Sinopsis: Colección de relatos breves narrados con ingenio, con mucha ironía y con un agudo sentido del humor: Ramiro, Bajo la lluvia, Puede ser, En la orilla, Sweet the sound, Pandemonium, Celos, De besos y decepciones y Epílogo.

 

 

Mi opinión: No soy yo mucho de libros de relatos, por los blogs sí me gusta leer textos breves, pero a la hora de cargar el Kindle siempre opto por novelas.

Sin embargo, hace tiempo que tengo pendiente leer las obras de una serie de escritores a los que sigo a través de las redes sociales, y David Orell es uno de mis ellos.

Además, David es un cincoliniero fantástico, así que sabía de antemano que sus relatos no me iban a decepcionar.

Cada cuento es como una pequeña píldora. No puedo contar mucho sin desvelar algo importante así que haré un repaso rápido:

Empezamos con Ramiro, que con 77 años cierra la librería en la que ha estado trabajando toda su vida y cuelga una nota en la puerta; «no es posible vivir sin libros». Es como una nota de suicidio, ¿verdad?

A partir de ahí los relatos se agrupan en tres bloques: Impaciencia, Locura y Decepción, como si el autor hubiese partido de esos tres conceptos para crear las historias.

Dentro de Impaciencia tenemos Bajo la lluvia, donde se juega con los tiempos para reflejar las emociones del protagonista y Puede ser, un relato  construido a base de diálogo, sin acotaciones.

Forman parte de Locura; En la orilla, una reflexión sobre la sociedad actual; Sweet the sound, ¡aparece un perro labrador, qué tierno!; y Pandemonium, una historia en la que se emplea el recurso del absurdo para crear una situación humorística.

En el último bloque, Decepción, nos encontramos con el relato Celos, que nos ofrece un giro final inesperado y con De besos y decepciones, donde nos espera una divertida sorpresa.

Cierra el libro un Epílogo, retomando la historia de Ramiro e hilando los tres bloques para dar un sentido unitario a la obra.

En general, relatos muy breves en los que hay espacio para la reflexión, el humor y la sorpresa. Merece la pena darles una oportunidad.

 

Recomendable para gente que busca pequeñas relatos que se puedan leer en unos minutos. No apto para aquellos que prefieren una historia más larga.

Nota: Bueno.

«No es posible vivir sin libros».

 

¿No conoces a David Orell?

Puedes ir a visitarlo a su blog, seguro que te recibe encantado.