reseña-dioses-de-antara-jessica-galera-andreu

 

Sinopsis

 

Después del accidente y tras varios meses en coma, Antara despierta incapaz de ver nada. Todo su mundo se desmorona: Óscar no ha ido a verla ni un solo día; sus “amigas” se alejan de ella y su sueño de ser escritora se convierte en una utopía. Lo único que se mantiene ahí es aquella pequeña librería entre cuyas paredes Antara encuentra la protección que necesita. Mina, su propietaria, una anciana amargada y sumida en mil vicios reprobables, trata de ayudarla en todo cuanto puede pero ella siente que se hunde en los lodazales de un mundo que era sólo apariencia y cuya solidez se ha resquebrajado ante la primera prueba de fuego.

Sin embargo todo da un vuelco radical cuando conoce a un muchacho con el que mantiene, apenas dos encuentros, cinco horas; suficientes para cambiar su mundo y devolverle una efímera felicidad que amenaza con esfumarse de nuevo cuando él se marcha repentinamente con una promesa vacía en los labios.

Antara vuelve a buscar refugio en los libros y es entonces cuando Mina le habla de uno en especial: el Libro de los Vínculos: un extraño volumen con las páginas en blanco que necesita algo muy distinto a la tinta para ser escrito; un libro que, además, no puede ser completado por un único autor. Lo que sus páginas claman por gritar es lo mismo que se esconde en el corazón de Antara, una historia, la suya, que la llevará a un lugar mágico donde su presencia no pasará, precisamente inadvertida. La meta: salvar aquel mundo; salvarse a sí misma. Su mejor arma: el amor.

 

Mi opinión

 

Hacía tiempo que no disfrutaba tanto un libro. Esta autora tiene un estilo narrativo que me enamora. Me resulta adictivo.

Y si las partes narrativas son maravillosas, los diálogos no se quedan atrás.

La novela empieza en el mundo real, donde conocemos a Antara y a un misterioso joven. Pero, pasados unos pocos capítulos, viajamos a un mundo de fantasía. Y ahí es donde la historia brilla más que nunca.

Nos encontramos con escenarios de cuento, descritos con las palabras justas, y con todo un elenco de personajes maravillosos; mares inciertos, piratas, buques fantasmas, bosques habitados por hadas, centauros, una gorgona, gnomos…

Antara se pasa todo el libro elucubrando sobre a quienes representan esos seres en su mundo real. La autora juega muy bien con las apariencias, trasladando al lector las dudas del personaje.

Tiene mucho que aprender y es un poco dura de mollera, así que le lleva muchos capítulos, pero al final aprende. Su evolución es muy bonita.

El otro gran protagonista en este mundo es Aidun, rey de Evestya, me parece un personaje increíble, con una personalidad llena de matices y absolutamente verosímil.

Aidun se esfuerza mucho por ocultar su vulnerabilidad, y cuando no lo logra, me dan ganas de darle un abrazo. He llegado a conectar totalmente con él. ¡Qué leches! Me he enamorado como una idiota.

Los personajes secundarios tienen mucho que aportar, no están ahí de relleno.

Quiero destacar a Mina, la anciana librera, porque me encanta su manera de ser. Y a la tripulación al completo del buque pirata Alma del mar.

Seim, su capitán, es la serenidad personificada, la voz de la cordura en medio del caos.

En resumen, una gran lectura.

 

Recomendable para los amantes de las historias de fantasía. No apto para lectores que huyen de este género.

Nota: Imprescindible.

«Necesito que no pierdas la fe en mí».

 

Jessica es mi autora de este mes en la inicitiva #UnAñoDeAutoras

 

¿Has leído la entrevista que le hice?

 

 

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: