era palpable, pero también la camaradería, el sentido del deber. La última vez que se veían, intercambiaban palabras de aliento y un breve vistazo al futuro incierto. Con el rugido de los motores, partían hacia el cielo, dispuestos a convertirse en leyendas vivientes.
Por Marlen, del blog El blog de Trujamán.

 

El profesor se quitó las gafas y frotó los ojos con fruición. El punto flotante desapareció de su campo de visión. Escuchó murmullos en la sala. Sin las gafas no podía saber si eran muchos los presentes en su disertación. Intuyó que alguien levantaba un brazo y le hizo un gesto para que se levantara.
—Profesor, entonces ¿qué son los mitos para usted?
Se volvió a poner los lentes y enfocó su vista sobre el asistente.
—No son más que distorsiones de la realidad. El minotauro se volvió a sentar.
Por Manuel.

 

Durante años, los mitos que rodeaban al poblado maorí crearon muchos tabúes sobre una raza que mantenía las distancias con la evolución. Hasta qué en un viaje a la selva amazónica, durante el transcurso de la expedición «Trofeo dorado», el explorador al mando Simón, suspendió la exploración precipitadamente asegurando que su grupo, tras un enfrentamiento en plena selva, estuvo a punto de acabar en el caldero de la tribu maorí.
Por Nuria de Espinosa, del blog Bitácora Literaria.

 

Aquella fría mañana de invierno se acurrucó en el sofá dispuesta a terminar el libro sobre Mitos y leyendas que tenía entre manos. La taza humeante de té verde no podía faltar y tampoco la chaqueta de lana que le había regalado Pedro hacía muchos años, antes de que él decidiera dejarla. Sabía que no podría poner punto y aparte en su historia hasta que no se deshiciera de la prenda, pero había algo que la unía a ella con una fuerza inexplicable.
Por Noemi.

 

El único almohade que quedaba en pie tras haber abatido a muchos enemigos en la batalla, se encontraba ahora rodeado y herido. Llegados a este punto, tan solo le restaba seguir luchando hasta caer, o morir desangrado, ya que el respeto al vencido tan solo era algo plasmado en los mitos. Pero el líder adversario irrumpió en la escena ordenando que no le tocaran y que su médico le atendiera; le hubiese gustado luchar a su lado.
Por Daniel A.M., del blog La narrativa de Daniel A.M.

 

No tenía miedo. Por eso aceptó el reto. Según sus nuevos amigos, muchos de ellos ya lo habían realizado. Era una prueba de valor para descubrir si los mitos sobre la escuela eran ciertos. Solo debía llegar a un punto en medio del pasillo del último piso y esperar a que el fantasma de un alumno asesinado apareciera. Lo que encontró lo dejó impactado. El cadáver de un joven colgaba de una soga. Al acercarse descubrió que el cuerpo que pendía en el aire era el suyo.
Por Francisco Velandia, del blog Pacho escribe.

 

Muchos de los mitos han sido el punto de partida para las grandes obras literarias de nuestra historia, las obras maestras que llenan nuestra lectura de batallas decisivas entre el bien y el mal. Qué dirían Perséfone y Hades de sus versiones novelescas, qué pensarían los Troyanos si se vieran a ellos mismos en la pantalla de cine. Realmente si los conociéramos en la realidad, posiblemente nos decepcionarían por ser demasiado humanos
Por Bruja Urbana, del blog Cultura Urbanita.

 

«Hace años la ciencia no existía y todo surgía de mitos y leyendas para explicar un mundo incomprensible. Para muchos no había más verdad que esa. Era la época de los dioses y ellos controlaban el mundo y punto. Por suerte, otros tantos pensaron que esas historias no eran más que cuentos, y poco a poco, a pasos diminutos, empezó la ciencia camuflada de magia…»
Juana escuchaba embelesado la historia de su abuela mientras llovía. Llovía y ella imaginaba era el llanto de los dioses olvidados…
Por Do.Lobera, del blog de Do.Lobera.

 

Había muchos mitos sobre él, pero solo uno era cierto: era un asesino despiadado. Sus víctimas eran muchas, pero nadie sabía quién era realmente. Se movía entre las sombras, sin dejar rastro. Nadie podía escapar de su mirada fría y calculadora. Hasta que un día una detective descubrió su identidad y lo enfrentó. Pero él, con una sonrisa macabra, le susurró al oído: «Los mitos siempre tienen un punto de verdad, querida». Y desapareció en la oscuridad una vez más.
Por Cecy, del blog Enredados entre libros.

 

—El punto, querido Watson, es que el mundo, tal y como lo conocemos, está abocado a fagocitarse. —Tras decir aquello, removió la pipa vacía entre sus manos, concentrándose, en vano, en identificar la clave del enigma que se presentaba ante sus ojos—. El libre albedrío es sólo uno de los mitos que muchos incautos enarbolan mientras cierran los ojos ante los hilos que manejan su vida.
El doctor no salía de su asombro frente a la transformación del otrora detective más famoso del mundo.
Por Javier Sánchez Bernal, del blog La buhardilla de Tristán.

 

Saborea el ruido de las olas al romper, nunca en el mismo punto. Al retirarse, decenas de conchitas adornan la arena. Muchos niños corren, buscando atraparlas; mas Carlitos no participa, sentado sobre una toalla, mira serio el horizonte, expectante: tal vez la marea le de respuestas que derrumben los mitos que rodean su vida. Suspira mientras se pone de pie y camina sobre el terreno caliente. Decidido entra al océano y maravillado observa su cuerpo diluirse en el agua.
Por José Torma, del blog Cuentos, historias y otras locuras.

 

¡Anímate a participar!

Envía tu relato a través de este formulario para que pueda añadirlo:

Recuerda ajustarte lo máximo posible a las 5 líneas.

¿Sabías que mis suscriptores conocen las palabras del reto antes que nadie?

 

Puedes unirte a ellos ⬇️